Maduro se cogió la pandemia pa´ él. ¡Cómo se la goza!

Era muy frecuente, ante cada circunstancia, tener que salir a enfrentar algo, sin tener a disposición lo más elemental, que a uno le dijesen para darnos ánimo y levantar la moral:

-"Vete tranquilo, no te preocupes, a nadie le falta Dios". Y luego, como para darnos más seguridad, "en el camino se emparejan las cargas".

Como quien aquello nos decía lo hacía más para animarnos que por otra cosa, uno terminaba por agradecerlo y emprendíamos el camino, no teniendo otra cosa que hacer. En todo caso, lo que habríamos de hacer sólo era competencia estrictamente nuestra y únicamente nosotros sufriríamos los efectos, si "Dios por uno no metía la mano". Más nadie tendría que ver en eso.

Y emprendíamos el camino con la cabeza fresca y vacía esperando aquello, que "en el camino se emparejara la carga" y en cada trance Dios nos metiese la mano; como que hubiese bastantes matas de mango y gente buena dispuesta a atender nuestros siempre muy discretos "ruegos". Generalmente todo salía mal, muy deficiente, pero como uno tampoco podía ponerse "pepito", en espera que fuese lo contrario, no teniendo nada que aportar, se conformaba con lo sucedido, en todo caso, sólo uno era afectado. Y por eso nadie saldría a protestar, montar guarimbas, vería perdido el empleo o caído su salario. Pero como nadie tampoco tenía autoridad moral para reclamarnos por las desidiosas, insustanciales respuestas nuestras, todo quedaba en el olvido y en "esa vaina no importa". Y hasta en "otro día será".

Cuando Maduro asumió la presidencia, muerto Chávez, le imagino preguntándose qué hacer. Quizás alguien le dijo que esa interrogante, a comienzos del siglo XX se la hizo Lenin, aunque tampoco tuvo necesidad de pensar en eso, más si no hubo quien de eso le hablase, sino que actuó por simple reflejo o eso que llaman el sentido común.

"¿Qué hago con esta responsabilidad que se me vino encima de repente?"

Es probable, porque así era uno, se dijese, no tengo otra que hacer sino "pa´ lante es pa´allá y pa´ lante con los faroles. Aquí no hay otra cosa que hacer sino profundizar la revolución". Y mientras así pensaba seguía más o menos con la misma reflexión y respuesta, "esta vaina es como mucho camisón pa´ Petra, pero ya que estamos montados sobre el borrico, no hay más nada que hacer, sino darle quiña a la cuestión" y "en el camino se emparejan las cargas".

Haber sido Canciller fue una buena experiencia, pero allí la cosa no fue tan complicada. El presidente venía desarrollando una política muy marcada, nada sinuosa y complicada. Había trazado como una raya que decía, "acá, de este lado, están los amigos y del lado allá los enemigos. A los de acá se les sonríe, abraza y dice si a todo lo que ellos digan y soliciten, a los de allá, no se les sonríe sino que la cara se les medio amarra para que sepan a qué atenerse".

Cuando hubo necesidad de ir a escenarios como la OEA, la tarea tampoco fue nada complicada, sólo había que reunirse con los de acá y a los de allá sacarles el cuerpo. Al momento de hablar en las plenarias bastaba con recordar los discursos del presidente y repetirlos de memoria, sobre todo aquellos domingueros de "Aló presidente".

En la vicepresidencia la cosa fue todavía más mantequilla, pues la figura presidencial era tan envolvente y ágil para estar en todo y en todas partes, responder por todo y hasta no habiéndose acostumbrado a delegar, que entonces ese cargo era un solo estar al lado del presidente y mover la cabeza de arriba abajo ante todo lo que dijese y saber sonreír en los momentos oportunos.

Cuando murió el presidente, no tuvo mucho esfuerzo que hacer. Aquél lo había dejado como heredero. Para eso pidió a todos aquellos que venían votando por él, lo hiciesen por quien dejaba en sustitución suya. Para sus subalternos inmediatos, aquello fue una orden. Ganó las elecciones pero no muy fácil que digamos, porque buena parte de los votantes no atendieron aquella solicitud. Y eso no fue un comportamiento extraño, no es fácil dejar esa herencia completa. Los votantes en veces, buena parte de ellos, son como muy selectivos.

A todas estas, con la enfermedad del presidente, muchas cosas fueron dejadas en manos de sus ministros, justamente porque el vicepresidente no estaba en condiciones de hacerlas, no sentía el liderazgo para ponerse a conducir, carecía de muchas cosas, nada sabía de aquellos asuntos complicados y necesitaba además que, en un momento dado, lo apoyasen; entonces los subalternos comenzaron a hacer, deshacer y hasta dejar de hacer; más no habiendo quien les impusiera lo contrario y tampoco sería conveniente. Y a él, al inicio, tampoco le convenía meterse mucho en vainas y no atizar la candela.

Ahora de presidente electo, empezó hacer lo que siempre supo y fue norma en los espacios donde se formó. Había que jugar cuadro cerrado con los leales, íntimos de la vieja cofradía y con quien debía compartir el poder. Esto lo supo dese el principio aunque nadie se lo dijese. La herencia no era sólo suya, estaba obligado a compartirla por distintos motivos. Eso sí, "tenemos que deshacernos de quienes no son herederos, no aceptan nuestro liderazgo heredado, discuten todo y también de quienes se han creído, por haber estado largo tiempo en posiciones importantes como PDVSA, donde formaron sus comanditas y tienen sus negocios aparte, que esa vaina es de ellos."

"No importa si los leales saben o no de una vaina o están dispuestos y competentes para administrar y dirigir, pero ellos estarán al frente porque lo importante es que el poder no se diluya".

Si algo aprendió en su vieja militancia fue a manejar eso que llaman la lucha interna. "El mejor método, pues eso viene de allá del fondo, de los tiempos de los viejos maestros, para enfrentar eso que llaman lucha interna, que no es más que llevarle la contraria a quienes debemos decidir porque para eso somos los jefes, en este caso los originales herederos, es buscarle la caída y echarlos del partido. Entonces no importa lo que cada quien haya hecho; es insustancial si lo hizo bien o mal; lo fundamental es se someta al liderazgo, a la disciplina y lealtad y no pretenda que hay que compartirlo con él o ellos. Entonces les echamos o les hacemos la vida imposible para que se vayan. Quien se manifieste leal se le santigua y todo pecado queda borrado de la lista. Y ser leal significa entre otras cosas no andar buscándole cuatro patas al gato".

Así se consolidó el liderazgo interno, porque en el externo se encargó de ayudarle la oposición toda, empezando por Ramos Allup, luego Guaidó y hasta Trump mismo, con esas metederas de pata a diestra y siniestra y en cada circunstancia.

Por lo que hubo que pagar para asegurarse poder y liderazgo a su modo, dejando a un lado lo que en verdad tanto necesitaba de atención, la que de hecho él tampoco sabría darle, no había tenido tiempo de prepararse para eso y las sanciones de Trump, Venezuela terminó en una "ratonera", espacio donde el moho y la herrumbre hicieron su madriguera. Y se nos vino lo que todo el mundo conoce y el venezolano sufre. Y para más vainas, de repente, también se nos vino encima la pandemia.

"En el camino se emparejan las cargas". Y la pandemia, lo dice uno, no porque él lo haya dicho, sino viéndole tan entusiasmado y aferrado a ella, tanto que hasta pudiera estar deseando contaminarse con el Covid-19 para sentirle más íntimamente y agradecerle haya venido como a emparejarle la carga y decirle al oído, "gracias me caíste como pedrada en ojo tuerto".

"Le cayó como pedrada en ojo tuerto"; ya tiene bastante de que ocuparse, hablar todo el día y todos los días con espíritu de vencedor, tanto que ahora si siente verdadero aquello que suele de decir de "estamos venciendo" y por todo eso "se cogió la pandemia para él".

Vivimos, según el discurso de Maduro y sus más altos colaboradores, en el mejor de los mundos. Aquí lo único que hace falta son ganas, porque de todo tenemos. No hay absolutamente nada de qué preocuparse, pues todo está resuelto y hasta para cada cosa tenemos una repuesta "por sí las moscas".

Tan bien estamos que aquí lo único de lo que pudiera uno preocuparse es por el Covid-19 y porque en muchos países del mundo la pandemia anda a millón. Es eso tan así que, Maduro y los suyos, todos los días y todo el día, no tienen más nada que hablar que no sea de la pandemia y sobre todo, como aquí poco ha jodido, pues es justo decir que la abordaron bien, más si los países vecinos por ella están sufriendo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1946 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas