Yo tambien tengo mi Canaima

  Toda nuestra América ha sentido el impacto positivo  del método cubano de alfabetización “Yo sí puedo”, mediante el cual millones de compatriotas han aprendido a leer y escribir. Ciudades, pueblos y apartados caseríos de centro y sur América han sentido la  presencia del voluntariado que ha entregado esfuerzo, horas y su corazón a la noble tarea de abrir las puertas del saber y el conocimiento  a quienes durante décadas fueron marginados de tal herramienta de vida.

    ¡Qué bueno lo que vino después! El motor de todo esto tiene nombre y apellido. La voluntad transformadora de los pueblos. La búsqueda sueños milenarios por los excluidos de siempre. Los sometidos. Los que sólo eran llamados a votar y que hoy, en muchos países de nuestra América,  son  herramienta y motor para hacer de la manoseada democracia representativa un vehículo de protagonismo y participación popular.

    Después del “Yo sí puedo” vinieron cosas interesantes que han sido menospreciadas e invisibilizadas por los grandes medios y las oligarquías. En salud y educación ha funcionado toda una unidad latinoamericana, cuyo ejemplo ha sido la hermana Revolución Cubana. La Misión Milagro le ha devuelto la vista a millones que jamás tuvieron  acceso a las clínicas privadas ni hubo gobiernos que los tomaran en cuenta. 

     La cosa se ha puesto interesante porque la iniciativa revolucionaria  se cocina con el poder popular como eje protagónico. Realidad y Misiones. Rivas, Sucre, Barrio Adentro, Cultura, deporte, Mercal, Pedeval,  AgroVenezuela, Madres de Barrrio, etc.

     La realidad nos dice que la educación en sus diversos niveles abrió sus puertas y ventanas  para todos.  Ya la educación superior, por ejemplo, dejó de ser para las élites. Y los niños de los primeros niveles y grados se convierten en lo más preciado.

      Esta felicidad, que es nuestra, nos hace recordar las dificultades y limitaciones de hace años atrás. ¡Qué alegría los libros y cuadernos! ¡Qué alegría una computadora! ¡Qué felicidad volver a clases de esta manera!

    La democracia deja de ser  entelequia. Deja de ser mentira, engaño y frustración  para millones, y  se convierte  en práctica y vivencia,  para pisarle los talones a una nueva relación socioproductiva que indudablemente será el socialismo. Lo importante es que cada día la justicia está más cerca y al lado de un pueblo que la ha luchado. Todo cuanto ocurre en beneficio de nuestro pueblo nos hace sentir orgullosos de la Revolución Bolivariana y del liderazgo de Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2646 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: