Con Las Espuelas Puestas

Paren a Chávez

Una extraña luz parece encandilar la vista de los magnates de la política en los Estados Unidos de Norteamérica y eso les ha dado una especie de enfermedad que se traduce en una orden expresa y terminante: PAREN A CHAVEZ.

La extraña luz no es más que la figura de Guaicapuro que vuelve para rescatar la identidad de los pueblos de América, es el grito de José Leonardo Chirinos pidiendo libertad, son las goletas de Miranda retomando los caminos de la libertad, es la espada de Bolívar que recorre a América Latina, es el caballo de Zamora recorriendo los campos de la dignidad, es el pueblo y la Fuerza Armada que el 23 de Enero de 1.958 pidieron democracia, es el quinto motor del proyecto revolucionario. Esa luz es una gran barcaza que guiada por el amor del pueblo y por el capitán de la esperanza cierta. Hugo Rafael Chávez Frías, se ha hecho a la mar de la conquista por una nueva sociedad, por una sociedad más justa, igualitaria y equitativa, por una sociedad socialista.

Han dicho varios personeros de diferentes tendencias y actividades en las esferas del poder norteamericano que se hace necesario endurecer el discurso contra Chávez. A nuestra manera de ver las cosas se trata entonces de buscar medios que justifiquen futuras acciones de fuerzas contra nuestra nación. Las manifestaciones permanentes de pretender entrometerse en nuestros asuntos internos siempre han estado presentes. Una prueba fehaciente de ello fue la participación activa de voceros de los agregados militares del gobierno yanqui en Venezuela en los hechos del 11 de Abril de 2002. Aparte de esta acción, ha sido evidente la activa influencia del gobierno norteamericano en acontecimientos posteriores en nuestro territorio. Esas acciones van desde el financiamiento a organizaciones golpistas hasta la formación de cuadros para cuasar daños en la población. La respuesta clara, contundente y sin guabineo de nuestro líder no se ha hecho esperar y ello incomoda y desespera a los que clamando libertad no han sido capaces de garantiza las más mínimas garantías de libertad en su propio territorio.

Hay que parar a Chávez, dicen los jefes, hay que parar a Chávez dicen los lacayos. Usted tal vez se este preguntando que significa parar a Chávez. La respuesta es sencilla: Chávez representa un grave peligro para las pretensiones expansionistas, siempre presentes del imperialismo yanqui, es una especie de freno a la barbarie, es un tapón a las intenciones de apoderarse miserablemente de las riquezas naturales de nuestros países. El ojo está puesto en el petróleo, en el gas, en las riquezas mineras, pero fundamentalmente en la gran reserva de vida y pureza almacenada por la naturaleza en la amazonia y el comandante de la Revolución Bolivariana es un elemento que desencaja en esas pretensiones. Es necesario detener el huracán que se ha desatado en toda la América nuestra. Entonces detener a Chávez significa detener el avance de los pueblos de este continente hacia un mundo mejor. Ahora nos comparan con los iraquíes y pretende confundir a la humanidad diciendo que somos iguales a Irán o a Corea del Norte. Como pueblos somos pueblos y como amantes de la libertad transitamos los caminos de lucha para lograr tan preciado tesoro en la humanidad, si por ello nos parecemos a alguien habrá que recordar las luchas del pueblo norteamericano para lograr su libertad e independencia. Somos amigos, ya lo ha ratificado mil veces el líder del proceso, de los pueblos que buscan afanosamente los caminos de un mundo más vivible y sustentable.

Parar a Chávez significa la necesidad de un nuevo conflicto para tratar de obviar la gran farsa montada en Irak y que aún no se termina con las consecuencias conocidas por todos de una importante cantidad de victimas que a diario se producen en ese país desvastado por la guerra permanente impuesta por los Bush, padre e hijo con la construcción de un monstruo llamado Husseim al cual condenaron a muerte para tratar de ocultar una realidad que jamás han podido esconder: SU SED DE SANGRE AJENA PARA LOGRAR SUS OBJETIVOS DE DOMINACION EN EL MUNDO.

Parar a Chávez es cercenar los caminos de la paz, la tranquilidad, la igualdad, la justicia social, la justa y equitativa distribución de las riquezas en nuestro continente, es intentar cambiar la brújula de una embarcación que ha marcado rumbo fijo al desarrollo integral de los pueblos, a la libertad, a la autodeterminación, a la soberanía de cada una de nuestras naciones.

Parar a Chávez es ahogar en el camino el grito: LA PATRIA GRANDE ES AMERICA. Venezolanos, venezolanas no permitamos que la garras del imperialismo norteamericano vuelvan jamás a rasguñar nuestros ideales de libertad y soberanía, es necesario que nos unamos, que juntemos nuestras almas y corazones, que pongamos nuestras mentes y nuestros brazos a disposición de los sueños grandes de nuestros libertadores. VENEZUELA LIBRE POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE. PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE.

Juan Griego, 04 de Febrero de 2007.

culigonzalez@cantv.net culigonzalez@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3336 veces.



César González “El Culí”


Visite el perfil de César González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a30296.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO