11-S Psicología del miedo

Soy consciente de que los puntos de vista sobre Estados Unidos y su historia divergen ampliamente y más que ninguna otra el capitalismo y su sistema global antes que se hablara de globalización está sujeta a los extremos de admiración y desprecio. No cabe duda que la historia de EEUU es una historia de éxitos para el 20% de la población mundial con su estrategia de clases domino el mundo convirtiendo al otro 80% de la población en dependiente del sistema llevándolo a la pobreza incluso a la miseria.

Después de 1918, 1945 y tras el derrumbe del comunismo 1989 occidente dejo claro que no dará terceras oportunidades que nace en Venezuela, para buscar un orden pacifico y más justo con una economía más responsable no solo estructurada para el bienestar que no se puede costear con un neoliberalismo antisocial manejada por una política y un ideal inmoral desde Washington.

Desde el 11 de septiembre del 2001 cada año el gobierno estadounidense le dice a su gente “esté alerta hay serios indicios de ataques terroristas”. En este decimo aniversario de la destrucción de las torres gemelas la publicidad es enorme recordando el acto terrorista y justificando la invasión a Afganistán  e Irak, esas guerras llevaron a EEUU a la recesión, 8 billones de dólares se han gastado hasta el momento, 6200 soldados norteamericanos han caído en Irak y Afganistán, mientras Washington se encarga que la psiquis de su pueblo y su sensación de seguridad y libertad baile al compas de los intereses políticos de la casa blanca; el  Departamento de Seguridad Interna gastara 70000 millones de dólares el triple de lo presupuestado antes del 11-S.

Con esa psicología del terror obligan que el pueblo pase por alto el pésimo manejo político con la economía y aunque los terroristas hayan sido capturados o muertos el conflicto psicológico debe continuar todos los años hasta que la casa blanca, cualquiera sea su huésped, asegure a sus ciudadanos que el país está quedando más puro para justificar la xenofobia y el racismo. Todo el aparato de seguridad es utilizado para amedrentar a la sociedad en la dirección de los asuntos con el terrorismo relacionándolos con los latinos y los árabes fomentando el patriotismo, todos deben profesar su patriotismo contra los latinos indocumentados, deben ser aislados y juzgados como criminales igual con los árabes no aliados concentrados en cárceles tipo Guantánamo, dentro y fuera de EEUU.

En torno al 11-S se proyectan acontecimientos de gran magnitud contra Venezuela que no pueden ser subestimados porque buscan afectar las relaciones comerciales con Irán arrastrando a Cuba. El Congreso de EEUU ha iniciado una contraofensiva de alcance estratégico en torno a Sudamérica y con centro de objetivos en Caracas, solicitando al Senado que el gobierno del presidente Chávez sea incluido en la lista de gobiernos que apoyan al terrorismo internacional, influenciando a la ONU para que inicie las sanciones político-económicas contra Venezuela.

El paranoico y adormilado pueblo estadounidense aceptara cualquier programa del pentágono contra Caracas, con tal de no perder su derrochados sistema de vida.

Washington llama a Venezuela aliado de Teherán con acuerdos militares para que el gobierno de Ahmadinejad, utilice territorio venezolano para instalar misiles en condiciones de alcanzar Colombia y el Canal de Panamá, para crear caos y desestabilización regional; esto no es nada nuevo ya lo intentaron con esa misma excusa acusar a Daniel Ortega en Nicaragua para armar a la contra junto con otros pretextos. Y, si eso no da resultado esta la otra posibilidad de relacionarnos con el narcotráfico, en ese orden están las supuestas pruebas enviadas por Colombia comprometiendo a Caracas, con el terrorismo y el narcotráfico.

Por todos los medios buscan relacionar a Venezuela con corrientes internacionales del terrorismo y el narcotráfico. Por la relación con Teherán, por la cantidad de asesores cubanos en Venezuela y porque el plan Colombia fue creado para eso, para desestabilizar gobiernos revolucionarios, cualquiera sea la razón para Washington, amerita evaluar correctamente los enfoques estratégicos de EEUU en Sudamérica, ya que para los estadounidenses, Teherán, la Habana y Caracas, todos son terroristas. Es la nueva estrategia con la psicología del miedo. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3032 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad