Inteligencia artificial lo máximo y la ética II

"El ADN humano es 98% idéntico al del chimpancé. Sin embargo, los humanos construimos telescopios, componemos sinfonías y tenemos ciencia y literatura, mientras los chimpancés apilan cajas y comprenden lenguaje de señas, igual que nuestros niños pequeños. Si ese 2% es lo que nos hace tan diferentes, imaginen una especie 2% arriba de nosotros en esa escala. ¿Nos considerarían siquiera inteligentes? Es como cuando vas caminando y ves un gusano. No te detienes y te preguntas qué estará pensando el gusano, ni intentas siquiera comunicarte con él. Comparado contigo, el gusano es demasiado tonto para eso. Tal vez la razón por la que no hemos tenido contacto con una civilización extraterrestre más avanzada e inteligente es porque ellos han observado la Tierra y han concluido que no hay vida inteligente aquí." Neil DeGrasse Tyson.

La biotecnología ya creó organismos biosintéticos inteligentes, que se autogeneran y reproducen, llegarán a competir con los humanos. Esto es significativo para el momento crucial para la especie que habita uno de los millones de planetas que existen y con posibilidades de estar habitados por entidades con capacidades que poco podríamos explicar, ya que no disponemos de los parámetros necesarios, pues la distancia y el tiempo que nos separan son abismales. En la Tierra todavía estamos enfrascados en pugnas y rencillas tribales, no hace mucho salimos de las cavernas, donde convivíamos, antes de que comenzáramos a establecer estratificaciones, a ser segregados por ser diferente de alguna manera, al ir rompiendo con los parámetros establecidos por quienes iban ocupando lugares a la fuerza, dominando a los demás, acumulando cada vez más poder, controlando todo a su alrededor, y miren dónde nos encontramos. Tales premisas son las que seguimos presentando en los foros, las convenciones, las cumbres, mientras el tiempo se agota entre burgueses, neoliberales, capitalistas, occidentales, machistas, imperialistas, potencias, grupos y sectores en las altas cúpulas del poder a través de los partidos, demócratas o republicanos, socialistas o comunistas, mixtos inclusive.

Es lo que vamos a seguir resolviendo, mientras millones han perecido y sigue la cuenta en ascenso por un virus que al parecer es democrático, y no tiene ideología, se aloja en ricos y pobres, negros y blancos, rojos y amarillos, de sangres azul o roja. Es que desde que se implantaron las dos grandes magisterios en Occidente, Iglesia y Estado, con sus soldados de Dios y de los hombres, para matar y exterminar por la fe y por la propiedad, hasta que llegamos a la época de la tecnociencia, del control masivo al instante, con las inversiones mayores del PIB para Inteligencia, Contrainteligencia, Recontrainteligencia, espionaje, y vigilancia de la información las 24 horas del día, todas las semanas, meses y años, jaqueándonos las cuentas, inmiscuyéndose en nuestra privacidad, extremando los controles para el dominio que vendrá tras la atenuación de la pandemia, cuando se hayan puesto de acuerdo los chinos, los gringos, los rusos, los europeos de la entente, para atajar a tiempo cualquier intento de los muchos que son pobres y fueron obligados a permanecer encerrados en sus propias cárceles en los que se han convertido sus residencias.

Cuanto se está trabajando en el país en cuanto a tecnología de punta relacionada con la Inteligencia Artificial, la tecnología hay ha suplantado a la política, es más, la ha convertido en un suplemento y la sociedad será tecnológica sin más, controlada por las máquinas inteligentes. Los beneficios que se obtienen de una sociedad de esta naturaleza determinista, que por una parte se niega a participar en las innovaciones tecnológicas, y las redes sociales, para beneficiar y potenciar las mejoras, más que usar la tecnología para ejercer más controles sociales y políticos. El proceso de globalización tiene en tales claves las órdenes para los gobiernos que se deben ir alineando para apartar a quienes rechacen o están rezagados en aplicar las políticas de los pocos que son los que controlan al mundo en el proceso que se desarrolla en un progreso inusitado, dejando al margen a quienes se nieguen a santificarlos como los nuevos dioses y sus ejércitos de autómatas, con las órdenes programadas, insertadas en sus datos. Los algoritmos son seguros, para descifrarlos hay que contar con computadoras cuánticas, y sólo hay tres instaladas y en uso en el planeta.

Que nos tienen reservado para la postpandemia, será algo parecido al posmodernismo, otro balde de agua fría, para la serie de cambios, que junto a la carga aneja en las vacunas, metales varios, los mismos que han sido vertidos hace más de una década, que han producido ingentes males para la vida de las personas, sobre todo para los de la especie humana, es lo que creemos, vaya usted a saber qué hay más en profundidad. Con lo que ha ocurrido en el siglo XX y lo que llevamos del XXI, hay material como para varias enciclopedias. Quienes trabajan para el 1% de los que dominan sobre el planeta, son conscientes del terrible daño que ocasionan, o ya perdieron lo poco de espiritualidad que les quedaba entre pecho y espalda. A que se debe que nos estén bombardeando con tantas teorías conspiranoicas, algunas para ocultar la verdad de la realidad, porque saben que gravita en este siglo el despertar de la conciencia masiva, y no saben cómo lidiar con esto que se les viene encima. Si como dicen todo forma parte de la ficción, entonces deberíamos quemar todos los libros que se han escrito, y negar que se haya viajado fuera de la Tierra, y que esta es plana, y vuelve a estar sostenida por elefantes que suspendidos en el aire, flotan como globos. O que los UFOS u OVNI que han avistado, detectado y perseguido las fuerzas aéreas de los países en el planeta son inventos, distractores contra los enemigos, sean estos chinos, norteamericanos, rusos, franceses, ingleses, iraníes o sirios, y un largo etcétera.

Ante nuestros ojos se abre el infinito, las expectativas son nuevas para quien recién se asoma a un mundo levantado sobre mentiras, desde la historia hasta la física, puesto que es más lo que nos dicen los mitos, sobre la mística, y ésta sobre cuántica, de cuanto se ha podido deducir de los estudios y los cálculos sobre el tiempo y el espacio que surgieron de la nada, habiendo de antemano algo o alguien, como una especie de alienígena o extraterrestre que se creó y crea a la vez todo lo que hay, mientras lo que no hay espera su turno por llegar a ser algo. Entonces qué papel juega el observador en lo observado que a su vez lo observa. A nuestro alcance esto y más, temas que se discuten en los cónclaves de alto vuelo, donde las mentes sin prejuicios marcan la pauta que los políticos ignoran, es demasiado camisón para Petra. Sin lugar a dudas, los esbozos que apenas rozan otras epistemes no tanto compartidas por el vulgo, pendiente de las cosas más triviales, sin percatarse de que están en la antesala de comenzar a ser dirigidos por la Inteligencia Artificial, en cualquier lugar en que te encuentres te estarán observando, sabrán lo que haces en la intimidad y mientras estés donde estés. Ya tu vida no te pertenecerá, puesto que si te revelas, harán contigo un paria dependiente de la tecnología que será tu maestro, tu guía, tu mentor o tu verdugo, sin una fibra de compasión, es una máquina programada, que no sabemos hasta dónde pudiera llegar.

El Estado ya no será la cúspide a la que aspiran los poderosos, el gobierno es un apósito, tiene recursos suficientes y todo cuanto se estima necesario para la existencia en el planeta, para poder subsistir. Dueños de los recursos, de la producción, de la distribución, de las estructuras y las infraestructuras. Son las élites globales que tienen como empleados a los políticos de pacotilla, unas imágenes que manejan a control remoto a través de los medios masivos de comunicación, que los ponen o quitan de las redes a discreción, son los instauradores del sistema capitalista salvaje y depredador, y a costa de los muchos que sostienen el andamiaje de las estructuras, los prescindibles, a quienes tienen como la escoria de este desdichado mundo de las diferencias de clases, de las maquilas, de los millones de desplazados y migrantes que buscan una oportunidad, antes de que el tiempo se les agote. Instalaciones 5G y en progreso la 6G, terminarán de producir lo que falta para diezmar a mayor velocidad, a la humanidad que no tiene ningún tipo de protección contra las gamas de radiaciones letales para los seres vivos. Esta realidad acaso no ah sido contemplada, la ética no sirve en estos casos para llamar a la reflexión y poner los diques morales para preservar la vida. qué realidad es esta, la de los robots, de los ciborg inteligentes y autónomos que se encargarán de poner en cintura a quienes sigamos alertando desde donde nos es posible. Será que se creen los únicos dioses para dar vida y quitarla cuando les conviene a sus propios intereses, y dentro de poco la colmena saturada eclosionará, salpicándonos a todos de miel o de hiel, según donde nos encontremos frente a la IA.

Desde hace mucho los hombres han intentado construir máquinas, y ya se logró con todo lo que implica, que es mucho más de lo que llevamos dicho. Las condiciones de existencia han cambiado su ritmo, las velocidades son vertiginosas, dan vértigo, pues la existencia va siendo suplida por acumuladores, y la energía cada vez está siendo más manipulado y encapsulada, siendo capaz de transformar al mundo como nunca antes lo habíamos siquiera soñado. La metáfora sería la de la expulsión del Paraíso celestial, a la casa prisión terráquea, donde venimos a expurgar los pecados por deslealtad y traición al mandamás subido en el coroto de entonces; conminados a buscarnos el pan con el sudor de la frente y los sacrificios, y de vez en cuando, cuando creemos habernos redimido, el vino y el circo, hasta que amanecemos de nuevo para continuar con la rutina, día tras día, desde el inicio de los tiempos. Debe ser por eso también que cualquiera que logre llegar de visita y se percate de cómo somos, pica y huye, alejándose raudo y veloz, poniendo distancia sideral. No será que son ellos que nos enviaron en su lugar a los alienígenas, robots a la enésima potencia tecnológica y con Inteligencia Artificial, para tratar de entender qué somos en realidad. Las posibilidades serían virtualmente posibles, con tanta información recabada, se les haría mucho más fácil colonizarnos.

Cuánto hemos avanzado nosotros desde hace medio siglo, no mucho, seguimos matándonos desde que sus propias acciones reales. Hacer peces de madera que a los cuales los espinochos atacaban con mayor saña que a los peces naturales; a tales señuelos se les pintaban los vientres con un rojo más intenso que los que se podían encontrar en el mar; o ponerles huevos de yeso en los nidos, imitados de tal manera a los reales, que los pájaros los preferían, incluso abandonaban sus propios huevos por los otros que eran más grandes y saturados de colores. Estos estímulos llamativos en los animales con cuerpos adaptados al mundo natural, pero no para objetos producidos por la tecnología humana. Tinbergen los llamó Estímulos Supernormales, que van más allá de lo normal, siendo el más representativo el del macho de la mariposa Argynnis paphia, estimulada ante un cilindro con rallas marrones que rotaban; prefiriéndolo a las propias hembras de su especie. Colocado el artefacto al lado de las mariposas, elegían el cilindro, intentando reproducirse, lo que por supuesto fue un estruendoso fracaso. Es como lo que ocurrió con el Pop, donde todo es manipulado para extremar sus efectos y que estimules los sentidos a niveles supernormales. Fue el paso de lo analógico a lo digital como una expresión del homo faber en acción en ese mundo intermedio, donde se ingresa a un universo cibernético computacional, que acelera la vida a través de los estímulos supernormales a los que todos estamos expuestos. Es el mundo en el que navegamos y que cambia la radicalmente la realidad real, por la virtual, como corolario, desaparece paulatinamente lo que alguna vez fue, y será parte del museo de la memoria terrícola.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 544 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: