Del Orinoco al Jordán

“La batalla contra el imperialismo de Estados Unidos comenzó con Bolívar. Ahora, nosotros hemos tomado su bandera, y le pido a todos que hagamos todo cuanto haya que hacer para que, 200 años después, derrotemos al imperialismo norteamericano y contribuyamos a salvar la vida en este planeta”.

Hugo Rafael Chávez Frías

Día de la Dignidad y de la Rebelión Bolivariana

Avenida Bolívar de Caracas. 4 de febrero de 2006.

Olmert y Bush reunidos traman una guerra contra la revolución islámica de Irán utilizando el tema del uranio como utilizaron el de las armas de destrucción masiva contra del Irak. El sionismo sabe que tiene que retirarse de ahí en 6 meses después de la abrumadora derrota en las últimas elecciones legislativas donde Bush y sus halcones perdieron. Rumsfeld renuncia y entra en juicio por crímenes de lesa humanidad en Guantánamo y en Irak. 35 muertos este fin de semana en Irak, siguen los ataques de Israel al pueblo palestino, sigue la extrema derecha arremetiendo contra las fuerzas populares de liberación nacional que se alzan en el mundo entero. Gaza no se diferencia mucho de Oaxaca en lo profundo del significado de la manifestación popular de reclamar por los fundamentales derechos. Oaxaca no se distancia mucho de Caracas y la lucha que mantiene el pueblo revolucionario venezolano contra la oligarquía mundial concentrada en desestabilizar las próximas elecciones, como quisieron hacerlo en el año 2002. Tel Aviv y Washington atacan a la revolución chavista como también atacan a la revolución boliviana con Morales a la cabeza, como atacarán a Nicaragua de Ortega y al Brasil de Lula, y a la Argentina de Kirchner. ¿Por qué? Porque estos líderes abrazan la causa popular, unos más otros menos, todos conduciendo la hora de los pueblos, la voz que reclama justicia social, porque sin ella no habrá paz.

En trece días viene la segunda vuelta electoral en Ecuador donde compite el oligarca y el que defiende la causa del pueblo pobre ecuatoriano. La mano negra del Pentágono ya está ahí distorsionando, alterando, manipulando. Imponen en México a Calderón y casi inmediatamente explota Oaxaca, cuando ya existe la voz de la resistencia en Chiapas. El imperialismo construye un muro para evitar más refugiados aztecas en su territorio. ¡América Latina está revuelta! Y ¿quién puede parar esto? En Venezuela hay quienes apuestan por Rosales, el elegido de la oligarquía vendepatria, para enfrentar al único líder que tiene la república bolivariana. Han venido desde los golpes del 2002 hasta hoy quebrantando la opinión pública con la guerra mediática que tienen contra la revolución. Los 4 canales privados diariamente manipulando la información que es poder. Y por estos medios distorsionan la mente del venezolano y el residente para que miren la revolución como a la Sayona de rojo. Pero el pueblo hijo de Bolívar no cae, no cede a semejante envenenamiento moral y psíquico. La mayoría que no tiene la educación liberal, que no ha pasado por los centros de formación universitaria, que no ha podido en más de 170 años dejar de ser manipulada y sometida por la burguesía de turno, desde 1992 grita con cada vez más fuerza y convicción revolucionaria: ¡Basta ya! ¡No volverán! Desde el llano hasta los cerros urbanos la voz del pueblo armado de chavismo enfrenta a la oligarquía donde quiera que se encuentre, detrás de un uniforme, delante de una oficina, abajo del concejal, arriba del ministro, dentro de la familia, fuera del país. ¡Oligarca tiembla! Suena en las calles y avenidas del país de Zamora, y el burgués traidor se esconde detrás de la cara de muñeco de torta que quiere un debate pidiendo peras al horno. Todos sabemos que los paras se encuentran escondidos dentro de la fachada de un mototaxista, de un vendedor de mandarinas o de uno que vende cualquier cosa, y que no está ahí todas las mañanas para sobrevivir, sino para asaltar a la revolución cuando el comando golpista le ordene. Sabemos que falta azúcar y que el gas no llega cuando debe, que la CANTV conspira porque Roosen juega a favor de Bush. No dudamos que los asesinos del 2002 quieren guerra y esperan ansiosos el 3D para manifestarse todos juntos contra nuestro sistema revolucionario el más justo hasta ahora conocido en tierra de nuestros Simón Bolívar y Simón Rodríguez.

Ellos tienen la creencia de que resisten un régimen porque han sido envenenados mentalmente por la dictadura gringa. Se dan fuerza creyendo que combaten una guerra sagrada contra el eje del mal. La revolución sabe que en su seno tiene hijos que son un cáncer y como todo en la naturaleza terminará extirpándoselo. Igual que ayer intentaron matar a Bolívar ahora intentan matar a su hija, la revolución socialista y bolivariana. También como ayer viene de Colombia la sombra mortal, aparece un ejército camuflado de moto y vallenato, sicarios de Uribe contra los héroes de Carabobo que están en cada esquina, en cada calle, en cada plaza del país sin pegar el ojo. Los gringos con la base en la embajada, con sus medios privados disparando permanentemente a los sentidos, perturban, y alteran el sistema nervioso central, es la forma de guerra asimétrica actual. Cuando quieren informar del mal, primero lo producen, matan un venezolano de 7 tiros, y luego mandan al periodismo privado a poner el titular: ¡Violencia! ¡No hay justicia! Pagan a las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos para que manipulen las estadísticas y señalen las violaciones a los tratados internacionales y al mismo tiempo, o sea, simultáneamente rechazan los crímenes de guerra que se cometen a diario en Gaza, en Bagdad, hacen la vista gorda en Guantánamo y pretenden olvidarse de la historia siniestra de Washington apoyando dictaduras desde Guatemala hasta Argentina. El pueblo calladamente va organizándose. Tanto en las calles del Líbano como en las de Quito y La Paz y Oaxaca irán tomando las riendas de una lucha sin cuartel hasta expulsar al tirano disfrazado de “libertad de prensa” y “democracia” lobo con traje de oveja. Los lacayos de Israel como los de Venezuela apoyan la guerra contra los niños y mujeres indefensas, lacayos de Bush que cada día cae más bajo el fondo de su propio infierno.

Olmert y Rosales son los mismos títeres en diferentes lugares, cada uno apoya la matanza de niños, porque son hijos del pueblo los que mueren cada tres segundos. La lucha en Venezuela es por la vida, por la justicia, por la salud, por los derechos de todos, y no por que regrese la justicia de unos pocos para otros pocos. Desde 1992 Venezuela dio un grito sagrado de guerra a muerte, esta vez no es contra los españoles, sino contra el imperialismo. 14 años después seguimos en pie de guerra, contra el burocratismo, contra la conspiración, contra los medios privados que son más destructivos que el veneno letal, contra los lacayos que hablan de elecciones y trabajan en la oscuridad por el caos y el terrorismo, seguimos luchando contra un viejo sistema enquistado que representa la miseria y la muerte, hemos sembrado un nuevo paradigma revolucionario que tiene a la ética, a la justicia, a la libertad, a la soberanía y a la independencia como pilares, apoyamos el poder para el pueblo porque defendemos la democracia directa, antes que una que tiene lineamientos imperialistas destructivos y mortales para nosotros. Estamos listos para defender nuestra revolución con los votos y con las manos. Estamos conscientes de que la vida no vale nada sino tiene unos principios fundamentales que la enaltezcan, para nosotros uno de estos principios es la defensa de la patria socialista y revolucionaria que nació en febrero de 1989 cuando el pueblo dijo ¡Basta de injusticia! No hay mejor encuesta que la que late en el corazón de cada venezolano patriota y revolucionario que callado y firme marcha sin sombras en su cabeza, erguido como en el mediodía sagrado de la victoria popular echa hombre nuevo. Sabemos que Venezuela es otra, que no volverá jamás la que murió con Carmona y sus secuaces. Y que nuestras elecciones se han convertido en territorio internacional de guerra. El pueblo venezolano es chavista, y el que no es chavista está en contra del pueblo, no hay lugar para indecisos, no lo hay para el que está confuso.

Es un remolino sagrado el que sacude a Venezuela, es el remolino de la revolución que cumplirá 18 años el próximo 27 de Febrero. De Caracas para Buenos Aires este remolino remueve las bases de la existencia humana en el continente. Se remueven nuestras raíces más profundas y el color rojo, rojito es el que levanta la bandera de la soberanía, la justicia y la independencia. Desde el Orinoco hasta el Jordán se oye un solo grito: ¡Revolución Popular Socialista y Bolivariana!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2434 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a27181.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO