Isa Dobles, la oposición e Ingrid Betancourt

Creo que en una oportunidad anterior y en una nota como esta, utilice un verso popular anónimo en Margariteño, que permite comprender el papel de ridículo que frecuentemente cumplen los opinadores e intelectuales de la oposición. Esos versos le caen al pelo a Isa Dobles y a ese mundo tan “sabio” e “ilustrado”  de la oposición. El verso dice así: El hombre es como el cohete/ Cuando se eleva a la altura/ Allá truena allá figura/ Y viene a servir de juguete.

En los pueblos de Margarita  tirar cohete era un espectáculo, porque los niños andábamos corriendo tratando de tomar las varillas que los soportaban para jugar cualquier cosa con ellas. Así son los opinadores y los sabios de la oposición: Juguetes

¿A qué viene esto?

Este domingo Isa Doble publicó un artículo en Anexo 1, con el titulo: ¡Gracias Uribe!. Anexo 1 es un medio que dirige Fausto Masó y que seguramente se inserta los domingos en medios regionales. El tema que trata nada tiene que envidiarle a toda esa porquería de cosas que publican regularmente estos opinadores  de la oposición, pero  sirve para entender una vez más,  el sentido de sus opiniones, cuando la expresan y las que se esconde detrás de sus silencios

Desearía que sus opiniones fueran claras y llenas de sentimientos hacia la venezonalidad, aunque fuesen opuestas al programa político que está en curso, pero eso es un milagro que ni la Virgen del Valle puede permitirnos. Nada de eso es posible que ocurra, porque a esas personas los consume los más bajos y miserables sentimientos.

En los anteriores rescates de personas retenidas o secuestradas por la FARC, la oposición toda guardó silencio. En el mejor de los casos y para ser consecuente con la miseria que los embargas y consume, decidieron buscar explicaciones burdas a ese esfuerzo. Hoy el rescate de Ingrid le pareció  otra cosa y hay para ellos y ellas  hay “razones”, que los conducen a decir esto que escribió Isa Dobles en ese artículo:

“Yo quiero darle las gracias al presidente Álvaro Uribe. Y lo hago, de verdad porque para los venezolanos se ha convertido en una referencia importante: la de estadista. (…) necesitamos un Uribe. (…) Al abrir las primeras páginas de los diarios del mundo y ver a Ingrid Betancourt en un primerísimo plano besando a su madre (…) y no ver a Chávez o su ministro de Interior y Justicia uno no puede sino suspirar aliviada”. Subrayado nuestro

Hay tanta miseria en estas palabras que uno no puede dejarla pasar. En primer lugar, está muy claro esa posición, que sueltan con frecuencia personeros e intelectuales  de la oposición, según el cual; las personas son personas, siempre que se parecen a ellos y ellas. Las que no tienen ese perfil físico, ideológico o no sirven a sus propósitos, son cosas o animales. Esta lógica explica que el intercambio humanitario tuvo y tiene sentido sólo en función de la figura de Ingrid. Ese esfuerzo se justifica únicamente si ello ofrecía la  liberación a la bebita la oligarquía colombiana. Los otros retenidos o secuestrados  que fueron liberados antes que la bebita de la oligarquía no merecían alegrarnos y felicitarnos por el esfuerzo. No eran personas sencillamente porque Chávez luchó para su liberación.

Las otras frases contenidas en esta cita, tienen la virtud de permitirnos observar y poner en evidencia una vez más, ese mundo tan “culto” pero tan miserable y ruin. Isa Dobles dice: “Y lo hago, de verdad porque para los venezolanos se ha convertido en una referencia importante: la de estadista”. ¡Un estadista! ¿Uribe un estadista? Ese es el modelo y la única “razón” que justifica sus sentimientos: El antichavismo.

Cualquiera cosa que se oponga a Chávez  le sirve y es una referencia de gran estadista. No importa que Uribe y su reelección haya sido producto de la compra de votos y peor aún, que gran parte de los diputados del “uribismo” estén en la cárcel por su vinculación con la parapolítica. No importa que los procedimientos de estos paramilitares tengan la costumbre y práctica de descuartizar a campesinos. No importa para estos opinadores que defiende una supuesta democracia y libertad, que según ellos debemos imitar en Venezuela, que en Colombia y con Uribe no haya posibilidad de sindicatos ni de sindicalistas. No importa que la permanencia en el palacio de Nariño sea producto de ese sórdido mundo de compra y venta. Eso no importa o importa muy poco. Al diablo con la ética y la moral. Necesitamos según ellos y ellas, un tipo así que califica a la FARC de terrorista, pero que ha promovido el paramilitarismo en Colombia con todas sus atrocidades.

No importa que aquí se hayan opuestos a una propuesta de reforma que sancionaría el pueblo para permitir la reelección de Chávez. Aquí es dictadura, allá es una excelente idea que fortalece una gran democracia y les da a los colombianos la opción de excelente  estadista. Ese su modelo, porque es el opuesto a Chávez. Por eso “necesitamos un Uribe” y por eso también tenemos que alegramos solamente de la libertad de la bebita de la oligarquía colombiana porque la logró Uribe; si Chávez la hubiese logrado, perdería su sentido y no se puede “suspirar aliviada”.

Pero una vez más ese mundo tan culto y sabio comienza a pelarse y quedar nuevamente en ridículo: Como el cohete. Ayer comenzó a circular a través de varias agencias de noticias; las versiones de la bebita de la oligarquía que dejan ver ese rostro de los opinadores de la oposición. Ingrid decía: “A mi me parece que la opción de Chávez es magnifica (…) El presidente Venezolano ha logrado ponerlos a pensar de otra manera, y sacó a siete personas antes que nosotros y probablemente pueda sacar más”.

¡Que Miseria! Los consume el odio y la envidia

evaistomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2495 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a60203.htmlCd0NV CAC = Y co = US