Trincheras de Ideas

Gracias al teniente Pedro Sarría, a su actitud y frase providencial, "Las ideas no se matan" Fidel cumple 90 años

El Comandante el Jefe Fidel Castro cumple 90 años, hecho significativo y relevante para el pueblo cubano, los pueblos latinoamericanos y caribeños y todos los pueblos del mundo. Tanto le deben los pueblos a este hombre magnífico por sus obras, sus aportes al bienestar humano que es sumamente difícil hacer un resumen de una vida tan fecunda en tres cuartillas de un trabajo de opinión.

Soy seguidor indiscutible del pensamiento marxista, leninista, socialista, revolucionario, martiano, chavista y bolivariano del Comandante Fidel Castro. Hice mía, desde aquel lejano 1958, cuando apenas contaba con 16 años, a lo que después fue la fulgurante y gigantesca Revolución Cubana que conmovió no sólo a Cuba, sino a Venezuela y a todos los países de América, los Estados Unidos del Norte incluidos y el mundo, sino que lo digan muchas naciones africanas que sintieron la solidaridad indiscutible de Cuba. Por ella luché y lucho como muchos hombres y mujeres de mi generación y también de las generaciones posteriores, ello es particularmente evidente en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Argentina, Brasil, Nicaragua y varios países antillanos.

Le he hecho un seguimiento a Fidel y a la Revolución durante muchos años, he investigado sobre su vida y, por supuesto, sobre el proceso cubano en sus múltiples aspectos para aportarla a todos los revolucionarios del mundo, de hecho el año 2007 publiqué el Tomo I de la Biografía: Fidel Castro, huracán revolucionario de América, densa obra de 680 páginas, y siempre me llamó la atención las posibilidades de Fidel de ser un hombre longevo, de larga vida al punto que hoy llega a los 90 años muy bien e intensamente vividos. Pero Fidel cuando alcanza lo que hoy se llama un adulto mayor o de tercera edad, que es a los 60 años según establece la Organización Mundial de la Salud OMS, ¿se conviertió Fidel en un abuelo adocenado, que se retira a descansar, a cuidar los nietos y quizás a escribir sus memorias?

Fidel cumple los 60 años en el año 1986, en pleno proceso de desintegración del campo socialista europeo que se concretará en 1989 con la manipulación profundamente anticomunista y mediática y amarillistamente llamada ‘Caída del muro de Berlín’. Es decir, para esa fecha tiene 63 años y a Cuba, y a él como líder fundamental y al PCC, se le viene el mundo encima pues la caída del campo socialista significa la desintegración del CAME, la pérdida del apoyo soviético a la economía cubana y el freno a importantes planes de desarrollo interno. En el IV Congreso del PCC, en 1991, dirá premonitorias y esperanzadoras palabras.

"Hoy nos corresponde a nosotros una responsabilidad universal. Somos el único país socialista en medio del occidente, de todo el occidente y de una parte del oriente, el único. Y qué odio nos tienen algunos por la capacidad de nuestro pueblo, de nuestra patria de aceptar ese desafío y de mantener en alto sus banderas y su disposición a defender esas banderas; como hemos dicho otras veces, las más justas y las más humanas que han existido en la historia de la humanidad". (Discurso pronunciado el 10 de octubre de 1991 por el Comandante Fidel Castro, en la inauguración del IV Congreso del Partido Comunista de Cuba, Teatro "Heredia", Santiago de Cuba.)

Ya Cuba había pasado y vencido la invasión de Playa Girón en 1961; la terrible crisis de los misiles atómicos de 1962; los devastadores efectos del ciclón Flora. La fallida experiencia guerrillera del Comandante eterno, el Che Guevara en Bolivia que costó una fecunda y valiosa vida irrecuperable, y la derrota de las experiencias guerrilleras en varios países latinoamericanos. La poco conocida y menos difundida experiencia de la salida de sus ejércitos revolucionarios de las fronteras de la Patria cubana a la lejana África a dar el apoyo internacionalista a los países recién liberados como Angola, o por liberarse como Nabia, Sudáfrica incluso, ser factor clave en la liberación de Nelson Mandela y la acción heroica del CNA, al derrotar militarmente y aplastar en Cuito Cuanavale al otrora todo poderoso ejército sudafricano. La ayuda y el apoyo inestimable al pueblo de Vietnam en su lucha contra el imperialismo yanqui y la secreta construcción de una carretera en el medio de la selva del Sur de Vietnam para el tránsito de la artillería pesada, tanques de guerra, etc. por los combatientes del vietcong, hecho determinante en la derrota del que decía ser el super ejército más poderoso del mundo, el norteamericano y la consiguiente entrada triunfante en Saigón en 1975 y la estampida de miles de soldados norteamericanos y survietnamitas tratando de salvarse de la hecatombe. Todo ese proceso recayó en buena medida sobre los hombres de aquel gigante, a su inteligencia y genialidad como estratega político y militar, su brillantez como estadista.

Y lo señalado y lo que ocurriría y ocurrió en Cuba y en el mundo años después hasta llegar a este 13 de agosto que es el nonagésimo aniversario del nacimiento de Fidel, pudo haber tenido un curso diferente si Fidel hubiese muerto asesinado aquellos días de agosto en que buscaba desesperadamente las estribaciones de la Sierra Maestra después del fracaso del asalto del Cuartel Moncada que había dirigido el 26 de julio de 1953.

Por las características de su propia personalidad, su entereza, firmeza y decisión y el querer llevar siempre adelante sus ideales redentores, libertarios y revolucionarios, su vida siempre estuvo amenazada, en riesgo así ocurrió en la Universidad de La Habana cuando los pistoleros como Manolo Castro o Rolando Masferrer y Mario Salavarría, quienes estúpida y torpemente le prohibieron la entrada al recinto universitario o lo asesinaban. Otro tanto ocurrió en Cienfuegos, en 1950, donde salva la vida de milagro por la intervención oportuna del Alcalde de Cienfuegos, Dr. Ángel Castro que siguió al coche policial donde llevaban Fidel y a su compañero Enrique Benavides Santos y logra salvarlos de ser asesinado.

Pero donde más cerca estuvo la muerte rondando a Fidel fue precisamente después del fracaso del asalto al Cuartel Moncada como ya dijimos. La secuencia de aquellos hechos en particular parecen tan irreales como providenciales que considero vale la pena traerlos al presente para contextualizar nuestra aseveración. En aquellos momentos de aquel 2 de agosto de 1953 la posición honesta, firme, valiente y llena de ideales de un desconocido y humilde militar de baja graduación del Ejército, el teniente Pedro Sarría, hombre corpulento, de unos 42 años, de piel negra (delito en la Cuba de entonces cuyas clases dominantes eran extremadamente racistas), quien con valentía y coraje le salva la vida a Fidel y otros dos compañeros, primero de ser muertos por sus propios soldados y luego por el asesino Pérez Chaumon, uno de los jefes militares que más combatientes del Moncada había matado personalmente en esos días.

Se encontraban Fidel, Oscar Alcalde y otro compañero durmiendo, sin vigilancia, en un ranchón. Así lo relata el propio Fidel conversando con Frei Betto. "…decidimos quedarnos hasta el amanecer, y antes de que despertáramos, llegó una patrulla de soldados. Penetra en el bohío y nos despierta con los fusiles sobre el pecho.

De manera que caemos prisioneros del ejército. Estaban también aquellos individuos sedientos de sangre; sin duda nos habrían asesinado en el acto. Ocurre entonces una casualidad increíble. Había un teniente negro, llamado Sarría. Se ve un hombre que tiene cierta energía y que no es un asesino.

Los soldados querían matarnos. Estaban excitados, buscando el menor pretexto, tenían los fusiles montados con balas en el directo.

Nosotros nos dábamos realmente ya por muertos, desde luego, yo no consideraba la más remota posibilidad de sobrevivir. Entablo la polémica con ellos. Entonces, el teniente interviene y dice: "No disparen, no disparen", presiona a los soldados, y mientras decía esto, en voz más baja repetía: "No disparen, las ideas no se matan, las ideas no se matan". Fíjate que cosas dice aquel hombre. Como tres veces dice: "Las ideas no se matan".

Pero no por eso estábamos salvados, no; no por eso teníamos garantía alguna de sobrevivir. Todavía nos salvó una vez más el teniente.

Más adelante aparece un comandante que se llamaba Pérez Chaumont, era uno de los más asesinos y de los que más gentes había matado. Se topa con el carro, lo para y le da orden al teniente de llevarnos para el cuartel. El teniente discute con él y no nos lleva para el cuartel, sino que nos lleva al Vivac de Santiago de Cuba, a disposición de la justicia civil; desobedece la orden del comandante. Claro que si llegamos al cuartel, habrían hecho picadillo de todos nosotros". (Mi prisionero Fidel. Recuerdos del teniente Pedro Sarría. Lázaro Barredo Medina que cita la conversación de Fidel con Frei Betto en su famoso libro: Fidel y la Religión.)

¿Qué hubiese pasado si en vez de ser Sarría es Chaumont el que encuentra a Fidel?

Obviamente no estuviésemos celebrando hoy estos 90 años de vida y Cuba y el mundo se hubiesen privado de los inestimables aportes que en todo sentido ha hecho este hombre para el bienestar y la paz mundial. Chaumon lo hubiese asesinado en el acto, esas eran las órdenes de Batista, ‘no dejar un revolucionario vivo’. Pero, afortunadamente las cosas no ocurrieron así. Esos giros extraños e inesperados de la vida, del destino, de la historia permitieron que Fidel siguiera vivo y pudiera, 5 años después, entrar triunfante con su Ejército Rebelde en La Habana, hermosa capital de Cuba y, lo más importante, ser absorbido por la Historia y abrazado por los pueblos del mundo en su incansable lucha por la paz, la justicia y contra el imperialismo donde quiera que éste estuviese, celebrando este 13 de agosto de 2016 sus 90 años.

En la Sierra Maestra estuvo a un tris de ser asesinado por el mercenario Eutimio Guerra, agente de Batista infiltrado en las filas rebelde (el Che relata ese episodio magistralmente en su libro: ‘Pasajes de la guerra revolucionaria’), pero salvar la vida se convirtió en un lugar común en los avatares de la lucha de la Revolución Cubana que le tocó dirigir mientras estuvo al frente de la dirección política de Cuba y de la Revolución. La cifra de intentos de asesinato por parte de la CIA y otros cuerpos criminales de inteligencia norteamericanos, israelíes o de otras potencias son increíbles, más de 600 intentos y no pudieron matarlo, aquí está, celebrando sus increíbles 90 años junto a su pueblo.

Por eso he creído oportuno, y justo, que al reflexionar sobre los 90 años de Fidel demos ese salto atrás en el tiempo, 63 años atrás, y reivindiquemos a aquel hombre providencial, el teniente Pedro Sarría, que con su actitud noble y de defensa de las ideas más puras, más profundamente martianas, en aquellos instantes donde la vida de Fidel y sus compañeros pendían de un hilo, virtualmente están en sus manos, le dijo a los 12 soldados a su mando, reconociendo en el joven Fidel ser portavoz de un ideario revolucionario y de una gran valentía: ¡Alto, no disparen, las ideas no se matan! Y aquella pequeña patrulla de soldados comprendió lo que les decía su jefe y le obedecieron, aún más, cuando Pérez Chaumont y los soldados a su mando intentaron arrebatarle por la fuerza al teniente Sarría a los rebeldes capturados, al encontrarse en el camino hacia Santiago, este no sólo se negó sino que sus soldados se pusieron en guardia, rastrillaron sus fusiles y se aprestaron a enfrentarse a sus compañeros, pero ni Fidel ni sus camaradas serían entregados y así ocurrió y así lo registra la historia.

¡Salud Comandante Fidel en tus bien vividos 90 años, los pueblos del mundo te lo agradecen y te felicitan con amor y felicidad! (13/08/16) (humbertocaracola@gmail.com) (@hgcaracola) (revistacaracola.com.ve)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2306 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad