¡Vámonos de las ciudades, al campo, a las fronteras y poblemos el territorio!

¡Qué tal, camaradas! Pendiente de ordenar, entre todos, sin muchos líderes, el hermoso proceso revolucionario que despunta hacia un futuro socialismo, simultáneamente en las comunidades y en el PSUV. 

Ahora bien, seguimos viendo viviendas anegadas, derrumbadas, deterioradas, agrietadas.  

También es insoportable que observemos puentes derrumbados, pérdidas de vías, deslizamientos de masa de tierra que tapan las vías, etc. Y mucho peor cuando vemos viviendas destruidas y, la gran arrechera, cuando hay fallecidos.  

He venido proponiendo una cayapa para la evaluación geológica de todos y cada uno de los terrenos donde se observe posibilidad de alteraciones geológicas, en especial donde se encuentran viviendas, así como ríos, riachuelos, arroyos y todo cauce sujeto a la posibilidad de crecer. 

Para ello re-propongo la participación pública y privada de todos los geólogos e ingenieros geólogos. Bien de empresas de estudios, así como los montones que están en PDVSA y en las universidades. También de calificados técnicos de apoyo. Igualmente de ingenieros hidráulicos, hidrógrafos, etc. Así como de ingenieros estructuristas, ingenieros Inspectores y proyectistas de obras civiles. 

Con un gran dolor en el alma –y en la conciencia– no podemos menos que reprocharle a nuestros queridos conciudadanos que les importe un carajo –aunque algunos por ignorancia o por cultura tradicional– construir en las áreas de bordes, o muy cercanas, de arroyos y quebradas que en época de invierno (lluvias), de fuerte invierno se transforman en caudalosos ríos.  

Luego viene la quejadera, muchas veces con profundo dolor por la pérdida de vidas, inclusive de infantes, generalmente de los sectores más desprotegidos. 

Esta situación ocurre año tras año. Más grave en los recientes y dolorosos desastres debido a la alta densificación de construcción de las áreas de riesgo, por la saturación y sobrecarga de taludes por el implacable aumento de la pluviosidad producto de los fenómenos naturales gracias a los cambios atmosféricos por acción de los países industrializados. 

También, y es una función de las alcaldías, limitar el crecimiento de las ciudades en las zonas altas, hacia los cerros y los riesgos que implica, incrementada por la autoconstrucción, peor en zonas de alta sismicidad. Aunque estos diluvios son más dañinos que un terremoto de 6 punto algo. 

Además, tiene que ver con la dificultad de llevar los servicios (agua potable por bombeo y aguas servidas) y que, además, la distancia y la elevación hacen que muchos moradores jamás bajen a la ciudad. Donde, de paso, en esos cerros no cultivan unas verduras, tomates, etc., ni siquiera para el consumo básico. 

Tal vez no estoy muy claro por la destacada falta de información del gobierno, y creo que está olvidada, pero considero importante continuar la Misión Villanueva -construir y mudar y construir de donde se mudaron- en todas las ciudades hasta alcanzar hábitats armónicos. Y urbanizar las barriadas sustituyendo manzanas de viviendas por conjuntos de edificaciones haciendo los hábitats armónicos en sectores que ya tienen servicios.  

Resulta más económico que construir en terreno nuevos: rellenar, construir calles y aceras, arborizar, llevar agua, conducir y tratar aguas servidas, electricidad, construir servicios de abastecimiento y comercios, crear líneas de transporte, etc.  

Así como también, cuidar y evaluar la práctica, simpática y lógica, de entregarle títulos de propiedad de la tierra a cada uno de los propietarios de las parcelas y sus viviendas ya que podría limitar el desarrollo de planes urbanísticos que requieran la integración de parcelas.  

Para llevar progreso, entre muchas opciones, en vez de estar reubicando damnificados en Caracas y otras ciudades importantes es necesario generar un plan de desmarginalización de las ciudades, un éxodo inverso iniciándolo hacia el campo con un gran proyecto hacia el desarrollo agrícola.  

Por otra parte, no todo el que quiera debe vivir en las ciudades, en especial cuando no cuenta con trabajos estables.  

Y la mayoría de los que vivimos en las ciudades no hacemos nada productivo para el país, para nuestros connacionales. Vivimos paseando en carros en colas fastidiosas. Subiendo en escaleras y ascensores. Todos pendientes de ver que compramos a otro numeroso grupo que nos quiere vender cualquier vaina a través de vendedores (as) mal pagados (as). 

Y estamos en oficinas en escritorios, frente a computadoras. Y los niños y los muchachos estudiando. Los más grandes preparándose, estudiando también, sin tener muy seguros el desarrollo de sus vidas, profesionales, técnicos o no. Un gentío metido, hacinado en las ciudades. Soportando y quejándonos de la delincuencia. 

Además, es frecuente escuchar que en esas barriadas y pueblos a las mujeres habría que “ligarlas” para que no siguieran pariendo tanto. Según algunos sociólogos la solución se basa en poblar todo el territorio, bien extenso, donde hace falta el venezolano que jode. 

Ahora reexpongo un resumen de mi propuesta de 1992 en ese sentido, en volcarnos al campo, así como la creación de nuevas ciudades. Y a los que antes me han leído este artículo, disculpen, pero siguen vigentes.   

¡Vámonos al campo a producir y a vivir! 

CULTURA AGRÍCOLA 

No basta con desarrollar el campo como actividad económica, es necesario establecer un programa para el desarrollo integral del campo venezolano comenzando por valorizar el trabajo del campo hasta quitarle el carácter peyorativo a la palabra campesino. De ser necesario tal vez hasta sustituyéndola por la de granjero.  

*La propuesta consiste en crear parroquias agrícolas (empresas sociales privadas populares)  dirigidas por ingenieros y/o técnicos agrónomos y en su totalidad conformada por 10 familias (estimación base) seleccionadas de las zonas marginales (inicio progresivo de desmarginalización)  

*Llevar al campo la ley de política habitacional (o crear una parecida) para que todos tengan buenas casas, pagándolas con su trabajo. Contarán, además, con minigranjas y minicultivos, piscícultivo, para cubrir el consumo diario, controladas por las mujeres y sus hijos.  

Los jóvenes tienen derecho a una educación orientada al campo (INCE Agrícola –ahora INCES– y tecnológicos para conocimientos de cultivos, en mecánica, elaboración de piezas, construcción, obras de riego, silaje, etc. y los que tengan vocaciones podrán acceder a las universidades, y que preferentemente prestarán sus servicios profesionales en sus áreas de origen.   

Para generar vida cómoda y agradable nos basamos en que la vida de cualquiera de nosotros normalmente transcurre en trabajar toda la semana, las noches familiarmente en casa, los solteros con amigos, y los viernes en las noches y fines de semana para compartir con unos amigos o parientes. Lo podemos hacer en cualquier parte. Para ello, basta con que cada conjunto de un número determinado de parroquias agrícolas cuente con un club con todas las comodidades (tratar de copiar el esquema petrolero)  

Esos clubes tendrán, además de las actividades de distracción y deportivas propias de la idiosincrasia de cada sector, sus piscinas, canchas de bowling, etc. Y establecer competencias e intercambios entre parroquias en áreas culturales (música, teatro, etc.) deportivas, etc. 

Progresivamente se hará  algún teatro, etc. Recalco esto de las diversiones porque no deben sentirse aislados ni como sacrificados por el trabajo. Es más, las vacaciones –que generalmente no vemos a campesinos de vacaciones– deberán incluir turismo nacional e internacional.  

*Se establecerán planes vacacionales interestatales entre parroquias, pudiendo utilizarse, en intercambios, las viviendas de cada parroquia en forma controlada, lo que abaratará costos de hospedaje y comida. Incluye traslados a sitios de esparcimiento con cooperativas de transporte. 

*Los miembros de las parroquias también conformarán cooperativas de construcción y mantenimiento para  vialidad, obras de riego, drenajes, electrificación, etc., (con la adquisición de equipos (motoniveladoras, etc.) por el FIDES por el porcentaje comunitario, o Foncrei, BIV, etc.) Así contratarán con el Estado a mejores precios para la Nación en vez de las contrataciones tradicionales de los ministerios e institutos con empresas de construcción generalmente de Caracas y que, más de las veces, le meten a la piratería. Los beneficios económicos que obtengan servirán para complementar las ganancias agrícolas y tener mayores recursos para cancelar viviendas y mejoras, y  ahorrar. 

*El estado garantizará la colocación de los productos en el mercado evitando explotación de cualquier tipo (silaje) Esto se está cumpliendo, recuerden que estas propuestas las escribí en 1992. 

Inserto aquí una simpática idea, creo, para el campo y las ciudades, también: URBANIZACIONES PARA LA TERCERA EDAD

Por encima de cualquier solución aislada se requiere proceder a una sustitución de instituciones geriátricas tradicionales,  muchas traumatizantes, y dirigir esfuerzos para diseñar un espacio de aspecto colectivo que reúna las condiciones suficientes e indispensables para vivir cómodamente la tercera edad.    

Que escojan sus propias autoridades, jueces de parroquia, etc. Con iglesia, hospital complementariamente atendido por médicos y enfermeras retirados; supermercado, tiendas, ciclovías, etc. Todo apacible. Con mínimo apoyo de jóvenes en tareas no realizables por mayores. Teatro, artesanía, pintura, y todo lo demás. 

Nota: algo así como la Ciudad Vacacional Los Caracas, pero para los de muchas juventudes acumuladas. 

¡Vámonos con los jóvenes, o que vayan solos y los asesoramos,  a las fronteras, a protegerlas, a poblarlas! 

POLITICA DE FRONTERAS 

Se requiere de la planificación de ciudades fronterizas interconectadas donde sea obligatoria la asistencia de todos los recién graduados universitarios, Profesionales y Técnicos Superiores, de todas las carreras, con el asesoramiento de profesionales experimentados con asistencia periódica.  

Esta participación deberá  contar con una asistencia social-integral permanente para que la vida allí sea lo más agradable posible (clubes, diversiones, cultura, facilidades de traslados, viajes, ahorro, etc.) 

Posibilidad de establecerse de forma permanente aquellos que se sientan incorporados  a una vida productiva (autocolonizándonos) 

¡Vamos a participar en nuevos espacios, los que poblamos actualmente están full!  

CIUDADES DEL FUTURO 

El estado venezolano, a través de sus diferentes oficinas de desarrollo, deberá planificar la ubicación de una ciudad del futuro, para el nuevo siglo, para cada estado, o por lo menos para cada región, lo que implica desde ya la selección de las tierras de propiedad nacional, municipal o privadas.  

Ya tuvimos un Puerto Ordaz. Ya hay una Brasilia.  Como mínimo diseñemos las nuestras ya que no podemos conformarnos con verlas virtualmente y seguir a la zaga de los demás. Con los pies en la tierra pero con una visión "juliovernista" futurista.  

El recurso económico provendrá, tanto de los recién creados bonos petroleros y las reservas para inversión, en la forma que he sugerido montones de veces, como de un porcentual del IVA. Recaudación millardaria que cubriría toda la seguridad social de los habitantes de Venezuela. 

¡Patria, hacia el socialismo, o muerte si nos invaden! ¡Venceremos… si nos ordenamos! 

edopasev@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1506 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor