Hipótesis: EE. UU. no se ha interesado en nuestro petróleo para su uso, sino para frenar nuestro desarrollo industrial

Particularmente, el petróleo no fue apoderado concesionariamente por EE.UU para obtenerlo casi regalado, ni muchos menos porque le hiciera falta, como tampoco hoy le sigue haciendo falta alguna. Casi todo lo ha depositado en las cavernas de sus propios pozos. ¿Cómo explicar, de no ser así, la facilidad para que los importadores de esas potencias regulen el precio internacional del petróleo y otro insumos de ellos si no tuvieran suficientes reservas parea jugar con la oferta-demanda de los mismos?

Si EE.UU. hubiera necesitado ese petróleo como energético para su producción industrial no habría tenido razón para ningunear su precio razonable* ni  tanto interés en obtenerlo a precio de gallina flaca, ni en corromper a nuestra burocracia que siempre tuvo las mismas raíces libertarias de los tiempos independentistas.

Su reciente extracción de petróleo “esquisto” ha sido una estrategia de mercado porque tampoco iba a ser gafo para inundarlo de petróleo  siendo un país importador con   petróleo obtenido por los métodos convencionales. Ese supuesto resulta absurdo. Su estrategia ha sido, más bien, hacerle ver al mundo pendejo que ese país tiene problemas energéticos. No deberíamos compartir semejante artilugio mediático.

Han conocido desde los tiempos mismos del científico  Alejandro von Humboldt de nuestros potenciales energético, minero, acuoso, historicolibertario; han sabido siempre que esos 2.000 km de costa paralela al Ecuador enfrentados al Atlético y que perfectamente podríamos convertirlo en una agigantado puerto internacional; han estado convencidos de que nuestras tierras son una de las más feraces del planeta, las más antiguas y ricas en minerales hasta desconocidos o en proceso de conocérselos  de ahora en adelante, desde ahora con la nueva Política sobre el Arco Minero que podrá fin al enriquecimiento privado de algunos, la miseria de nuestros mineros y que por primera vez el Estado protegerá el medio ambiente y recibirá justos ingresos   presupuestarios por esa rica fuente de minerales.

Los “expertos” petroleros venezolanos deberían reconsiderar su criterio sobre esta materia. EE. UU es el país industrialmente desarrollado con las mayores reservas petroleras y de otros recursos,  que ha economizado su petróleo interno mientras ha saqueado el de los países potenciados de partida para ser potencias industriales, y  este es el punto, el meollo del verdadero interés de EE.UU., o sea, bloquear nuestros desarrollo industrial.

Hemos visto cómo ese imperio y otros países  han despegado después de tremendas guerras mundiales porque han usado ese recurso y otros también importados para sus fines industriales mientras nosotros nos hemos limitado a exportarlo (El hierro del Cerro Bolívar  se lo llevaron desde su pie de montaña hasta su cogollito, de allí el falso progreso de Puerto Ordaz), y nos limitamos a usar los dólares  de esas exportaciones  para importaciones de las mercancías provenientes de esos mismos países ya industrializados,  y con ello les hemos garantizado mercados para bienes terminados y maquinarias y equipos desfasados tecnológicamente que hemos usado para mantenernos siempre retrasados.

---

 *Con cargar el costo justo de esas importaciones a sus costes de producción les habría bastado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1842 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo