En La Asunción el silencio es una canción

Pipo, antes de que me preguntes, pues he notado que últimamente has estado como Pepito Preguntón, hoy estuve en La Asunción, capital del estado Nueva Esparta, con la finalidad de ayudar a un amigo que se le accidentó el carro.

El perro. que se acercó al portón del garaje cuando vio llegar al periodista Juancho Marcano, en realidad no tenía ninguna intención de preguntar por dónde andaba el reportero, sino más bien quería darle la bienvenida e informarle que en el conuco no había novedad, salvo la tristeza que reflejaban las plantas por las flechas venenosas que le lanza el arco de la sequía.

Sin embargo, ya que Juancho había tocado el tema de la capital neoespartana, aprovechó la oportunidad y preguntó:

- ¿Y cómo es esa ciudad Juancho?

- Mira Pipo, la tierra del maestro Prieto Figueroa, es una ciudad pequeña, pero grande en heroísmo, ahí un 4 de mayo de 1810 se lanzó uno de los primeros gritos de la independencia de Venezuela. Se puede decir que Margarita, y precisamente en La Asunción, siguió el ejemplo que Caracas dio, aquel 19 de abril de 1810.

- Me dijiste que La Asunción es la capital del estado. ¿Cómo es? ¿Alegre?

- No. Pipo, es una tierra donde se puede decir metafóricamente que el silencio es una canción que recorre calles y vericuetos, la cual todo el mundo la escucha, pero nadie sabe definir en qué consiste la letra de ese silencio. Y te puedo decir más: ese silencio la ha caracterizado desde hace mucho tiempo y por eso se le dice la ciudad del silencio y más ahora donde la pandemia, ha metido preso a todo el mundo para que se cuiden. Por eso te podrá imaginar sus calles, que un día "fueron de piedras, que se vistieron de rojo, por la liberación. de un pueblo valeroso", como dijera el poeta y cantante Jesús Ávila.

El perro Pipo, escuchó a Juancho y observó como un destello de sol empalidecía el tono verde de las ixoras, donde unas mariposas amarillas revoloteaban. Mientras el periodista Juancho Marcano, observando el silencio del perro, manifestó finalmente: "Pipo, esa tierra silenciosa fue llamada por el cronista de la Tacarigua de Margarita, José Joaquín Salazar Franco (Cheguaco), como la ciudad procera, es así, pues en ese sitio, se levantó una llama de Libertad en tiempos pasados".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 379 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: