El candidato de Un Nuevo Tiempo, a la Gobernación del estado Zulia, es una marioneta funcional

Los Zulianos, zulianas y quienes viven con nosotros en esta gran región, ya estamos acostumbrados a las cosas inverosímiles que suceden con el actual gobernador de nuestro estado, pero lo que en verdad nos ha desconcertado es la decisión de lanzar a Pablo Pérez como candidato a sucederlo como gobernador, en un claro intento de montar a un testaferro político, que le haga la pantalla en el Palacio de los Cóndores.

En los barrios de Maracaibo, la gente llama a Pablito Pérez, el candidato Shakira, porque pareciera que es sordo, ciego y mudo. La mirada perdida, una sonrisa fija e inexpresiva y un verbo que lo hace digno heredero del filósofo del Zulia.

El candidato a la gobernación del estado Zulia, es un hombre de pocas palabras y mucha pasividad, ante la actitud de Manuel Rosales, quien dice de él, lo que el mismo debería decir. Pablito Pérez, asume la actitud, ante las palabras de Manuel, de quien escucha los cantos de ballena y sucumbe ante sus maléficas manipulaciones, que una vez evocó filosóficamente el actual gobernador y mentor de Pablito.

No debemos engañarnos, esa es la estrategia que tiene Un Nuevo Tiempo y sus aliados, para poner en el palacio de los cóndores, a una especie de autista político funcional, que represente a Manuel Rosales, en su doble papel de Alcalde y Gobernador. Son el uno para el otro, Pablito representaría la sombra de Manuel, sería como una especie de alter ego en el despacho regional.

Rosales, ha basado la campaña de sus dos candidaturas, en el intento de desprestigiar al actual Alcalde de Maracaibo, Giancarlo Dimartino. Le ha declarado la guerra de las vallas. Afirma constantemente, de manera monotemática, que Giancarlo le ha robado las vallas de sus obras y ha puesto las suyas. Obras, que si fuera esto cierto, el actual gobernador y sus asesores, han copiado al calco de las políticas sociales del gobierno bolivariano del presidente Chávez.

Manuel Rosales, habla por Pablito, en los actos públicos, responde por Pablito. El equipo de campaña del doble candidato, le ha definido a Pablito los discursos, sus contenidos y su duración, que a propósito no pueden ser muy largos, porque se cansa y le sobrevienen unas inmensas, innavegables y recurrentes lagunas mentales, al verse en medio de la poca gente que les sigue. La gente a veces no logra distinguir entre el ventrílocuo y el muñeco, porque los dos son tan semejantes que se enredan en sus discursos y torpezas.

Quizás decidan a última hora, apoyar a Saady, frente a lo que no pueden ocultar ante el pueblo, que no tienen liderazgo, solo les sustenta en una campaña electoral las mentiras y la posibilidad de armar una trampa con los votos. Para ellos es muy importante ganar la gobernación del Zulia y la alcaldía de Maracaibo para que sirvan como elementos perturbadores del proceso bolivariano y para dividir al país.

La oposición venezolana, ante la imposibilidad de tener un buen liderazgo, se ha dado a la tarea de comprar a líderes, entre quienes en una oportunidad han estado con la Revolución, en un intento por salir de Chávez, utilizando el mimetismo que les facilitan estos sectores, que en determinado momento han representado al chavismo sin Chávez.

También han formado la Locademia de Políticos Tontos Útiles, de la cual en su primera promoción salieron Pablito Pérez, Guanipa el brevísimo, y otros y otras, que han demostrado ser verdaderos títeres de los intereses norteamericanos en nuestra región. Esta primera promoción se llamó como su padrino, General Isaías Baduel.

La doble candidatura de Manuel Rosales, a la alcaldía y a la gobernación, deja ver el desespero de la posición en esta región. Deja ver que no la tienen todas con ellos y ellas, que se sienten con posibilidades de perder estos dos bastiones que para el departamento de estado norteamericano, son esenciales en la campaña desestabilizadora del proceso revolucionario en Venezuela.

Desde aquí piensan establecer la media luna separatista venezolana, en complicidad de sectores económicos y políticos colombianos y norteamericanos de derecha. Resulta curioso en verdad, que la vanguardia de la campaña electoral de la oposición en el estado Zulia, no sea la gobernación, sino la Alcaldía de Maracaibo. Esto deja ver, desde el punto de vista político, que están derrotados y que solo pretenden desprestigiar el ascenso de la candidatura de Giancarlo Dimartino.

Para la oposición, conquistar la alcaldía de Maracaibo, es garantizar un gran obstáculo a la acción de gobierno de Dimartino en la gobernación. Han optado por una candidatura de segunda, ante la posibilidad de perder todo en el Zulia. Se están aprovechando de la división que existe entre los diferentes factores políticos que apoyan al gobierno del presidente Chávez en nuestra región, para ganar una contienda electoral, que no tienen hasta ahora del todo ganada.

Este es el momento, en el cual el chavismo zuliano, debe aprender una lección de unidad y trabajar por la candidatura de Dimartino a la gobernación, y de los diferentes alcaldes revolucionarios, a los diferentes municipios del estado. Este es el momento de trabajar verdaderamente por el triunfo revolucionario, de deponer posiciones personalistas, que no permitirían el triunfo de la Revolución, en una región tan estratégica y fundamental para el desarrollo del país.

Es hora de deponer candidaturas paralelas, supuestamente prochavistas, que perjudican y dan una mala imagen de la Revolución en la región. Es el momento de reflexionar y de respetar los resultados de las elecciones internas del PSUV en la región el pasado Primero de Junio del 2008, que dieron como ganador a Dimartino y lo afianzaron como el único candidato de la revolución en el Zulia. Todo intento de mantener candidaturas paralelas a la gobernación y a las diferentes alcaldías, es un acto de alta traición que favorece a la contrarrevolución.

Debemos unirnos, como revolucionarios y revolucionarias, para derrotar la doble candidatura de Manuel Rosales por la Alcaldía de Maracaibo y la gobernación del Zulia, quien en su intento de dividir el suelo de la patria de Bolívar y Urdaneta, pretende lanzar a un testaferro político, como candidato a la gobernación del estado Zulia. Debemos unirnos para derrotar de una vez por todas las pretensiones de los separatistas y de los traidores a la patria.

Solo la unidad de los revolucionarios del Zulia podrá salvar la unidad e integridad de la patria que nos heredaron nuestros libertadores y libertadoras. Es hora de ser fieles y consecuentes con la revolución y sus principios y valores, fieles a Bolívar.

Es hora de rechazar a todas aquellos farsantes, que se presentan como revolucionarios, violentando la voluntad de un pueblo que escogió a sus verdaderos candidatos y candidatas. No podemos seguir transitando el camino de la revolución, haciéndole el juego a la oposición, para que triunfe la Contrarrevolución.



¡El Pueblo nunca olvida!


obedvizcaino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3026 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor