El fantasma de CAP recorre la tierra amada

Se los cuento, tuve la ocasión, ni buena ni mala, de conversar con CARLOS ANDRES PEREZ, cuando vino por la calle principal de Playa Verde (Vargas) y yo como presidente de la Junta de Vecinos del barrio, fui “contactado” por la Casa Militar, para que le diera la “bienvenida” a estos lares playeros.

Segundo mandato( 1989, 1993) y rumbo a su defenestración como Presidente.

Quedaron atrás, las ilusiones de su Primer Mandato (1974, 1979), contentivo de la promesa de una “Venezuela Saudita”, llena de “petrodólares” e impulsada por el huracanado rigor de su colaborador Diego Arria, ladrón de oficio, expropiador de terrenos playeros para que descansaran luego en la manos de sus amigos.

Lo que no sospechaba este sobreviviente presidente de la república, del “caracazo”, era que un grupo semi clandestino se había apoderado de la Asociación de Vecinos, sempiternamente adeca, a nombre de un grupo en gestación denominado “Bolivariano”.

Corría el año de gracia de 1990.

Y si lo hubiera sabido y se me pone la carne de gallina al pensar en todas esas lúgubres historias de allanamientos dirigidos en persona, de insondables desaparecidos, que aún no aparecen.

El inventor del “shooting first, and asking later” (disparen primero y averigüen después) y novísimas formas represivas de “acabar con los cabeza calientes”, no iba a pararse en pendejadas con un sospechoso líder comunal, comprometido en berenjenales turbio comunistas.

Oyó con un aire ausente el “discurso” de un líder cualquiera comunitario y cuando yo le pedí que “ayudara a los pescadores artesanales de Vargas; para que el pescado llegara al Pueblo a MITAD DE PRECIO de las pescaderías”, se me acercó al final y con una intensa mirada de inquisidor, propio de la Santa Congregación de la Fe, me dijo que “lo del pescado, era una buena idea”.

Andaba calzado con una especie de alpargatas, presumo yo por comodidad, y se dirigió raudo al vehiculo oficial con el gran escudo de la república y así como vino, se fue para siempre!...

Dicen que era su “estilo”: Escuchaba con una aparente atención y dejaba que las palabras recibidas tejieran su maraña, para luego “saltar” y hacer una punzante afirmación reflexión final y definitiva.

Sus encuentros en el CEN de AD, con aparentes “opositores”, dan cuenta de esta rara cualidad, para anular a sus contrarios. Pretendía ser un “martillo de terciopelo”.

Pero no nos equivoquemos, siempre fue MARTILO al fin, quien aplastaba y desgarraba con crueldad a todos los que pretendían “quitarle lo suyo” y sin dudas LO SUYO, era VENEZUELA entera!...

No voy a entrar en la larga lista de los adversarios del muerto, que lo soy, para exponer un largo prontuario de rapiñas, asaltos, desapariciones y crimines. La Historia lo juzgará.

Lo que si me llama poderosamente la atención, para que nos comparemos con esta “DICTADURA COMUNISTA” de hoy, liderada por quien se atrevió a idear una rebelión militar en su contra, es la profunda oscuridad en que se encontraba nuestro pueblo, al “elegir” a este monstruo, por dos veces.

Y lo digo por los millares de vidas que segó inmisericorde!..

RETO a estos pajuos a decirme ¿Cuántos desaparecidos tiene esta dictadura comunista? Y ¿Cuáles noticias u opiniones han sido censuradas?.

Este fantasma inútilmente redimido por su áulicos nos enseña, cuanto hemos avanzado!

fnatera@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1925 veces.



Francisco Natera Amundaraín


Visite el perfil de Francisco Natera Amundaraín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: