La Contrarrevolución va por dentro

Los contratistas del imperio hacen su trabajo

Pereciera que la contrarrevolución va por dentro, o son brutos o son necios, o en todo caso no son revolucionarios, sino una especie de mercenarios (Ahora llamados contratistas del Tío Sam), quienes llegaron allí solo para buscar beneficios personales o grupales, o en todo caso a cumplir una tarea preestablecida por quienes desde un principio se han opuestos al proyecto que trajo con gran esperanza aquel 4 de Febrero el líder de esta revolución y que inicio su concreción en diciembre de 1998 cuando el pueblo sabio e inteligente de Venezuela hizo presidente a uno de los suyos y quien por mandato popular sigue allí en Miraflores.

Ciertamente, uno o en todo caso yo, le doy vueltas y vueltas, a este asunto, y no le encuentro sentido, que individualidades o grupos que históricamente se han autoproclamado como revolucionarios, hoy por hoy estén haciendo el juego a la reacción a los anti nacionales, a quienes vienen buscando volver por sus fueros en la conquista del control del Estado Venezolano a través de capturar por cualquier vía la conducción del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

En principio, uno piensa que pudieran estar equivocados, o confundidos como les califica en algún oportunidades el propio líder, pero en verdad, allí lo que existe es un plan preestablecido y concebido a corto, mediano y largo plazo, no importa cuanto halla que esperar, ahí están haciendo lo suyo, el trabajo desestabilizador y lo más preocupante, es que lo hacen desde adentro, agazapados o abiertamente; sin importárteles a quien se lleve por delante.

Ello se puede observa y comprobar en funcionariado de cierto niveles medios y alto, que hacen todo lo contrario de lo que significa una conducta o política revolucionaria, al incumplir tareas y roles que corresponde en su accionar, e incluso se rodean casi siempre de otros empleados que igualmente nada tienen que ver con el proceso, supuestos tecnócratas que desprecian según dicen éllos: la política y por lo tanto el proceso que impulsa con tanta pasión el Líder de la Revolución, llegando en algunos casos a expresar perlitas como estás:-“ Pues miren señores, eso vayan y se lo dicen al que manda en Miraflores, porque aquí mandamos nosotros”.

Y si nos vayamos a niveles de ciertos supuestos dirigentes políticos que incluso han llegado y están en niveles de dirección, a quienes encontramos igualmente metidos en una guerra a cuchillo donde se práctica aquello de:-“quítate tu, para ponerme yo”; o en todo caso a uno de los suyos y casi siempre a un familiar, reproduciendo por esta vía la enfermedad del nepotismo que tanto criticamos a la derecha en tiempos de la cuarta república.

Pero lo más desgarrador, lo tenemos vivito y coleando en estos días cuando se acerca el año 12, donde vamos a estar en plena renovación de cargos por elección en niveles de Concejos municipales, gobernaciones y diputados regionales, aquello parece un avispero, cada quien anda en lo suyo, metiendo zancadillas aquí y allá para ver como saca de juego a posibles contrincantes internos. Es una verdadera irracionalidad, muchos están actuando y pensando en lo pequeño, en su feudo, sin detenerse a revisar y pensar en lo grande, en la necesidad ineludible que tenemos de garantizar la permanencia del Líder en la Presidencia de la República; en verdad es como si no se entendiera, que de nada sirve una concejalía municipal, alcalde o alcaldesa, diputado regional, gobernado ó gobernadora, si permitiéramos que se posesionen nuevamente de Miraflores la trasnacional que están en la llamada mesa de la ultra derecha (MUD), quienes viene haciendo sus trabajo a la callada, mientras que supuestos dirigentes del proceso chavista están ahí aferrados al control de la torta que significa todo el aparataje burocrático del alto, medio y bajo gobierno, como si eso fuese producto de una monarquía hereditaria.

En verdad es como si Las 5 Líneas estratégicas que anduvieron del tumbo al tambo por varios meses en asambleas y reuniones del PSUV, no hubiese hecho ni coquitos en la mayoría de aquellos, que siguen fungiendo como supuestos dirigentes, que por ahí andan, repito desaforados por mantener el control de esta especie de sopa de letras y Torre de Babel en que han pretendido convertir al PSUV; al haber dejado de lado el interés general que no es otro que luchar y defender el proceso revolucionario y por ende a su líder que está en la mira del garrote y dólar que en su crisis global es capaz de jugársela con una de la suyas, con tal de recuperar el petróleo de los Venezolanos, que desde hacía 100 años habían contabilizado como propiedad exclusiva del gobierno de los Estados Unidos de Norte América.

Esta especie de caballo de Troya, que ahora llamamos quinta columna, se mueve sigilosamente y con acierto dentro y fuera del gobierno y del partido, por eso es importante salirle al paso, porque si no estaríamos conviviendo con el enemigo y eso es muy peligroso para la consolidación de un proceso que está en la observación de muchos pueblos del mundo como modelo ejemplar a seguir. Tenemos que dejar de ser ingenuos y saber que el imperio mueve sus hilos a cada instante en búsqueda de salir a como dé lugar del líder y por lo tanto de este proceso que la historia contemporánea ha bautizado como Revolución Bolivariana.

……………………

(*) Miembro del equipo PSUV-Táchira


macariosandoval@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2146 veces.



Macario Sandoval (*)

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor