¡Cuidado!

Los Estados Unidos son un amo nervioso, arrogante, despótico y siempre de mal humor. Le sirves por años, fielmente, revolcado, magullado, servil, y un día no te arrastras exactamente como espera y no solo te execra, sino que hasta te mata con grave infamia.

Saddam Husseín emprendió genocidios surtidos contra su país, lo llevó a una guerra con Irán durante diez años, siempre para servir a Washington. Se degradó, pues, hasta la abyección y mira como terminó, ahorcado del modo más ensañado, brutal, rufianesco, en un linchamiento humillante que avergonzaría al Ku Klux Klan. Lo convirtieron en un animal: le hurgaron los dientes como a un caballo, lo exhumaron de una fosa donde se había enterrado vivo, huyendo aterrorizado.

Ronald Reagan encomió a los talibanes como “soldados de la libertad” mientras le sirvieron para combatir a los soviéticos. Súbitamente se volvieron los belitres más despreciables y merecedores de bombardeos a la loca.

La CIA puso a Manuel Antonio Noriega en la presidencia de Panamá. Cuando no se les prosternó como esperaban, lo invadieron, humillaron y aún humillan encarnizadamente.

Al dictador Marcos Pérez Jiménez lo apoyaron en su golpe canallesco contra Rómulo Gallegos en 1948 y luego lo dejaron caer en las garras de la venganza adeca, extraditado y expuesto al ludibrio público. Que se lo mereciera por oprimir al pueblo y no ganárselo no es asunto de los imperialistas, a quienes sí indignan dos pecados nefandos: se puso a hacer trenes e industrializar el país sin permiso. Para colmo, instaló un inquietante reactor en el IVIC.

A Fulgencio Batista no lo recogieron y tuvo que irse a morir bajo el ala de Francisco Franco.

Mira como trataron a Su Majestad Imperial Shahanshah (Rey de Reyes) y Aryamehr (Luz de los Arios) Mohamed Reza Pahlevi, sha de Irán, que anduvo como alma en pena desdeñado y repudiado por medio mundo hasta que murió en El Cairo en una solemne soledad. ¿Te acuerdas de él? Vino y todo a Venezuela.

Pues bien, honorables y distinguidos guiñoles del Imperio en Venezuela: No se descuiden, sean disciplinados, arrástrense estrictamente como se les conmina, mírense en el espejo de Pedro Carmona, siervo ejemplar como ustedes. ¿Y qué será de la vida de Juan Fernández?

analitica.com/bitblioteca/roberto/articulos.asp

roberto.hernandez.montoya@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3520 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a40782.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO