Barinas y los desafíos de la izquierda crítica frente a la derecha tradicional y la derecha madurista

Después de que en Barinas había gobernado el oficialismo desde el año 1998, en un intento burdo de seguir ostentando el poder, a pesar de que el pueblo barinés mayoritariamente no les apoya, el resultado es arrollador contra el PSUV.

A pesar que el aparato burocrático, con Diosdado Cabello a la cabeza, desarrolló una narrativa de ser "los herederos de Chávez", aunada a un grosero gasto económico y con un hipócrita talante "auto-crítico", el pueblo barinés les propinó una derrota de grandes proporciones.

No les alcanzó con inhabilitar candidatos, con inhabilitar tarjetas, como el caso de la tarjeta PCV-APR. Hoy la población venezolana ve en Barinas una luz de esperanza. En este pueblo llanero se ha vislumbrado que derrotar al madurismo es posible; luego podemos discutir las formas o estrategias.


La relación amor-odio entre el PSUV- Gobierno y la Derecha tradicional

Hemos sido testigos de la relación "simbiótica" con una oposición de derecha que ha sido a fin de cuentas sostenedora del régimen. La política liquidadora que los llevó de ganar la mayoría en la AN en el 2015, echar por la borda la oportunidad de activar el Referéndum Revocatorio y la política de promoción de sanciones norteamiericanas y de pedir intervención militar extranjera, amén del robo de recursos, imposición de un presidente interino de manera más antidemocrática que incluso el propio gobierno de Maduro y el PSUV, la política abstencionista que le abrió todas las oportunidades al partido oficialista para imponerse como una minoría que gobierna, expresan cómo la derecha patronal privada, fragmentada como está, sí tiene un elemento común de balance: es que, precisamente, son ellos quienes más han contribuido a sostener a Maduro en el Poder.

Por otro lado, el gobierno de Nicolás Maduro-Militares-PSUV, aunque la haya fragmentado, ha sido el que ha fortalecido a esa otra derecha con su práctica política y con la frustración o repudio que ha generado en la gran mayoría del pueblo. No solo por el tejido de alianzas que ha cultivado con un sector de la derecha que se conformó con unos cuantos espacios en el parlamento. También porque al ser tan represivo y autoritario con la izquierda revolucionaria a la que no le permite legalizar partidos, como es el caso de Marea Socialista, inhabilitaciones políticas, encarcelamientos de dirigentes obreros, confiscación de todo tipo de participación y ejercicio de la democracia participativa-protagónica e imposición de sus "liderazgos" con métodos profundamente antidemocráticos y violentos, ha llevado a que todo el descontento, la rabia contenida y el mal humor social sea cabalgado y capitalizado por los partidos patronales, de la burguesía e injerencista.
Lo que se pone de manifiesto es que, en el fondo, el PSUV tiene sus mejores aliados, en una derecha que lo ha sostenido en la misma medida que el PSUV la ha fortalecido. Y, por otro lado con los partidos que se mantienen como cómplices silentes en el llamado Gran Polo Patriótico.

Barinas y el otro ejemplo

La derrota electoral del madurismo en Barinas es vista con profunda simpatía por la gran mayoría de la población, reflejo del legítimo rechazo que inspira el gobierno antiobrero y antipopular de Nicolás Maduro y de los militares, pero es imperioso hacer algunas precisiones que no deben pasarse por alto, que ayudan a graficar más lo que decimos arriba.

Con el mismo CNE y con la misma tónica autoritaria y antidemocrática del régimen, que inhabilitó al candidato del PCV-APR, que suspendió el resultado de hace dos meses en donde ganaba Freddy Superlano, ha ganado Sergio Garrido. Es decir, en última instancia la cúpula psuvista escoge qué actor de la otra cúpula "le derrota". Amén de que ya el derrotado Jorge Arreaza se anda promocionando como "Protector de Barinas", la manera que tienen el gobierno y el PSUV de burlar los resultados electorales y mantener su "democracia simulada".

Ganando un opositor el resultado es igualmente viciado. Es esa "democracia" que les hace un servicio muy funcional a ambas derechas, en la que juegan con su ventajismo y sus patrañas. Lo que invita a que, en lugar de envalentonarse equivocadamente en la cuestión electoral, haya que pensar en formas de participación más profundas y posibilidades de cambio real, de resolución de los verdaderos problemas población adentro.

Desafíos para la Izquierda crítica y revolucionaria

Las fuerzas de izquierda, por supuesto que deben ponerse a la altura del desafío de organizarse alrededor de una política de confrontación a este gobierno, pero también para evitar que la derecha sostenedora en gran medida de este régimen, sea quien cabalgue el rechazo profundo que se ha expresado en el boca a boca en cada esquina, en cada barrio, en cada lugar de trabajo y en cada urna electoral en las elecciones del domingo 9 de enero en el estado llanero, hasta hace poco hegemonizado por el chavismo.

Desde Marea Socialista nos pronunciamos porque en Barinas rompamos con esta polarización impuesta, entre la derecha tradicional y el derrotado PSUV. Creemos que es una falsa polarización, pues en el fondo ostentan el mismo programa económico, que tiene sustento en el extractivismo a través del Arco Minero del Orinoco (AMO), la Ley Antibloqueo que pone a Venezuela como un país en venta y la implementación de las zonas económicas especiales (ZEE) que amenazan convertirnos de manera formal en un país maquila. Lo que se disputan es la dirección del Poder y la administración de todo el negocio que para ellos representa la implementación de toda una política de entreguismo y de despojo, además de la explotación al pueblo.

Es por ello que en Barinas debemos avanzar en una política profundamente democrática. Que los sectores populares, campesinos y de trabajadores se pongan a la altura de ejercer de manera autónoma e independiente del PSUV y de los partidos de derecha, un ejercicio de genuina democracia participativa y protagónica desde sus bases, fortalecer el musculo participativo y protagónico con organización, denuncia, iniciativa y movilización unitaria, exigiendo control popular real sobre los asuntos de la producción y las políticas del Estado, y así abrirse espacios que le resten dominio a los co-responsables de esta crisis política, económica y social que en verdad no se han ganado el lugar que ocupan con la manipulación del voto popular.

Insistimos en el llamado a construir una alternativa política obrera, campesina y popular, que se dé a la tarea de levantar democráticamente un programa de lucha con ejes en demandas centrales como salarios, prestaciones, libertades sindicales, por los derechos de la mujer, contra la represión, por la libertad de los trabajadores presos, por la aplicación de políticas que verdaderamente favorezcan al pueblo y no a burócratas, corruptos y burgueses, entre otros puntos. Que el impulso moralizador obtenido con este golpe propinado por el pueblo barinés al despotismo-nepotismo, no lo cabalguen quienes también han sido cómplices de una política que que sacrifica al pueblo en favor de las élites, sea cual sea el color de su tarjeta.

Coordinación Nacional de Marea Socialista

Twitter: @MareaSoc89
Facebook: Marea Socialista

www.mareasocialista.org

Whatssapp: +584129636155



Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.



Marea Socialista

¡Ni Burocracia Ni Capital, Socialismo y más Revolución!

 @MareaSoc89

Visite el perfil de Marea Socialista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: