La muerte de William Lara y las miserias escuálidas

Hay un periodista zuliano que divide a la gente que adversa al gobierno venezolano en tres grupos. Al primero lo denomina opositores y expresa por ellos respeto; al segundo grupo lo denomina escuálidos y se expresa de ellos como escoria; al tercero lo define con esguácala y complementa su definición llamándolos sucios.

Siempre nos pareció que las definiciones de Nectario eran un tanto exageradas. Sin embargo este fin de semana comprobamos cuan acertada es su clasificación.

Buscando información en la web sobre la desaparición de Wilíam Lara, nos encontramos con centenares de mensajes que confirman la tesis de Nectario sobre los escuálidos (no los opositores).

Sentimos lástima ante tanta pobreza espiritual en la mensajería escuálida, y es tan abundante la misma que no nos quedó otra opción que reconocer que al periodista zuliano le asiste la razón cuando afirma que son unos farsantes borrachos de odio, que aparentan ser cristianos y hasta asisten a misa.

Cualquiera que los escuche quejarse de la violencia en las calles, de la agresividad del discurso presidencial y del ataque del que son víctimas los representantes de la iglesia, pensarían que son ciudadanos nobles que aspiran un mejor país. La realidad, sin embargo es que son unos farsantes que no tienen el menor reparo en lanzarse a manifestar públicamente su inmensa alegría cuando alguien que tiene ideas diferentes fallece… Son en resumen escoria de la peor especie.

Como si no tuvieran madre o hijos, andan por este mundo de Dios deseando la muerte de los chavistas y festejando cuando alguna ocurre. Para muestra de lo que afirmamos, veamos algunos de los mensajes de estos “seres humanos”: 

Una escuálida (¿o esguácala?) de nombre Lissemar escribe en Noticiero digital, sobre la muerte de Wiliam Lara,  lo siguiente:

“La verdad es que cuando me pasaron el mensaje al principio sentí cierta emoción, pero un poco más calmada y fría, me dio tristeza albergar en mi esos sentimientos, porque quiere decir que Chávez está logrando su cometido conmigo también, me está deshumanizando y eso no lo quiero para mí. Todo aquel que se deshumaniza es capaz de matar a otro sin el mayor dolor.
Sólo espero que el mismo Dios me ayude a borrar de mi esta alegría que siento hoy”

¿Qué les parece? Definitivamente Nectario tiene razón, son unos sucios. Se alegran por la muerte de un adversario político, lo expresan públicamente y aún tienen el descaro de echarle la culpa a Chávez por toda la basura que llevan por dentro.

Es tan inmoral, la autora de esa nota que luego de regodearse en su odio, le pide a Dios que le quite la alegría que siente por la muerte, cuando ni siquiera siente vergüenza por festejarlo públicamente.

Otros enfermos escribieron cosas como estas:

“Le deseo un feliz hospedaje en el Infierno !!!! le va a hacer compañía a Tascón.”
“El planeta se está limpiando”

“Algo está pasando en la granja porque los amos se están muriendo uno a uno” “Comenzó el castigo de Dios”

“Una MIERDA menos, porque eso era.. una MIERDA”

“La fiscal va a imputar al río...por magnicidio”

Este desenmascaramiento voluntario del que hacen gala, en su inmensa felicidad por la muerte de los chavistas, debemos darlo a conocer a nuestro pueblo, quienes ejercemos el papel de comunicadores.

Necesario es que se conozca la felicidad que sienten. Ello reforzará en nuestro pueblo la convicción de que no pueden y no deben volver pues sólo albergan odio, desprecio por los humildes y una inmensa miseria espiritual.

Septiembre 2010

areme@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8249 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular