Recta final y provocación calculada

La provocación como estrategia política no es una medida desesperada de la MUD, como lo han comentado algunos camaradas con muy buena intención, al contrario es una acción serena y muy bien calculada, cuyo éxito depende de una correcta lectura y respuesta asertiva del sector revolucionario, nuestro contrincante no son los “patarucos” de la MUD, ellos son un peones con mucha ambición y muy pocas ideas, es el imperio con todo su despliegue en una guerra de cuarta generación, disparando desde sus medios de comunicación privados directamente a nuestras neuronas con mensajes y acciones muy bien estudiados.

Entre el 7-O y 16-D, los signos y símbolos del Chavismo, como elaboración política e ideológica demostraron su poderío electoral y organizativo, con Chávez el 7-O y sin Chávez el 16-O; hoy podría afirmarse que Chávez vivo físicamente era un candidato casi imposible de derrotar, desaparecido físicamente y presente espiritualmente es invencible, lo cual hace a Maduro un candidato invencible.

¿Qué hecho relevante y ventajoso para la oposición apátrida pudo haber ocurrido entre el pasado 16-O y el próximo 14-A, que le de alguna oportunidad a la derecha y a sus dueños imperiales, con una ventaja el 7-O de 1.599.828 votos y 20 contra 2 en gobernaciones en elecciones del 16-D? Indudablemente que ninguno, lejos de ello, la indeseable desaparición física del Presidente se constituyó en el fortalecimiento de la patria que ahora tenemos, cuya construcción se inició desde el momento de la liberación del Comandante Chávez.

Ante esta realidad, la oposición y sus dueños imperiales a través de sus medios será consistente hasta el final en su estrategia de provocación; la cual fue iniciada contra la familia del presidente, al Presidente Maduro, el CNE, las Fuerzas Armadas, el Tribunal Supremo de Justicia, Polo Patriótico, partidos aliados, los aliados internacionales y el PSUV e inclusive el haberle colocado a su comando de campaña el nombre de Simón Bolívar (recordar el titular de TAL CUAL: BOLIVAR contra CHÁVEZ), nada de esto casual obedece a una estrategia en desarrollo que afinarán en esta recta final.

¿Qué resultados esperan los opositores de esta estrategia? En primer lugar, generar un caos que les creara condiciones propicias para la suspensión del proceso a fin de ganar tiempo, o en última instancia justificar su retiro de la contienda electoral para deslegitimar la democracia activa protagónica, legado del Comandante Chávez; hasta ahora no lo han logrado; en segundo lugar, lesionar la cosecha del Comandante Chávez y colocarse en mejores condiciones para el 2019; en tercer lugar, colocar al país al borde de una guerra civil que les permita promover una intervención extranjera; y en cuarto lugar, incrementar la votación de la derecha y disminuir la votación Chavista, tratando de que la población electoral opositora, que voto no por Capriles, sino por odio contra Chávez, ahora pueda volcar su odio contra Nicolás.

Cualquiera que caiga en la provocación, a cualquier nivel le hará un mal servicio a la patria de Bolívar y Chávez. ¿Qué haría Usted si el 14-A está en la cola en un centro electoral donde la mayoría es Chavista y un opositor comienza a insultar al Presidente Chávez? ¿Lo sacamos a empujones y generamos un caos donde se suspenda la votación en un centro que seguro vamos a ganar? ¿Identificamos al o los sujetos y cobramos la afrenta a partir del 16- A? Una situación hipotética como esta es un micro acción de provocación que puede multiplicarse y generar una reacción en cadena que tranque un juego que tenemos ganado.

Nunca debemos olvidar que nuestra mejor jugada política, depende de la mejor jugada del adversario o viceversa.

Ingeniero

lazaroroger@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1483 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas