El Grinch ataca de nuevo

Me refiero al burócrata de Washington que diseña las políticas de la oposición venezolana. De nuevo, el Grinch está tratando de devastarnos la Navidad, tal como intentó hacerlo con el país entero con el Paro. No contaré lo que pasó aquella vez porque todos lo recordamos. Si fue tu infancia en esa época y tuviste la suerte de no enterarte, mejor no averigües historia tan melancólica. O pregunta a tus mayores.

Ahora andan diciendo a los millones de venezolanos que congestionan las ciudades en compras navideñas que no tienen dinero para esas compras navideñas. Insisten en huelgas de hambre que vigorizan, como demostró el ardoroso Julio Ribas en sus enérgicas declaraciones luego de no sé cuántos días o semanas sin probar bocado.

También se lanzan en disturbios, saqueos, motines y ya lograron lo que buscaban: un asesinato. No sé quién fue el miserable sicario de Jesús Eduardo Ramírez, el estudiante muerto en el Táchira; pero sea quien sea, el crimen ocurrió en medio de un tumulto causado por la oposición y sólo a ella favorece políticamente ese homicidio. Enarbolándolo, causan ahora más desórdenes.

Pero donde están botando el juego una vez más es con la conspiración para provocar una gigantesca corrida bancaria, con la cual ponen en peligro algunos de los bancos que los financian y que costearon el golpe de 2002 y el Paro famoso.

Andan regando fantasmagorías sobre los bancos, iguales a los rumores de que te van a quitar los hijos y la carnicería. Espantan sobre todo a una clase media tan ofuscada que teme más a la Revolución Bolivariana que a los créditos indizados, mexicanos o indexados, es decir, el anatocismo, el cobro de intereses sobre intereses, destinados a bloquearle el derecho a la vivienda, al automóvil o al pantalla plana. Es decir, destinados a destruirla en menos de una generación.

Hasta ese punto han aterrorizado a esa clase social, que nunca tuvo tanto bienestar material como malestar espiritual. Nada en abundancia, con toda clase de estrenos prenavideños, atragantada en restaurantes de lujo y no cesa de hablar de la miseria terminal en que vive.

La dirigencia opositora no sólo es torpe sino sádica con la clase media. Solo le falta reactivar ahora el Paro "flexibilizado".

roberto@analitica.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2283 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a91592.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO