Perdiendo por ineficientes o por corruptos o pantalleros

¡Qué tal, camarada! Golpeados en el alma, en el ego y en la mera patria socialista. Es de pensar, aunque me digan que es imposible, que así como jaquean las cuentas bancarias, los correos electrónicos, los twiter, acá y en todo el planeta, no hayan alterado todo el CNE cibernético, papeletas inclusive.

¿No les extraña que por vez primera todas las encuestas confiables fallaran en las diferencias de puntos que llevaba nuestro presidente al m.m.m (majunche-mentiroso-manipulador)?

Es como no pensar en la factibilidad de inoculación del extra cáncer que atacó a Líder.

Ahora a preparar un dossier de toda la porquería que la manjuchización empleó contra nosotros y estas elecciones.

Cuando el Líder-presidente Chávez cometía un error, tenía una equivocación o tomaba una mala decisión, no faltaban escribidores de nuestra izquierda que lo fustigaban.

Pero resulta que la mayor cantidad de fallas las han cometido los gobernadores y alcaldes que se dicen, o decían, revolucionarios y no los hemos fustigado como lo merecen o merecían.

Es que la Revolución no es cosa de uno solo. Ocurre como en los condominios donde todo el trabajo se lo dejan al que funge de presidente. Casi igual con la mayoría de las directivas.

¿Cómo que es una característica nuestravenezolana?

Chávez se sobre esforzó en todo, y confió en que todos los revolucionarios en cargos públicos, más en los de elección popular, sabían que debían cumplir con sus funciones.

Reconocemos que muchos de sus colaboradores también han sido eficientes. Aunque de algunos se han dicho y se dicen cosas feas por el manejo de los recursos económicos.

Pero descuidamos de lleno a los gobernadores y alcaldes que por ineficientes se hicieron, y se han hecho, contrarrevolucionarios; por corruptos y por no aplicar los principios de Chávez se hicieron, y se han hecho, antisocialistas.

Aun habiéndolo destacado en montones de artículos (donde hay muchos articulistas que seguro no están dentro de la candela revolucionaria comunitaria o social, como ocurre igual con muchos intelectuales) nos descuidamos en la conformación de las Contralorías Sociales, tan mencionadas al principio y solo eso, ya que nadie sabe todavía cómo se forman, cómo se articulan, a dónde y a quién entregan su investigaciones, etcétera.

Y muchas de las denuncias de irregularidades de gobernadores y alcaldes fueron tapadas hasta en este medio revolucionario, o por Mario Silva en el caso de Tarek Saab. Una amistad por engaño que afectó al proceso revolucionario.

Esto debería escribirlo con mucha arrechera, aunque lo que me da es tristeza, porque, por ejemplo, los que vivimos en Anzoátegui sufrimos de muchos descuidos en todas las áreas (con algunos aciertos, claro).

Uno camina por sus calles, visita las poblaciones y es muy difícil que se sienta la Revolución. Es más, nadie, chavistas inclusive, puede expresar que estamos en Revolución, y menos socialista.

La construcción de obras por sí misma no es socialismo. Socialismo es que se ejecuten partiendo de la distribución del recurso económico en las comunidades organizadas y a las que se le dan responsabilidades controladas.

A todos esos nuestros alcaldes y gobernadores se les olvidó el concepto de “empoderar al pueblo” y prefieren seguir en vehículos lujosos con los vidrios oscuros y bajándose en sitios ya preparados para su arribo y que les jalen bolas para sentirse importantes, muy a la IV república.

Permanentemente, con espíritu crítico constructivo, hemos venido señalando deficiencias de los gobiernos regionales y locales ganándonos todas las animadversiones, pero ni el PSUV ni los diputados del Consejo Legislativo, ni de la Asamblea Nacional se preocuparon por corregir.

Sabíamos que “ser juez y parte es una vaina”. Directivas del PSUV conformadas por los propios actuantes en los gobiernos. Y miren que se hicieron alertas de todo tipo. Y en otros estados.

Menos mal que Chávez, con alguna equivocación, dentro de su brillantez política seleccionó a los que consideró, él mismo, verdaderos revolucionarios.

El cambio por Aristóbulo todos lo estamos sintiendo. Es una viva extensión de Chávez (un poco más quemaíto, jeje) en criterios, doctrina, fines, socialismo, poder popular, sobretodo, etc.

Bien. Tenía tiempo que no circulaba por la zona rural, ahí mismito, de Pto. La Cruz, de hermosos paisajes y gente buena. Me tocó ayer en las elecciones apoyar a los equipos del punto rojo de la escuela en Las Lajas, como parte del equipo de PDVSA que desplegó tremenda colaboración bien organizada.

Pasando por San Diego, población más importante en esa vía, a la cual pude visitar un sábado, escapándome un rato de la Misión Vivienda, y donde no hay busto en la Plaza Bolívar y está hecha un desastre; enfrente funciona a medias un dispensario médico ya que piden que, por lo menos, les arreglen el aire acondicionado.

En una escuela importante están esperando una cocina, ya que el “fogón” que tenían por poco no causa una tragedia. Sigue el problema de la recolección de la basura… y pare de contar.

Seguimos vía Las Lajas y la vialidad es un desastre, tramos de tierra, sectores donde cruzan quebradas que se complica el paso en temporada de lluvias, y en esta temporada de menos agua los de a pie deben mojarse para pasar.

Calles enmontadas, muchas sin bombillos e incluso tuvimos que pedir apoyo para colocar unos en las afueras de la escuela, bien humildita en un país con recursos, pero con descuidos locales.

Pero el cuento vale porque en todo ese recorrido en contacto con nuestra gente popular observamos que casi todos los Consejos Comunales han fallado, muchos no existen, otros están por constituirse nuevamente.

Es que “muchas autoridades” como que juegan al fracaso de dichas organizaciones, así como del cooperativismo, para mantener su discreción al no tener que otorgar recursos para que se independicen.

Luego me tocó Votar en la población de El Rincón en la escuela que está igual de fea como en cada elección

No imaginaba los resultados apretados, pero comenté a mis colegas: “con razón hay tanta gente humilde que no apoya al proceso revolucionario que es (debería ser) para ellos, ni siquiera a un hombre como Chávez”

Ahí está la “Gran Tarea” o la Gran Misión Empoderamiento Popular”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2530 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas