Por favor, otro aumento nooooo

Con el título de esta nota pretendemos recoger todo el sentimiento de aprensión que siente el desempleado, el pensionado la ama de casa, cada vez que se anuncia un aumento del salario mínimo.

Es tal el terror que ello despierta en la población que el gobierno nacional otorgó el último aumento casi en secreto.
Y es que paradójicamente cada aumento de salario empobrece más al pueblo, pues los hambreadores de oficio, disfrazados de comerciantes y empresarios, responden al referido aumento con un incremento de precios que genera más hambre, miseria y dolor.

Indudablemente en el gobierno saben esto, pero en él no parecen tener ideas frescas para enfrentar el problema y hacen lo peor que pueden hacer: repiten la misma acción una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes.
No son pocos los que piensan (y entre ellos nos contamos) que debe nombrarse un nuevo gabinete económico; un gabinete más abierto a ideas diferentes.

Con la misma gente y las mismas prácticas es imposible salir del atolladero.

Ahora, no podemos quedarnos en la crítica. Ésta hay que acompañarla de una idea, de una propuesta y eso es lo que intentaremos hacer a partir de este punto.
Lo primero que creemos que debe hacerse, antes de decretar otro aumento, es PROTEGER EL SALARIO.
Esto es, evitar que los avaros y enemigos del pueblo se embolsillen cualquier aumento de salario, depreciando el bolívar ante el dólar y remarcando los precios de los bienes de consumo.
Ello se puede lograr ANCLANDO EL SALARIO (no la moneda) a una divisa fuerte que no pueda ser manipulada por páginas como Dolar Today y se puede denominar SALARIO VARIABLE.

Intentemos aclarar el concepto:
El salario mínimo hoy es de 1.200.000 bolívares, pero su poder de compra, nos guste o no, depende de la fluctuación del dolar. Mañana se podrá comprar menos con ese salario.
Ahora, hoy ese 1.200.000 equivale a 1.3 dólares; 8,7 yuanes; 1,1 euros o 0, 022 petros.
Nuestra propuesta es decretar el salario no en bolívares sino en cualquiera de esas monedas y que se haga efectivo en bolívares a la tasa de cambio del día de cobro.

Ampliemos la idea:
Supongamos que el gobierno acoge nuestra propuesta y decreta que el salario será variable y equivalente a 1,1 euro.
Si para la próxima fecha de cobro los enemigos de la patria aumentan el dólar a 2.000.000 y con ellos todos los productos, el impacto en el pueblo será reducido, pues el salario de 1,1 euro será igual 2.618.000 bolívares.
Después de esta medida cualquier aumento de salario sí beneficiará a la población.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1436 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor