Y otros respetables camaradas

Nicmer, Elías, Néstor, Earle, en tiempo comprimido se ameritan disciplina y concentración

Ubicar al enemigo principal, determinar lo prioritario en un horizonte de tiempo finito y comprimido se constituyen en variables que ameritan concentración y disciplina, como en la actual campaña electoral; tal como suele ocurrir en una carrera de Fórmula Uno, cualquier distracción puede ser fatal y crear infranqueables dificultades a la hora de alcanzar la meta.

Si algo hace falta al interior del proceso revolucionario es el debate, cuya poca promoción es responsable de los principales problemas que aquejan al proceso revolucionario, tal es el caso del quintacolumnismo, los medios de comunicación privados como fuerzas de ocupación y el paramilitarismo; pero este debate necesario tiene su espacio, tiempo y oportunidad, que no es precisamente en el marco de estos diez días de campaña electoral, donde cada neurona de nuestro ser debe estar al servicio de la victoria de Maduro; si se están cometiendo algunos errores estos tendrían un bajo impacto por el poco espacio de tiempo donde estos se encuban y desarrollan.

El tiempo que se ha dedicado a respuestas y contra repuestas a un planteamiento del Camarada Nicmer Evans, en una carta abierta al Presidente Mduro, debemos haberlo utilizado para poner en tensión nuestra capacidad creativa y propositiva para garantizar la victoria de Nicolás Maduro el 14-A.

Cada bolivariano firme ante el Comando de Campaña Hugo Chávez, tolerancia al 100% ante algún camarada con el que tengamos diferencias a cualquier nivel y profundidad, incluso a quienes traicionaron al Comandante y al proceso revolucionario y hoy están con nosotros.

Aspiramos que a partir del 15-A, la inteligencia, hidalguía política y dote estadista de Maduro asuma el reto de conducir un debate organizado que preserve la unidad revolucionaria en la diversidad, siempre mirando el mantenimiento de la patria, soberanía y libertad, legados indiscutibles del Comandante Chávez. En lo que queda de tiempo no hay espacio para una silaba que permita dirimir diferencias, ni un segundo de tiempo que distraiga nuestra acción que conduzca a la victoria.

lazaroroger@gmail.com

Ingeniero


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1874 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas