Perspectivas y Propuestas: Balance de resultado electoral del 6-D

Asamblea de los trabajadores de Fama de América, sindicato BOTRACAFE, diciembre 2015

Asamblea de los trabajadores de Fama de América, sindicato BOTRACAFE, diciembre 2015

Credito: Comisión de comunicaciones del sindicato Botracafe

A nuestra mesa de redacción llegó el presente comunicado del sindicato Botracafe que ofrecemos a aporreadores y aporreadoras:

“En la economía nacionalizada, la calidad supone la democracia de los productores y los consumidores, la libertad de crítica y de iniciativa, cosas incompatibles con el régimen totalitario del miedo, de la mentira y de la adulación”
León Trotsky.


El pueblo venezolano una vez más ha dado muestras de poseer una disposición insurreccional y consecuentemente libertaria. Le fue anunciado y prometido tantas veces un supuesto sacudón en aras de enfrentar la crisis económica y no le cumplieron y tomó la decisión de aplicar su propio “sacudonazo” electoral. A nuestro modo de ver y entender, lo que ha sucedido este pasado 6-D fue el resultado devenido de un acumulado de mucha paciencia y evalúo porque la situación se enrumbara por y desde el marco por donde ha trajinado estos últimos 16 años el país. Es decir, a favor de los más desposeídos. Con más especificación desde 1999 hasta el 2012. Indudablemente que nuestra gente bolivariana siempre confió en su dirección política, y a las direcciones hay que darles su oportunidad, su chance, como se dice: la relación masas-dirección, se miden en proceso. Veamos:

¿Qué fue derrotado este 6-D?

Desde nuestro lugar de trabajo fuimos incisivos en alertar que un proceso sociopolítico que pretenda cambiar las relaciones sociales económicas y de poder, es algo demasiado serio como para dejarlo en manos de funcionarios. Entiéndase por favor la connotación exacta que encierra dicho término. Ya sean estos señores civiles o militares. Estos señores pretendieron en todo momento suplantar lo que a fuerza de luchas y movilizaciones fue construido en conjunto por el pueblo bolivariano como gran protagonista y por quien paso a convertirse en la gran encarnación de esas luchas y batallas, como fue el compañero Hugo Chávez. Esa suplantación también encontró su personificación propia. Que pasó a convertirse en una causa permanente de provocación, de coerción; administrada dicha causa por una casta de amos y reyezuelos, que de manera cínica le restriegan a quien hasta hace un tiempo era su igual, sus condiciones de lujos y privilegios. La sordera y arrogancia de las cúpulas, es acompañada por el maltrato del dirigente del partido, por el director de tal despacho, por el gerente de tal empresa, por el oficial de la Guardia Nacional que impone orden en la cola, por el dirigente del consejo comunal que no escucha ni discute con nadie. Por aquel imitador que repite los argumentos de los jefes burócratas que refiere que quien critica es contrarrevolucionario, agente de la CIA y debe ser vetado. Toda esa arrogancia encontró su mayor cauce en medio de la terrible situación de precariedad, de escasez, de desabastecimiento, sin ningún parangón en la historia de nuestro país y a la que las cúpulas en todo momento han pretendido sacarle el cuerpo eludiendo asumir cualquier responsabilidad. A todo eso es a lo que nuestro pueblo le dio contundente respuesta este pasado 6-D a través del voto, que se expresó de manera distorsionada presionando la tarjeta de la MUD, situación de la cual también es responsable la cúpula PSUVISTA con la complicidad del CNE quienes proscribieron a otras organizaciones revolucionarias que hubiesen sido opción para las bases chavistas a la hora de depositar su voto. ¿Qué fue lo que realmente derrotó el pueblo el 6-D? La soberbia.

Perspectivas

No creemos que la llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD) se haya llenado de pueblo. Si llegasen a creer tal cosa, es asunto de ellos, también tienen derecho a caerse a mentiras, pero más temprano que tarde, ese mismo chavista muy molesto que les cedió su voto, será copartícipe del fenómeno que vienen agarrando fuerza desde las filas revolucionarias y críticas y les hará aterrizar. Como se dice por ahí coloquialmente: “Lo que más alto se mira, más duro se da al caer”. Los señores de la MUD son corresponsables junto a la burocracia de la crisis que hasta ahora han logrado descargar sobre los hombros del pueblo trabajador. No cabe dudas que por las mismas razones que la actual dirigencia PSUVISTA-Gobierno y sus aliados del GPP han sido rechazados también lo serán los señores de la MUD. Pero como no solo le hablamos al pueblo chavista que votó por la derecha convencional, sino que también nos dirigimos a aquellos compañeros que consecuentemente depositaron su voto por los candidatos del GPP y también a aquellos que prefirieron abstenerse o votar nulo, a todos queremos decirles que se ha abierto un nuevo momento , una nueva situación. En ella apostamos por construir esfuerzos en conjunto desde las perspectivas de quienes vivimos de nuestro trabajo. No podemos seguir permitiéndonos que quienes nos han dirigido los últimos tiempos pretendan seguir haciéndolo. Con sus manipulaciones, con sus chantajes, con el Chávez de mármol unos y con la estafa de que todo se arreglará con un nuevo gobierno otros. En tal sentido diferimos de aquellos compañeros que plantean que ante amenazas esgrimidas desde sectores del capital que echaran para atrás algunas conquistas del proceso revolucionario hay que cerrar filas con la actual dirección del PSUV-Gobierno. Eso además de incorrecto, nos parece exageradamente desubicado y refleja no entender el mensaje que nuestro pueblo ha dado. Nosotros creemos que los primeros que han violentado las conquistas del proceso junto a Chávez, es precisamente esa cúpula burocrática roja que ha sido rotundamente rechazada. No respetan la Constitución, violan la ley orgánica del trabajo, sabotean las elecciones sindicales, despiden a los dirigentes críticos de su trabajo, meten preso a los disidentes, proscriben organizaciones políticas que no se sometan a sus líneas, etc., etc., etc. Planteamos que la unidad es con los trabajadores y que ha llegado el momento de un gran esfuerzo para empalmar con eso nuevo que va agarrando forma poco a poco desde abajo y que no tiene nada que ver con la pretensión desde el alto gobierno de administrar dicho fenómeno, la crítica, así como también han surgido algunos “irreverentes” que en el marco de disputas inter burocráticas pretenden colocarse a la cabeza de lo que ya está instalado en la calle. Ni creemos en llamados a cerrar filas con direcciones quemadas, ni en llamados cargados de consignas vacías, escuetas, ni en llamados a engrasar fusiles, ni en argumentos de que en las oficinas o pasillos se criticó y se alertó sobre ciertos errores y fallas. Como también escapamos a esperpentos que han fungido hasta ahora como muro de contención de las luchas y reclamos de la clase trabajadora, nos referimos en concreto a la llamada Central Bolivariana de Trabajadores (CSBT). Queremos ser parte viva y altiva de lo nuevo y eso hay que construirlo con autonomía, en el marco del proceso revolucionario, con los trabajadores. Con crítica, autocrítica, con propuestas, reconociéndonos en la diversidad y con democracia obrera. Prepararnos porque consideramos que el próximo año será un año de muchas luchas y estas mismas serán para defender nuestras conquistas de esas dos cúpulas: del PSUV y de la MUD.

Propuestas

Desde nuestro lugar de trabajo y desde nuestra organización sindical queremos decirle al país que no luchamos para que Fama de América fuese expropiada y pasara a ser administrada por autoridades impuestas desde el ministerio de Agricultura y Tierras. Hemos denunciado, alertado y señalado hasta el cansancio que las empresas administradas por el gobierno, en su gran mayoría están en la ruina, como consecuencia de las gestiones burocráticas que es lo que ha fracasado. Y que es exageradamente contradictorio que en medio de la enorme crisis económica y la escasez, se pretenda seguir administrando igual. Los presidentes impuestos, directores y gerentes son los responsables, en el caso específico nuestro, de que el café no se consiga a pesar de que se ha mantenido la producción. Hoy más que nunca se impone abrirnos paso e irrumpir como clase y empalmar con las más depuradas claves de nuestro proceso revolucionario. Clave constituyente y ejercicio decisorio desde la base. Le hablamos y proponemos al país desde nuestro lugar de trabajo, desde nuestra empresa, la cual defenderemos de la burocracia y del capital. Así proponemos:

-Auditoria publica y con participación de los trabajadores en nuestra empresa.

-Instalación del Control Obrero.

Cambio de cadena de comercialización o rutas. Donde podamos articular con órganos de poder popular para que el Café llegue efectivamente a los sectores populares.

-Nombramiento de nuestras propias autoridades a través de asambleas.

-Desde Fama de América y empalmando con propuestas que otras organizaciones revolucionarias han venido colocando, suscribimos el llamado de no entregar más dólares a la burguesía. Así como también estatización con control social del comercio exterior.

-Respeto a las organizaciones Sindicales y su libre y democrático ejercicio.

-Renuncia de todas las autoridades impuestas desde el Ministerio de Agricultura y Tierras.

Sindicato Bolivariano de Trabajadores de Café Fama de América (BOTRACAFE)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 11851 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas

Revise noticias similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise noticias similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise noticias similares en la sección:
Control Obrero, Cooperativismo y Desarrollo Endógeno



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/n282889.htmlCd0NV CAC = Y co = US