No está fácil el 2010 para la Revolución Bolivariana

La lucha del 2010

Internacionalmente nos enfrentamos a una arremetida imperialista que ganó terreno en Honduras, Perú, Panamá, México, y que amenaza con avanzar en Chile, donde el dilema es entre derecha o extrema derecha; Brasil, donde la moderada pero soberana era Lula está por apagarse sin la garantía de su continuidad; y Colombia, donde la derecha es mayoría en todos los sentidos.

Más allá de nuestro continente, el imperialismo enreda Afganistán, Pakistán, Irak; amenaza a Yemen con los mismos subterfugios teatrales para apoderarse del paso marítimo conflictuado en Somalia; desestabiliza Irán; alcahuetea a Israel; y señala a Venezuela de colaborar con terroristas, mientras aumenta el financiamiento soterrado a la oposición con miras a obtener cuotas claves en el parlamento.

Esa es una lucha que estamos obligados a ganar. No importa que sigamos teniendo diferencias importantes o críticas severas a los errores de la dirigencia y la burocracia. Lo digo asi de tajante y crudo: no importan las desaveniencias ni las rencillas ni los intereses personales o grupales. Aquí está en juego algo tan trascendente, que cualquier consideración de peso es apenas un detalle.

La importancia histórica de la Revolución Bolivariana nos obliga a mirar alto y profundo. Ningún hecho político tuvo tanta significación en este continente después del triunfo de la Revolución Cubana como lo que está ocurriendo en Venezuela en este momento.

De nosotros depende que se consolide la independencia de Nuestra América o que se desmorone el proceso de transformaciones que han emprendido los pueblos irredentos de Indoamérica.

Esta lucha nos emplaza a ser mejores servidores públicos en cada rincón del Gobierno Bolivariano, por discreto que sea nuesto puesto de trabajo. Nos exige ser militantes más creativos y desprendidos, desplegando las energías más benévolas de nuestra alma revolucionaria para estar allí donde el pueblo lo requiera y tener la claridad de hablar con el megáfono de las convicciones.

También tenemos que ser astutos en la propaganda y la política de alianzas. No espantemos con estridencias y maledicencias al electorado indeciso, al contrario, tengamos puentes hacia esa ciudadanía no polarizada que es, al fin y al cabo, parte de la clase trabajadora que no ha vivido su despertar de clase, pero de los nuestros definitivamente. No se lo regalemos a la oligarquía.

Es tiempo de despojarnos de las odiosas ambiciones personales y colocar en primer plano el altruísmo que nos hace mejores ciudadanos, patriotas, revolucionarios. Yo creo que por elemental compromiso esto es posible, pero si no basta la inspiración propia, yo pido que lo hagamos por lealtad a ese hermano venezolano que ha sido capaz de dejarlo todo por nosotros, por nuestro pueblo, por nuestra historia.

Hagámoslo por Chávez, él lo merece, él se lo ha ganado.

Conmemoremos el inicio de esta era bicentenaria, sellando un triunfo nítido y contundente en la contienda por la Asamblea Nacional. Sería el primer paso para reafirmar el rumbo revolucionario en el 2012 y garantizar la continuidad del proceso revolucionario en todo el continente.


caciquenigale@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2981 veces.



Ildefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI