Autocrítica - PSUV

Cada vez más, resulta difícil escribir lo que pienso.



El devenir del proceso, perfilado y acelerado en los últimos 11 años, ha llegado a un grado de empantanamiento por el surgimiento de grupos de poder, alo interno del PSUV-Caracas, los cuales se reproducen en las Regiones. Esta, es hoy, la principal tarea que tenemos las diferentes estructuras y militancias del PSUV.

Contribuir a erradicar esta desviación, que el Presidente del Partido ha calificado de traición. El presidente Chávez se refiere particularmente a Directivos del partido que ocupan responsabilidades en el alto gobierno. Pero también nosotros como militantes, como concejales, como legisladores, como empleados públicos, a lo largo y ancho del país, debemos revisarnos y autoevaluarnos. El pueblo llano, el de buena fe, que es la gran mayoría, nos observa y evalúa.

Los que formamos parte de la estructura del Partido en los Estados y que además ocupamos responsabilidad en Poderes constituidos, a lo sumo pretendemos atribuir esas desviaciones a la falta de formación ideológica o a la falta de organización, lo cual es cierto, en parte. Se tienen debilidades, falta mucho por consolidar, pero los que tienen mayor poder de dirección, tenemos que erradicar del proceso hacia el socialismo, actitudes y posiciones irresponsables de miembros del Partido y del Gobierno que invierten más energía en adular, en ser incondicional – que confunden con fidelidad – con quienes no creen en direcciones colectivas, como lo establece el PSUV.

Superar los vicios del pasado, el engreimiento fatuo, recuperar la perspectiva de donde se viene y hacia donde se quiere ir con realismo, ejercer con conciencia de clase sus responsabilidades, son tareas urgentes para anular los y las traidoras y contribuir en colectivo, cada quien en su área Partido-Gobierno, al éxito de Venezuela.

Igual, se requiere superar las contradicciones para comprender que la clave de la consolidación del proceso de cambio radica en colocar al partido y a todas las instituciones públicas en la tarea de concretar conscientemente, y en la práctica, el Poder Popular como el objetivo central para alcanzar ese cambio.

La A.N., gracias al acicate que ejerce el presidente Chávez, ha desarrollado instrumentos legales previstos en la constitución que fortalecen el Poder Popular. El PSUV, debe velar porque se superen contradicciones o falta de comprensión de la importancia estratégica que reside en los consejos comunales y entre funcionarios de los ministerios que deberían impulsar la consolidación del Poder Popular, según denuncias frecuentes de voceros comunales. No vaya a ser que ya no respondan a intereses de grupos internos, sino a la contra.

Si el PSUV no actúa, es obligación del militante hacerlo.

Recordemos los cuestionamientos que se hicieron al MVR – “era solo una maquinaria electoral” – los equipos políticos recién nombrados del PSUV estamos en el deber de que se concrete, en el acontecer político diario, el impulso de las 5 líneas estratégicas del partido. Dond el lo electoral y la participación del trabajador no se reduce al hecho productivo, sino al administrativo y comercial; donde se modela que los consejos comunales de be ser la base de las comunas, que serán el estadio superior de organización y poder popular, capaz de asumir servicios públicos y proyectos comunales productivos.

El PSUV de be colocarse políticamente al frente de esos objetivos, ya.


(*)Legislador CLEB - PSUV

gmesino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2608 veces.



Guillermo Mesino


Visite el perfil de Guillermo Mesino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo Mesino

Guillermo Mesino

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a127351.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO