No existen términos medios, como tampoco existe la “Clase Media”

Se impondrá la Clase Obrera o la burguesía el 14-A

En la Venezuela de hoy se vive una intensa y confesa lucha de clases donde dos bandos se encuentran claramente representados en los candidatos que se enfrentan en la nueva contienda electoral que afrontamos los venezolanos este día.

El candidato de la patria Nicolás Maduro representa a la Clase Obrera, al pueblo Chavista conquistado por el amor y las ideas nuestro eterno líder. En el bando contrario se encuentra Henrique Capriles Radonsky, quien representa los intereses de los capitales transnacionales y de la burguesía parásita venezolana dependiente de Estados Unidos e Israel. No existe la opción intermedia. Es un absurdo.

En nuestro país no existe, como tampoco en ninguna parte del mundo, lugar para los eufemismos del medio; para la mediocridad enmascarada de una supuesta clase social distinta y con intereses propios, ávida de representación política. La “Clase Media” venezolana representa precisamente eso; lo absurdo; el encubrimiento de su verdad y origen.

La Clase Obrera somos todos los trabajadores quienes no tenemos nada más que nuestras manos o capacidades intelectuales para el trabajo y ocupamos distintos lugares en la división formal del trabajo. La Clase Obrera se encuentra conformada por todos aquellos trabajadores quienes no poseen ningún tipo de propiedad (absoluta o accionaria) del lugar donde labora. A esta clase social pertenecen tanto lo trabajadores capacitados para trabajos manuales duros o sencillos, con mediana capacitación necesaria, como también los capacitados para trabajos más profesionales o intelectuales. Desde el personal de limpieza, manufacturero, hasta el ingeniero, economista, gerente, etc. (que no posean propiedad) forma parte de la Clase Obrera. Dependen de su salario como todos. Si por alguna razón dejara de recibir su salario, estaría en la ruina.

Lo contrario es la burguesía, ya que son quienes poseen propiedad sobre los medios de producción y explotan a los trabajadores que laboran en ellos. Dentro de este grupo social se encuentra la pequeña burguesía que no forma parte de un “medio” entre el proletariado y la burguesía, sino que se distingue de la primera por su poder económico.

La “Clase Media” es un invento engañoso del sistema; una falsa construcción social fuera de la realidad que hoy tiende a desaparecer en los países del centro capitalista: en Europa y Estados Unidos. Ella fue un invento del sistema para justificar la división formal del trabajo, y sólo se diferencia del proletariado por su grado de capacitación y poder adquisitivo, pero en la realidad estos sólo cuentan con su intelecto y no poseen propiedad sobre el medio donde laboran. Son también explotados. El engaño en que vive este grupo social por las migajas de más que reciben del sistema, conduce a muchos a asumirse como “distintos” a la Clase Obrera y tomar posiciones contrarias a los intereses de estos, apoyando a la burguesía por sentirse más identificada con los intereses esta última.

La burguesía parásita venezolana y sus caras lavadas más visibles representadas en derecha política bastarda del país han buscado en estos 14 años de Revolución Bolivariana influir sobre este grupo social para movilizarlos en favor de sus intereses políticos. Hasta ahora han tenido éxito. Bien lo expresó el camarada Fidel cuando dijo que “en Venezuela no existen 5 millones de ricos”.

La guerra mediática desinformativa desatada contra la revolución ha sido la más cruel jamás conocida en la historia del país, siendo enfocada particularmente sobre la mal llamada “Clase Media” para infundir miedos y odios contra la propuesta socialista y particularmente contra la figura del Presidente Chávez. Sentimientos fascistas han germinado entre muchos de este grupo social.

La otra parte del trabajo alienante sobre este grupo social lo hace el sistema y el mal ejemplo de la corrompida sociedad estadounidense que medios y el cine pintan como “modelo de sociedad”. Las fantasías que promueven el consumismo y el sueño americano –convertido hoy en pesadilla para muchos estadounidenses-, tienen como objetivo el mantener enajenada y distraída a toda la sociedad de las realidades del país y de su entorno social.

Los últimos 14 años de Revolución Bolivariana han sido una verdadera escuela formativa de consciencia de clase gracias al genial maestro y líder que tuvo el pueblo venezolano como Presidente. Todas las imágenes de las movilizaciones populares a favor del candidato de la revolución Nicolás Maduro y las encuestas (incluso las de los grupos afectos a la derecha) revelan que una mayoría significativa del pueblo venezolano (por encima de 14 punto de ventaja por sobre el candidato de la burguesía) manifiestan su apoyo a continuar con el legado y las banderas de la revolución iniciada por el Comandante Hugo Chávez.

La mal llamada “Clase Media” opositora debe despertar de su engaño; debe entender que son parte de la misma Clase Obrera; que tienen los mismos intereses de clase; y que están llamados, por su preparación técnica e intelectual, a asumir los lugares, banderas y las causas propias de su clase social; de sus hermanos trabajadores.


basemtch@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1976 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas