Una verdadera oportunidad para darle un Golpe al Golpismo Interno y Externo

Un Nuevo Orden de Poder y una nueva Dirigencia Política debe Emerger de esta Coyuntura Histórica

Antes que llegarán las muy necesarias e imploradas lluvias llegaron las también esperadas pero igualmente repudiadas guarimbas (forma en la cual quieren fomentar el Golpe de Estado que ya comenzó su definitivo y anunciado curso). Al parecer los últimos resultados que arrojó la encuestadora Data Análisis, sobre que el 68,9 de la población está de acuerdo que el presidente Maduro culmine su mandato, ha sido motivo suficiente para, entre escalofríos, terminar de soltar todos los demonios y locos que la Oposición ha venido reclutando con esmerado billete y poco disimulo.

Si bien es aún titubeante, para los próximos meses, se espera que los precios del petróleo definitivamente mejoren y se estabilicen hacia niveles de equilibrio "saludable", tanto para los países exportadores como para los países consumidores. Por ser ambos "esclavos" e irremediablemente dependientes de este combustible fósil, esta promovida y artificial coyuntura ha logrado hasta el momento ser políticamente dilatada y mantenerse a través de la manipulación coercitiva de los propios EEUU y el resabio hegemónico de su política imperial. Pero más temprano que tarde las verdaderas leyes que condicionan y gobiernan el mercado no por mucho tiempo continuarán permitiendo mantener los actuales y paupérrimos precios, de lo que aún sigue, y por algún tiempo continuará, siendo el "oro negro" que gobierna y motoriza toda nuestra menuda y contaminante contemporaneidad.

Situación que terminaría por estratégicamente apertrechar al Gobierno de manera tal, que le permitiría nuevos espacios de movilidad y la contundencia suficiente para romper, al menos a través de importaciones, el cerco que actualmente lo mantiene acorralado.

Pero el gran combate, a razón de los últimos acontecimientos, desafortunadamente determinan que esta histórica Batalla tendrá que librarse en el marco de las actuales y adversas condiciones. Situación que podría parecernos no muy cómoda, pero que bien nos debería de transportar a lo padecido en el Paro Petrolero, cuando la Oposición casi terminó concretando sus sempiternas y rastreras maquinaciones golpistas.

Como en aquellos aciagos días actualmente es en el propio seno de nuestras Instituciones, Industrias y Gobierno donde se conspira y se dan las condiciones objetivas y subjetivas para que la Oposición acreciente sus planes y convocatorias terroristas. A pesar de que hubo en aquel momento una verdadera "purga" nuevamente nos vemos peligrosamente infiltrados por individuos que, gracias a nosotros, nos tratarán de infringir el mayor daño posible.
A pesar que nuestra actual realidad no necesita de un "pelo" más para estar lo peligrosamente "pelua" como verdaderamente lo está, asombrosamente pareciera ser esta, convulsiva realidad, la más conveniente para poder enfrentar una Guerra Económica que, sin mayor excusa que aceptarla con remordimiento, no la hemos logrado superar ni siquiera logrando dar un, por lo menos, deportivo, "pie con bola".

Quiera Dios y me equivoque y no estemos a las puertas de lo que tanto se teme, pero no hay más remedio que prepararnos para lo peor, y lo mejor será urgentemente depurar nuestras fuerzas. En las actuales condiciones, y sobre todo por la fase que nos han hecho adentrar y transitar, obligatoriamente debemos dejar de pretender crear un nuevo orden político con el desahuciado impulso de los falsos valores que algunos arrastran del pasado.

El Comandante estuvo en todo momento consciente de ello, y al citar a Marx describía la verdadera causa que podría llevarnos al extravío o, peor aún, hacia las definitivas causas de nuestra inexorable derrota final, "todo lo nuevo parte contaminado de lo viejo".

La Revolución Bolivariana de Venezuela no está en crisis sino que se ha hecho demasiado grande y pesada para que la continúen llevando los mismos cansados y enclenques hombres del pasado. El Espíritu de los Tiempos (Hegel) le requiere y le determina, como reto Histórico para su sobrevivencia, una reorganización total de sus estructuras políticas, económicas y ético-culturales.

Bajo las actuales, cíclicas y difíciles circunstancias que nos apremian, muchos de nuestros camaradas (o camaleones), sin vacilación alguna, optarán por salir del "closet", y sabotear de una manera más abierta e indecorosa, como precisamente ocurrió en los tiempos del Paro. Si quieren convencer y ganarse el salvoconducto de los que pregonan el Cambio, tendrán que salir a la "luz" los que hasta el momento desde la "oscuridad" han venido conspirando o cometiendo desprabados hechos de corrupción, vendiendo su conciencia y la dignidad de todo un noble Pueblo. Suerte de gangrena "cancerígena" que ha venido contaminando buena parte de un funcionariado corrupto y clientelar.

Al presidente Maduro, a partir de este momento verdaderamente crítico y crucial en nuestra vida republicana, la Divina Providencia le ha ofrendado la misma oportunidad que tuvo Chávez en los tiempos del Paro Petrolero y que le significarían, a la postre, más de una década de bonanza y de una gobernabilidad con relativa calma. Pero debe, al igual que nuestro eterno Comandante decirle y demostrarle al mundo, en lo inmediato, que: "¡AQUÍ EN VENEZUELA LO QUE ESTAMOS HACIENDO, ES UN ESFUERZO GIGANTESCO PARA CAMBIAR DE CAMINO, DE CAMBIAR DEL CAMINO DEL INFIERNO AL CAMINO A LA VIDA. YO LES VOY HA DECIR ALGO, BASTANTE HISTORIA HAY AQUÍ, Y SABEN UNA COSA, BASTANTE PUEBLO HAY AQUÍ, Y SABEN OTRA COSA, BASTANTES COJOOONES HAY AQUÍ, PARA DEFENDER ESTA TIERRA, PARA DEFENDER ESTA PATRIA, DE CUALQUIER INTRUSO QUE PRETENDA VENIR HA HUMILLAR LA DIGNIDAD DE ESTA TIERRA SAGRADA, DE LA VENEZUELA DE TODOS NOSOTROS.... CARAJO...! "


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1842 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Oposición