La hojita de parra o el bikini de tul prestado a la oposición

Obama no necesita excusas

El premio Nóbel de la Paz, está aplicando una siniestra diplomacia que podría definirse con el título de este artículo. Lo que le calificaría como cínico; no le podríamos llamar traidor o inconsecuente, porque para eso habríamos de suponer premisas que parecen no haber existido nunca.

Ha optado por repartir hojitas mortecinas de parra o trocitos de tul que cubran las desnudeces de quienes entre las naciones hispanoamericanas, parecen dispuestos a perder la dignidad, dando visto bueno a intromisiones, con tal de no perder privilegios.

Hoy, escoger entre Obama y Bush, se hace complicado. De éste uno sabía bien por donde le saldrían los tiros.

Muchos creyeron, sólo por ilusos y fundamentados en la oscura piel de Obama, lo que revela que olvidaron aquello de lobo bajo piel de cordero, o no hay peor cuña que la del mismo palo, que éste podía hacer entrar en razón y hacer menos agresivo al Estado Israelí y cambiar el panorama en Asia y se cayeron de un coco. Ahora es cuando Pentágono, halcones y gobierno israelí se muestran más apoyados y pendencieros.

La política intervencionista en América Latina que impusieron sus antecesores, denunciada por varios oradores en Puerto España, la calificó como historia vieja de la cual no deberíamos volver hablar, pero vino lo de Honduras. Dieron el golpe, lo apoyaron, prestaron sus espacios, recursos bélicos y montaron un libreto elaborado en el Departamento de Estado, en cuyo desenlace dejaron en ridículo a Oscar Arias, Insulza y otros cuantos. Al final, cuadrada la faena de la muerte, declararon su respaldo a la farsa electoral y por mampuesto a Micheletti.

Creado un nuevo problema diplomático entre Venezuela y Colombia, por lo de las bases, pero esta vez de gran intensidad y enorme alcance, sumado a los que ya existían, estimuladas las reticencias, contando con la idoneidad en estos menesteres del embajador William Brownfield, acusado en el país vecino de metiche por la propia Corte Suprema de Justicia, un alto funcionario del Departamento de Estado, mandado con carácter expreso, manifiesta que su país ofrece su intermediación para disipar la crisis entre los países hermanos o entre Uribe y Chávez.

Es decir, el gran promotor; quien ha puesto a pelear a los hermanos, ajeno a los intereses comunes de estos, ofrece sus “buenos oficios” para indicarles el camino a la paz. El cizañero que provocó que los hermanos sacasen los cuchillos, se viste de monje u oveja para apaciguar los ánimos.

Es fácil, pero poco creíble, decir que los gringos son torpes al hacer un ofrecimiento tan ridículo y que muy pocos creen.

¿Pero por qué lo hacen? ¿Para satisfacer a los impúdicos que dan todo por salir de gente como Chávez? ¿Por qué no cuidar apariencia y sutileza?

¿Será también por reírse y enrostrarnos lo que hasta ahora ha sido nuestra impotencia?

Lo de Honduras no es nada difícil entenderlo. Saben bien que gobiernos como los de Perú y Colombia, por sólo mencionar dos, exigen un clavo caliente del cual agarrarse o una pequeña hoja de parra para cubrir sus intimidades. Lo de las elecciones de Micheletti, con toda su ilegalidad, fraudulencia, ventajismo y hasta vandalismo, les sirven para explicar lo que será su actitud. Como los gringos, Perú, bajo el gobierno nada ejemplar de Alan García, anunció que apoyará la farsa y a última hora, Oscar Arias se dejó de remilgos, arrojó la careta y descaradamente se postró.

No buscan convencer que en las bases hay un gesto bondadoso ni contrarrestar la idea que ellas han echado leña al fuego.

No hay suficiente gente que les crean. Pero hemos llegado a un punto que no les hace falta eso

Saben que hay tanta sumisión que abundan quienes saldrían a rendirse a los pies de los invasores. A ese nivel han llegado muchos venezolanos sólo por no gustarles Chávez y por la incompetencia de la oposición política.

Para usar las bases para los fines reales que las han originado, Obama y el Pentágono, no necesitarían excusas.

Eso de la mediación es la hojita de parra o el bikini de tul prestado a la oposición venezolana.

damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 980 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a90808.htmlCd0NV CAC = Y co = US