Botamos la bola (para atrás)

La verdad es que me tiene sin cuidado quien sea el candidato presidencial de la derecha venezolana. Viendo y oyendo a Capriles o a Medina (primero y último de los votados), la única diferencia que puedo reconocer en ellos es su origen, en todo lo demás, incluyendo la ignorancia y el desquiciamiento, son iguales.

La verdad es que me importa un comino si votaron un millón quinientos, como lo establece los hechos de la vida o tres millones como lo afirma la MUD. Ellos tienen un techo que está algo más allá de los cinco millones de votantes y eso es definitivo.

La verdad es que no me sorprende en absoluto que sean capaces de estafar de tal manera a sus propios correligionarios, pues en definitiva llevan trece años, sin contar los cuarenta años del puntofijismo, haciéndolo en todos los procesos electorales en que han participado, teniendo o no su control.

Lo que si me produce un enorme asombro, de esos que tumban las bolas al piso, es haber visto y oído a la presidenta del CNE mostrar una rebosante felicidad ante el reconocimiento que la derecha dio a la bajada de pantalones de la institución electoral, esa que mil veces fue denunciada por sesgada, tramposa y corrupta. El dejar de lado todos los controles y mecanismos electorales que tantos años, esfuerzos y luchas costó, por un reconocimiento así es equivalente a un acto de sodomía impuesta.

No acostumbro utilizar este lenguaje pero tampoco sufro de las nauseas que ahora tengo. Para superarlo voy a construir el siguiente símil: una banda de facinerosos traficantes, luego de trece años de haber sido sorprendida una y otra vez, por los cuerpos de seguridad del Estado, en acciones ilícitas de contrabando y narcotráfico, solicitaron a las autoridades respectivas que les permitiera, ahora, llevar adelante actividades lícitas de importación y exportación, utilizando los puertos, aeropuertos y equipos nacionales, pero, eso si, bajo su total control pues no confían en la imparcialidad que los funcionarios oficiales tengan para revisar sus operaciones. Y el Estado aceptó. ¿Por qué sorprenderse entonces del desacato al TSJ?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3549 veces.



Jose Manuel Rodriguez Rodriguez


Visite el perfil de José Manuel Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a138615.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO