Carlos Abel Campos

Eso de ser hijo de un dirigente político, nacer en un hogar en donde el día a día es el que hacer social involucrado con servir  a los demás y defenderse de las zancadillas, es sin duda alguna un compromiso en la existencia de las personas, una escuela, que aún sin querer ser activo en la vida partidista te hace que el ser humano participe en las luchas sociales y se preocupe por los demás.

Carlos Abel en sus tiempos de estudiante en la Universidad de Oriente, intentando pretender el logro de mejoras estudiantiles hicieron que fuese aspirante a la federación de centros universitario, Le ganó a muchas que hoy han estado en la palestra política. Pero aquella experiencia hizo que el propio Eduardo Fernández se encargará de sacarlo de la juventud socialcristiana, 

No le convenía un dirigente de ese nivel quería a su lado jóvenes que solamente pensaran en la futura candidatura presidencial de “El Tigre”, que pactaran y apoyaran a quien él dijera, obviando la realidad del escenario en donde se realizaran los comicios.

Hoy Fernández paga las consecuencias de ese errado andar político, y Carlos Abel por su parte se ha engrandecido en su comunidad, no por político, sino por tratar de marchar al lado de los vecinos viviendo y resolviendo sus mismos problemas, allá en Lechería en donde ha vivido por más de 40 años.

Cuando una observa nuevas generaciones que no están a la altura  del compromiso de ser dirigentes en la Venezuela de hoy, se preocupa por el futuro de los que vienen. Caramba, pero Dios es grande, vemos aparecer en el ring de la política a jóvenes de la calidad y formación de Carlos Abel, nos decimos para nuestros adentros, si hay futuro, no todo está perdido.

En una asamblea del condominio en donde reside, una ricachona heredera de un periódico, quiso marcar la pauta con ideas locas, tal como si los demás fuesen empleados de su mamá. Carlos Abel pidió la palabra y la puso en su sintió, advirtiendo que la cuestión no era de dar órdenes por tener más dinero, el hecho era saber hacer las cosas resolviendo la problemática interna con la participación solidaria de todos los residentes.

Ese día decidió aspirar la presidencia de la junta de condominio para salirse al paso a estos personajes pantalleros que dañan la imagen dirigencial, y ganó, arrasó. Cumpliendo posteriormente una excelente labor gerencial, con una estricta humildad, característica fundamental que le brindó tantos éxitos a su padre.

De allí al reflejarse su trabajo en  otros conjuntos residenciales, lo llamaron para que los asesorara, el éxito fue igual, encargándose después de un gran grupo de condominios. No les ha fallado, quería y quiere hacer más, entendió que eso solamente lo lograría desde la alcaldía, razón por la cual lanzó su nombre como alcalde de Lechería.

Gana todas las encuestas, lo reciben con los brazos abiertos en todos los sectores, vende una imagen de hombre de familia, su gran equipo lo compone Fabiola su esposa y su apreciada  y respetada hija, lo acompañan en reuniones, marchas, como complemente para amarrar detalles, cuando interviene Carlos Abel y alguien tiene una inquietud, Fabiola inteligentemente se levanta de la silla y amablemente en tres palabras le aclara  a la participante, tal como lo hizo en el sector Santa Rosa con Valentina.

También lo acompañan muchos vecinos del municipio Urbaneja, al igual que exdirigentes juveniles a  quien su padre ayudó mucho. Todavía agradecidos por ese apoyo que recibieron de parte del diputado Carlos Campos. Entre ellos los abogados Jesús Aguilera y el profesor José Magallanes. Con Carlos Abel nace un político  sin rayas, con un gran corazón para ocuparse de los vecinos de Lechería.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 431 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor