Puede que especulemos, pero no nos agarrarán

Zuloaga gafo se muere chiquito y el hijo le salió rayado como los tigres disecados que colecciona en su guarida favorita. Nadie sabe a ciencia cierta por qué  huyeron pero en una sagaz dilucidación, la rumiante doctora Jaimes soltó esta Perla: “No estamos seguros pero tal vez fue por lo de los vehículos, porque casualmente la orden la dio el mismo tribunal que lleva el caso”. Mochos agavillados contra la piquiña.

Dejaron el pelero mientras las guacharacas histéricas de La Florida alborotaban la vecindad disociada. La SIP (Sociedad Insaciable de Pocetas) se rasgó las vestiduras y todos sus comensales escanciaron los retretes contra la revolución. Con total libertad reprocharon la persecución de tan insigne empresario, pero ni por asomo hablan de la salvajada israelí en el Mediterráneo, ni de la ley Arizona, ni del imparable chorro de petróleo en el golfo de México.

La oposición acude a una nueva romería escatológica en medios golpistas, que abren sus puertas vibrando ante el tufo a guarimba. El pescueceo por figurar y echar pestes del régimen, parece una competencia entre pichones hambrientos. Le tocó el turno al turquito Mezerhane de insultar a través de su cloaca particular y sus acólitos prendieron lo aceleradores de partículas en un aquelarre de miasmas que amenaza con colapsar el alcantarillado. Fedetrácala anuncia que esto no lo aguanta nadie, es decir, ningún capitalista usurero que se respete.

Mientras tanto la Polar intenta ganar tiempo, lanzando propagandas donde su fuerza de ventas y los bodegueros son panas y nadie jode a nadie, ergo Lorenzo es como tú. Dice el alto, alto pana que va a aumentar la producción de harina y que  todo está bien. Metamensaje: Chávez, no me dejes sin chivo ni mecate. Claro, hay que cuidar que ese 70 % de capacidad de distribución de alimentos no caiga en manos de la revolución. Ojo pelao.

Zuloaga dice desde Miami, que su entrega no beneficia a nadie, que él es cazador, no lapa. Que entrega beneficiosa es la de carros Toyota con sobreprecio. Sabe muy bien que si da la cara, quedaría como uno de sus absortos trofeos de safari. Lástima que no podamos verlo tras las rejas.

Que vaina que en este país ya no se pueda especular y ofrecer fuentes de empleo tranquilamente, no se pueda acaparar productos, esquilmar al Pueblo con cuotas balón y créditos indexados. Qué cosa que ya no se disponga de un cabrón en el gobierno que permita  quitarles las prestaciones a los trabajadores, repartir los auxilios financieros entre banqueros, nunca a los ahorristas, o trasegar dólares a placer en un viernes negro.

Septiembre será  oscuro, muy oscuro para ellos. El cielo encapotado anuncia tempestad, oligarcas temblad…

pladel@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2112 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor