La Guaratara

La Sorpresa de Octubre

"La sorpresa de octubre" es una expresión característica de las elecciones norteamericanas. Tan simbólica y sarcástica que hizo referencia anticipada al genocidio contra Vietnam. Qué sorpresa daría Trump en tiempos tan complejos para la humanidad y el imperialismo norteamericano. Estados Unidos esperaría el anuncio de una vacuna norteamericana contra el Covid19, lo que tiene a Trump apresurando las pruebas vacunales de tercera fase, cuyos efectos indeseables se notarían después de diciembre, por eso el magnate mantiene "todas las cartas sobre la mesa", como suelen repetir frenéticamente sus asesores; desde provocaciones descabelladas contra Palestina y el mundo Islámico, pasando por la extorsión financiera a Europa, hasta un conflicto fratricida en el hemisferio, donde una vez más Venezuela jugaría el papel de "Equilibrio del Universo".

Anunciar la vacuna norteamericana sería la gran sorpresa de octubre porque daría la impresión de que Estados Unidos sigue a la vanguardia científica, pero sobre todo porque la Casa Blanca necesita ofrecer una recompensa cercana en su mega experimento de programación cerebral masiva. Los estudios neurocientíficos más avanzados descubrieron que 95% de los votantes conservadores –entiéndase republicanos- prefieren respuestas violentas ante escenarios convulsos. Esto lo aprovecha Trump en la confrontación racial desatada. Como afirma la neurocientífica Valery, en el caso de las drogas bien podría lucharse contra el consumo y disminuir así la demanda y producción, pero el binomio USA – Colombia prefiere seguir manipulando la sociedad norteamericana con el negocio político y financiero más lucrativo entre ambos: la cocaína y la dopamina; el narcotráfico y el odio racial. Sin embargo una vacuna norteamericana sería un premio inmediato que haría olvidar todo el caos civilizatorio por venir. Si esa vacuna no se aplica en octubre, Trump contemplaría la agresión al mundo musulmán y Palestina.

Pero una aventura contra Palestina y el mundo islámico correría la misma suerte que Siria, de donde las fuerzas rusas han salido bañadas de gloria y con el olivo, no sólo del poderío militar, que junto a Irán es invencible, sino que Rusia se erige como potencia pacificadora, mientras Estados Unidos apenas es la provocadora de conflictos. Esta segunda opción en Eurasia no haría sino trasladar a la región todo el protagonismo civilizatorio de Rusia; las primeras vacunas contra el Covid y la capacidad militar de Paz. Desafortunadamente los odios raciales, religiosos y culturales son las cartas sobre la mesa que tanto baraja Trump para burlar la ONU y el libre comercio, sancionando a Irán, Venezuela, Cuba, incluso a China, en lugar de competir limpiamente en la disputa por los grandes mercados y la innovación tecnológica. Esta segunda opción nunca estará descartada en la mente de las élites norteamericanas porque es la base de su política y negocios: un futuro violento.

Europa no piensa igual. Si la pandemia fuera, en realidad, un ensayo incierto de una súper potencia, la respuesta de Europa siempre será distinta; mientras liberales y conservadores en Estados Unidos prefieren invocar el Ángel de la Guerra, el viejo continente ya lo ha sufrido y su sociedad está sensibilizada y consciente, al punto de advertir la guerra cerebral que adelanta Estados Unidos con el manejo de la información personal de los usuarios en red. Así las cosas, la extorsión financiera que Trump le propone a Europa tendría un costo en la privacidad que los ciudadanos europeos no están dispuestos a pagar, ello obliga a Trump considerar el conflicto en América Latina, que ahora Nicolás Maduro le pone difícil con su legislación Anti-Bloqueo, la cual permitiría a naciones soberanas desarrollar sus economías, inmunes a la extorsión y el saqueo norteamericano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1099 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor


Notas relacionadas