Vieron, se los dijimos

Tres millones por el buche

La dirigencia opositora tuvo la oportunidad de lavarse un poco la cara fascista en un ejercicio democrático que prometía ilusiones para muchos de sus seguidores. Pero perro que come manteca mete la lengua en tapara, con el agravante de que se han meado en sus propios predios sin poder echarle la culpa ni al gobierno, ni al CNE, ni a la Fuerza Armada Bolivariana.

Anoche en La Hojilla, Mario y Jorge demostraron matemáticamente la imposibilidad de que llegaran a tal cifra (en realidad 2.904.760 votos) de modo que no voy a hacer aquí el ejercicio, siendo que ya otros acuciosos camaradas han plasmado lo propio por este portal. Lo que si expresaré son unos puntos necesarios para, junto a todos ellos, redondear una descripción de la nueva patraña urdida por la oposición.

Queda en evidencia el enfrentamiento entre la oligarquía criolla y los viejos cascajos políticos, hastiada de la torpeza de sus sempiternos lacayos. Le pasaron por encima una aplanadora de dinero, mucho dinero. Los petimetres, caras políticas visibles de la rancia plutocracia criolla, arrollaron a Henry Ramos Allup y sus huestes dándole a AD una estocada mortal. No solo se ha definido al nuevo frijolito, sino que queda expuesto sin tapujos ni bemoles que el enfrentamiento es entre el Capitalismo puro y salvaje y nuestro modelo Socialista. Sus empresas mediáticas, censuraron candidatos, ocultaron la escasez de votantes, promovieron tendencias, colaboraron con la manipulación de datos, desestimaron evidencias de enfrentamientos, ventajismo y amenazas entre facciones, dejaron pasar el tiempo entre series y comiquitas y al final se cuadraron con el ganador sin asco ni gloria. La ridiculez de “tres millones de votos” se la hicieron tragar a los disociados con pasmosa desvergüenza.

De allí se desprende lo siguiente. Ellos señalan que este tipo de votaciones generalmente tiene un alto índice de abstención en Estados Unidos Y Europa, argumento que utilizan para promover una tendencia artificial y “estirar” proyecciones de su techo electoral para el 7 de Octubre. Esa trampa debe ser desmontada cuanto antes y desde aquí llamo a todos los medios alternativos, programas de opinión y foros para hacerlo ¿Por qué? Porque lo que se está fraguando es un nuevo golpe. No podemos con silencio avalar un evidente fraude que desde ahora los medios de la derecha dan como verdad (Goebbels) y que con el paso del tiempo enmarcarán como legal, dándole tales visos al esperpento electoral de la MUD. Cierto que el CNE dio solo apoyo logístico y tecnológico, pero no tuvo acceso a los escrutinios ni a las actas, las cuales en este momento ya deben estar quemadas. Si se dejan pasar los días la campaña mediática será que la Comisión Electoral de la MUD es creíble.

Los medios golpistas están de nuevo jugando a la desestabilización y los voceros de la MUD no reconocen ni reconocerán al CNE como árbitro electoral pues dan el crédito a su “Neo Súmate”. Lo que acaba de hacer la MUD es meterle por el buche a su escuálida masa electoral, la patraña de tres millones de votos cuando la realidad y las matemáticas demuestran que a duras penas llegaron a un millón cuatrocientos mil.

Ellos lo dijeron. “Hay demasiado dinero en Juego”, esa es su naturaleza.

Como en aquel Abril, los titiriteros muestran la cara fascista con ínfulas democráticas. Todo está montado a partir de un fraude.


placidordelgado@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3596 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor