No se viola impunemente un país

La guerra es unas de las cosas más irracionales que la propia humanidad haya inventado, para a través de sí misma exterminarse; ciertamente las guerras son actos políticos de animalidad humana, que con el transcurrir de los siglos y a través de la inventiva del homosapie, muchos de éllos se han puesto al servicio de la guadaña que vive del sacrificio de la misma especie animal que conocemos como género humano.

Y pensar que en nuestro país tiene sobre su territorio y por ende de sus habitantes la amenaza jurada del gobierno de la nación que se considera infalible y por lo tanto con "el derecho de hacer y deshacer con el resto de los gobiernos y habitantes del globo terráqueo".

Por eso necesario es, puntualizar que desde antes y después de la victoria de aquel pueblo que rasgo el hechizo, al haber logrado llevar a su líder Hugo Chávez Frías, al Palacio de Miraflores; desde ese ayer las manos siniestras de los gobiernos de los Estados Unidos de Norte América han estado involucradas en todos y cada uno de los acontecimientos que ha tenido que afrontar y sufrir el pueblo y gobierno venezolano.

Reitero, desde entonces la política de los llamados "intereses norte americanos" han aplicado métodos o formulas desestabilizadoras, para sacar del juego democrático al sector mayoritario de la política venezolana, que se halla conglomerado en torno al plan político de La Patria y que en tiempos de Hugo Chávez, dieran pasos de concreción en la unión de La Patria Grande y en conquistas de derechos fundamentales que les habían sido negado a los pueblos desde hacía más de 170 años.

Aquí es bueno recordar que prácticamente el siglo XX la influencia o mejor dicho el dominio de la economía capitalista de Estados Unidos, se impuso sobre un país que no acababa de salir de su relación feudal, razón que le permitió el manejo de los asuntos de Venezuela, como si fuera el solar trasero de esa nación del norte; de forma que los 27 años de Juan Vicente Gómez, para el capital gringo fue una luna de miel; las corporaciones petroleras y de otras índoles, hicieron lo que incluso no podían hacer en su país.

Es sólo en tiempo del civilista Isaías Medina Angarita, que se trató de darle un parao a los que consideraban a Venezuela como una República bananera, lo que permitió a los mal llamados "Padres de La Democracia" en componenda con el Departamento de Estado de los Estados Unidos, ejecutar el Golpe de Estado contra el nacionalista Medina Angarita. (*)

Así fue hasta las postrimerías de los inicios del Tercer Milenio, cuando el pueblo sabio hizo Presidente a uno de los suyos en la persona de su líder Hugo Chávez Frías.

A partir de allí, comenzó la puja de "los llamados intereses de Estados Unidos" y de la clase dominante (los Amos del Valle), quienes se han negado a entender y reconocer que Venezuela se proclamó República y en batallas heroicas y sangrientas conquistó en buena lid, el don más preciado de La Patria, Independencia y autodeterminación, derecho humano universal de los pueblos libres que habitan el globo terráqueo.

Pero ese ha sido y es el comportamiento de los imperios, que sólo se reconocen así mismo, y fuera de éllos todo debe ser de suyo; razón por la que la humanidad entera en su andar histórico le ha tocado padecer las atrocidades del hegemón de cada tiempo.

En este trance se halla el país, que la geopolítica conoce como República Bolivariana de Venezuela; a quien durante más de 20 años le vienen aplicando el arte de la llamada guerra de cuarta generación, donde todo se vale, incluso crímenes de lesa humanidad; y por ello, el Anglosajón agresor cada vez aumenta el grado de hostilidad, a través de las denominadas "sanciones", con las que agreden directamente al pueblo en general, tanto en su salud como en su economía; agresión que busca someter a su absoluta voluntad tanto al pueblo como al gobierno; por eso el ataque a una de las fortalezas del país, como lo es el petróleo y la propia industria de hidrocarburos, con lo que han logrado trastocar el factor económico, columna vertebral de la estabilidad del Estado Nación y como mampuesto atacaron el valor real del cono monetario, es decir el Bs. Y para ello, se valieron del llamado dólar paralelo y Resolución 8 del Banco Nacional de Colombia; e igualmente bloquearon cuentas del Estado venezolano en la banca internacional. Confiscaron (léase robaron) bienes del Patrimonio de la República Bolivariana de Venezuela que se hallan en el exterior; tales como Citgo en EEUU, Planta de Pequiven conocida como Monómeros en Colombia, y más de 30 toneladas de Oro en Inglaterra; todo ello, con el único fin de asfixiar económicamente al pueblo y gobierno venezolano; creada las condiciones de agotamiento, caerle como aves de rapiña sobre La Patria de Simón Bolívar.

Como se puede comprobar la amenaza está ahí latente, todo el mundo lo sabe, que es un acto beligerante violatorio a todo estamento legal del derecho internacional e interno de la nación que está siendo hostigada de manera criminal por los poderes económicos y político de los Estados Unidos y sus aliados, quienes calculan que el ahogo del pueblo y gobierno venezolano ya ha alcanzado un punto, que les permitiría osar impunemente invadir el territorio de la República Bolivariana de Venezuela, usando para éllo, fronteras y participación de los gobiernos de Colombia, Brasil y seguramente Guyana.

De intentarlo o hacerlo en cualquier momento, ello es una vulgar violación del hogar grande de todos y cada uno de los 30 millones de venezolanos; por eso si bien es cierto, tal cual lo dijo Clausewitz en su tesis del arte y ciencia de la Guerra, "ésta es la continuación de la política por otros medios".

Así que a estas alturas de la civilización humana la hegemonía del sistema capitalista en su fase neoliberal arremete con sus peones de brega sobre un pueblo que su único delito está en saberse libre e independiente y al mismo tiempo consciente como nos lo dejó dicho el Libertador Simón Bolívar, que -"Por fortuna se ha visto con frecuencia un puñado de hombres libres vencer imperios poderosos". Es decir, no podrán invadir impunemente a un pueblo que está dispuesto a defender la dignidad de La Patria Bolivariana.

…………………………………….

(*) En 1944, el magnate Rockefeller, visitó Venezuela y se reunión con la llamada Generación del 28, a quienes invito que le visitarán en Washington, y exactamente el 19 de Julio de 1945, Rómulo Betancourt y Raúl Leoni Otero, sostuvieron reunión con el Departamento de Estados de los EEUU; y exactamente 90 días después, 18 de octubre golpe de Estado contra el Presidente Isaías Medina Angarita; al siguiente día apareció como Presidente de la Junta Cívico/Militar, Rómulo Betancourt. (El mismo que calzo y vistió en el Departamento de Estado).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1316 veces.



Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor