Separatismo en Bolivia

Cuando Dante Caputo, representante de la OEA, terminó su última misión en Bolivia, declaró que consciente de las palabras que decía, calificó de "peligro suficientemente grave" el que existía en ese país si se pasaba de la controversia al enfrentamiento.

Desde entonces, esa situación no ha cambiado. En Santa Cruz, las fuerzas separatistas de la derecha marchan hacia el referendo del domingo 4 de mayo.

(Yo ejercía el reporterismo cuando el maestro Prieto Figueroa, no sé con qué motivo, me advirtió un día que Bolivia era más grande que Venezuela, y en efecto, verifiqué: Bolivia tiene un millón 89 mil 581 km² y Venezuela 916 mil 445, y el Departamento de Santa Cruz, epicentro de lo que quieren independizar, es rico en petróleo, gas y producción agropecuaria. Esas riquezas, especialmente los hidrocarburos, están en la mira del imperio del Norte, tan fallo como está de petróleo).

Los separatistas no quieren ninguna mediación; hablarán, han dicho, después del referendo, proceso que ha sido declarado inconstitucional.

Pero de todas maneras lo harán, y ganarán sin ninguna duda. ¿Qué ocurrirá después? Si se enfrentaran, sería gravísimo, de impronosticables consecuencias, como son todas las guerras civiles.

Nadie sabe hasta dónde habrá llegado en las Fuerzas Armadas la penetración de la CIA, que tiene la guía de un embajador experto en secesiones, pues fue clave en la separación de Kosovo.

Los planes son, primero, crear una amplia zona autonómica, llamada de la media luna y que pueden apreciar en el mapa, y después convertirlo en país independiente. Todo lo cual significaría una derrota para el gobierno de Evo Morales y, necesariamente, con importantes efectos en el movimiento de cambios que con Venezuela a la vanguardia se desarrolla en América Latina desde hace varios años.

Sólo la solidaridad internacional, la acción de los países vecinos, con Brasil a la cabeza, de los organismos internacionales como la ONU, la OEA, la Unión Suramericana, pueden impedir que se transite ese camino de la controversia al enfrentamiento.

(Esta noche a las 9:00 les invito a escuchar al embajador boliviano Jorge Alvarado Rivas en mi programa en TVes).


Las encuestas
mantuvieron favorito para las elecciones de Paraguay, hoy domingo, al ex obispo Fernando Lugo con 34%, seguido del general Lino Oviedo y de la oficialista Blanca Olevar, ambos con un poco menos de 29%.


El ministro de Defensa
de Brasil, Nelson Jobina, quien promueve el Consejo de Defensa Suramericano, estuvo en Caracas con ese propósito y nos recordó que "La fuerza nace de la unión de los pueblos"; preguntado sobre la posición de EEUU ante esa propuesta, dijo que ese es un asunto suramericano, que ellos no tienen nada que ver.


El presidente Bush
esperaba recibir un segundo aliento con la visita del Papa. Pero es tarde para ayudarlo a recuperarse y salir del foso donde está metido, sobre todo porque ha sido imposible desvincular al ilustre visitante de la acción de varios obispos y sacerdotes pedófilos en EEUU. Ha habido muchas críticas internas.


Para "celebrar"
los 60 años de la nacionalización del petróleo en México, decretada por Lázaro Cárdenas en 1938, el presidente Felipe Calderón introdujo un proyecto que permite la parcial privatización de la petrolera Pemex. La resistencia de los mexicanos tiene el edificio del Congreso tomado por los parlamentarios que están contra esa medida.


En la habitual rueda
de prensa semanal de los partidos, Copei denunció que continúa la corrupción. Qué falta de originalidad. ¿Por qué no investigan y presentan casos concretos? En esa misma línea para buscar espacio en los medios, desde los restos de la CTV pidieron un aumento de salarios de 40%.


El movimiento sindical

Estamos a pocos días del 1° de mayo. Desde que esta fecha se celebra en Venezuela como Día de los Trabajadores, en 1944, decretado por el presidente Medina Angarita, exceptuando años de la dictadura perezjimenista, nunca el movimiento obrero se había encontrado en una situación como la que vive ahora: desunido, débil, con sus sindicatos disminuidos, sin liderazgo ni influencia en la sociedad ni en el gobierno.

Si hubo una época donde pudo estar peor, fue cuando la mayoría de los sindicatos y centrales fueron disueltos por la dictadura, centenares de sus dirigentes expulsados, presos o perseguidos, las autoridades del trabajo parcializadas por el sector patronal, y en los medios apenas eran noticia.

Hoy, a cualquier observador del exterior, a los dirigentes sindicales que nos visitan, les extraña que precisamente cuando existe un gobierno identificado con los trabajadores, que ha tomado medidas en el campo de la economía que les favorecen, no exista una central sindical que le apoye. Incomprensible.

Una que se extingue, la CTV, en la oposición. La otra, la Unión Nacional de Trabajadores creada en 2005, se creyó aglutinaría a los sindicatos partidarios del proceso.

Nunca informaron cuáles federaciones tenían ni cuántos sindicatos agrupaban, ni pudieron reunir su ofrecido y diferido congreso. Tres años después, un sector con apoyo del Ministro del Trabajo anunció su disolución y la creación de otra central, esta vez, sí, revolucionaria.

Desde su creación, la Unete se caracterizó por un fraccionamiento expresado en una dirección horizontal, donde coexistían hasta seis tendencias.

¿Qué le faltó a esa central? Las bases sindicales. Todo lo hicieron sus cogollos, sin consultarlas, sin voluntad para promover debates en los sindicatos. Aquí en Últimas Noticias hemos seguido ese proceso, pero debemos reconocer que nunca recibimos cartas de los sindicatos que mostraran interés en la unidad de los trabajadores o que discreparan o apoyaran las tendencias. Y hasta donde sabemos, ni en el MVR ni hasta ahora en el Psuv ha sido motivo de debate.

Este 1º de mayo se abre la oportunidad para esa discusión que nunca hubo y que hoy es más necesaria que nunca. Deberían recordar que hasta Maquiavelo dijo que "la dispersión debilita la lucha colectiva".


edrangel@cadena-capriles.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7264 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a55444.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO