Eluterio: Que ama la libertad en griego

Raza Eleuteria

El Primer Congreso, el Anfictiónico de Simón Bolívar, ya no era bolivariano. Por ello nuestro Eleuterio criollo se apartó del engendro que en 1826 ya era sumiso al creciente imperialismo anglosajón de Washington, Jefferson, Quince Adams y convertirse en lo que hoy es la OEA: un simple ministerio gringo para los asuntos internos. Insulza no hace sino repetir una y mil veces lo que durante 180 años el imperialismo yanki ha dictado para sus colonias al sur. Esto viene de más atrás que cuando Chile debió apoyar sin pestañear la candidatura venezolana al Consejo de Naciones. De más atrás. Se murió Pinochet y la derecha latinoamericana con la voz de los (nietos) sucesores del dictador dejó claro que lucharán contra la revolución de los pueblos. Recién el año pasado estaba Aznar despotricando contra Hugo Chávez asociándolo a Hitler desde la Universidad Andrés Bello. Ahora el secretario chileno del Ministerio del Interior yanki ha seguido el plan de guerra contra Venezuela que no es otro que el Patriot contribuir a desestabilizar al Estado socialista en Venezuela. Uribe, García, Bachelet, representan el ala conservadora. Lula, Kirchner, Tabaré y Correa el ala media liberal; Morales, Chávez y Fidel el ala revolucionaria o más radical del espectro ético-político, para nadie es mentira que la mayoría se expresa con identidad a Fidel, Chávez, Morales porque ahí están los prototipos del blanco, del negro y del indio luchando contra toda forma de opresión. Conforman así un solo arquetipo social: el de la libertad de los pueblos sudamericanos.

Las tendencias de los cipayos de vestirse con uniforme revolucionario viene desde hace 180 años cuando se realizó el Congreso de Panamá hoy convertido en OEA. Ese ministerio del interior del gobierno mundial decide qué es y no es democracia en el suelo americano de los gringos. Sigue desde Monroe la dinámica del opresor, su filosofía y doctrina, apoyadas por la religión judeocristiana de castigo y de culpa, de pecado y redención, anti-iglesia que domina con la cruz a los más pobres y santifica a los opresores y a sus métodos, llamado ciencia y orden; que eliminó las jerárquias tradicionales para imponer una jerarquía invertida por naturaleza y contra-natura. En occidente y paralelamente en el resto del mundo eliminó a los aborígenes y sometió a la raza negra y a todo lo que tiene que ver con la tierra a un brutal desprecio por lo telúrico. Como lo vimos en Kathrina los WASP odian a los negros y a los musulmanes y a los hispanos y al pobre en general. Sucede lo inverso aquí en nuestro suelo revolucionario. Mientras nosotros luchamos por la unidad de la doctrina y de la práctica revolucionaria y fomentamos la unión, ellos cultivan las semillas de la división y el caos, la anarquía y la muerte. Washington y Jefferson y todos los firmantes del Acta de Independencia yanki tienen en común formar parte de una logia que estructuró al país para funcionar como autoridad mundial a corto plazo. Los cipayos sudamericanos siempre están como carroñeros olfateando el animal herido por el imperio. Pero resulta ser que el animal hombre enfermo comienza a curarse de haberse desconectado de sus propios instintos, y haber pagado sus consecuencias: el vicio, la debilidad, la inmoralidad, la enfermedad y la muerte. El hombre animal enfermo comienza a conectarse con sus propios instintos y empieza a reivindicar su voluntad natural como virilidad, empieza a ser un eterno retorno de lo mismo, comienza a ser virtuoso. Es la gesta heroica de una raza Eleuteria.

La revolución bolivariana les duele mucho a los gringos traidores porque defiende una raza, una sangre y una memoria de eleuterios criollos mezcla de blanco, indio y negro, libertadores de propias y ajenas miserias y debilidades más profundas, pero sobre todo de nuestra perdida voluntad para conquistar la ansiada libertad. Bolívar, San Martín, Sucre, Bello, Rodríguez, Guaicaipuro, Chacao, Tamanaco, Baruta, Catia, Guaicamacuto, Naiquatá, Paramaconi, Terepaima, Hipólita, el Negro Primero, y todo un pueblo mezcla de blanco colono, indio y negro. Esa raza espiritual que trasciende las fronteras del color y las diferencias exteriores, y penetra en la diferencia fundamental: ser o no ser libres, está más cerca del pueblo Sioux, Dakota, Cheyenne, Pieles Rojas, y de los musulmanes revolucionarios que de los usurpadores de la tierra en el nombre de la libertad y la democracia. El grito emancipador de Venezuela al mundo libre tiene ocho letras como ocho estrellas en el estandarte tiene: ¡Libertad!

Chávez marca el camino a seguir por el rumbo revolucionario porque sólo él representa una relación sin posibilidad de intermediarios con el pueblo, con la mayoría. Y el proceso revolucionario y socialista ha orientado el poder hacia allá, pasando por alto las debilidades y vicios del pasado, ha orientado hacia la toma del poder popular pacífica y democráticamente, cosa que el imperio con su glosa democrática nunca jamás ha llegado, ni llegará nunca. Ellos podrán tener una legislación tributaria que haga creer económicamente que todo es repartido equitativamente y de la manera más justa, y el que más tiene es el que más debe, pero en la realidad social, nunca han podido pasar de la dictadura que viven desde el principio. Los WASP han establecido una dictadura que pretende globalizarse a costa de las demás razas y pueblos del mundo. Constituye un conflicto con nosotros desde que intentan someternos a su voluntad judeocristiana sionista y esclavizante, o lo que es lo mismo, desean que seamos sus esclavos. Ellos apoyan la dictadura de Israel contra los pueblos sometidos del medio oriente con armas, tecnología y dinero, creando desde septiembre del 2001 una crisis mundial de guerra permanente.

A la inteligencia gringa los principios de corresponsabilidad, cooperación, solidaridad, transparencia, rendición de cuentas, honestidad, eficacia, eficiencia, responsabilidad social, control social, equidad, justicia e igualdad social y de género les resulta una indigestión peligrosa explosiva y contaminante. Ellos manipulan desde CIDH. OEA. BM. OMC. OMS. ONU. FMI. BID. Hasta crear una situación de guerra mediática capaz de desequilibrar y desintegrar cualquier nación o grupo de naciones unidas. Insulza como muchos otros cipayos obedece órdenes. Negroponte, Granier y el secretario general de la OEA hablan el mismo idioma, que es el verbo de Wolfowitz y Gates y es el mismo de Olmert y Merkel.

Verbo del capitalismo asesino de niños, verbo herodiano. En Maracapana en 1568 un grupo de 9 caciques perdieron una batalla. Hoy ellos mismos están ganando la guerra porque dejaron reunidas en constelaciones la coalición contra los opresores. Desde el cielo revolucionario esas nueve estrellas iluminan el camino del guerrero por la libertad de los pueblos. El verbo revolucionario bolivariano nos lleva directamente por el camino de eleuterios, nuestra verdadera raza espiritual.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2323 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a29344.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO