De nuevo, la aventura

De nuevo la oposición avanza, indetenible, hacia otro error de impredecibles consecuencias. El discurso de sus dirigentes -con excepción de Primero Justiciase orienta a la abstención en el referéndum aprobatorio de la reforma, previsto para el próximo diciembre.

Cito declaraciones que confirman esta aseveración, una de Henry Ramos Allup (AD); otra de Hermann Escarrá (Comando de la Resistencia). El primero dijo: "El fraude constitucional es igualmente malo en diciembre, enero, febrero o cualquier otra fecha. De lo que se trata es de impedir su consumación".

Mientras que Escarrá sostuvo: "Nuestra posición es invariable. Se trata de impedir que este proceso fraudulento se realice y consume el golpe de Estado. Nuestro llamado es al desconocimiento de cualquier convocatoria fraudulenta". Estas palabras fueron pronunciadas el 24-10-07 en rueda de prensa a la que asistieron los integrantes del organismo que liderizó la oposición, la Coordinadora Democrática: AD, Copei, Nuevo Tiempo, Bandera Roja, Comando de la Resistencia (Ledezma y Pérez), Alianza Popular (Álvarez Paz) y otros.

En síntesis: la resurrección de la estructura política que condujo al desastre a los opositores de Chávez.


La siembra de vientos. No sé si a última hora la oposición tendrá un momento de lucidez y será capaz de recapacitar y actuar con sindéresis, sobre todo después de la propuesta de Chávez de votar por bloques la reforma. O simplemente hará lo que hizo en las elecciones parlamentarias, con las consecuencias que aún lamenta, en vez de asumir una política democrática de construcción de una alternativa. ¡Ojalá hiciera esto último! De lo contrario sucumbirá otra vez a la irracionalidad. Pero lo que ahora expresan sus dirigentes se corresponde con una praxis. Un discurso tremendista, desfasado; equivocada caracterización del tiempo que vive el país, y la subestimación del proceso bolivariano. Cuando se descalifica las instituciones; por ejemplo, cuando se cubre de agravios al órgano electoral rector, el CNE, se está disparando contra el árbitro. Se da por seguro que todo acto comicial es fraudulento y que resulta imposible competir. Además, la radicalización de importantes sectores sociales, influimos por el mensaje fatalista de los medios y de dirigentes plegados a éstos, genera escepticismo y total rechazo a la participación cívica. En ellos hay la soterrada esperanza de que no participando se deslegitima el gobierno y se acelera su caída. ¿Cómo cambiar esa actitud cuando más bien se alienta con discursos delirantes?
Ugalde y el día D. En el marco de ese equívoco mensaje político, hay que evaluar lo dicho por el sacerdote jesuita Luis Ugalde, rector de la Ucab, y el ideólogo que más influye en las actitudes extremas de la oposición. En artículo de El Nacional (jueves, 25-10-07), comienza definiendo el contexto: "Chávez ha decidido imponer una nueva Constitución (acabando con la bolivariana) para llevarnos forzados a una sociedad totalitaria que la mayoría de los venezolanos rechaza". Queda claro que lo que Ugalde sostiene es que la reforma es inconstitucional (lo afirma usurpando atribuciones del Tribunal Supremo), y que marchamos hacia el totalitarismo (habría que preguntarle por las pruebas). Luego admite que en la oposición hay dos tendencias que se expresarán por la abstención y por el No que harán mayoría (la estima en más de 70%). Y luego se refiere a lo que considera más importante, "el día después". Su razonamiento: "...el día después ha sido después de 1998 el punto más débil de los demócratas opositores". En cada elección, los candidatos y los líderes desaparecieron en la tarde de los votos y se desbandaron al día siguiente.

Políticamente no hubo día después opositor. Ahora es imprescindible para verse y contarse como mayoría e impedir la imposición de una constitución antidemocrática y el socialismo de hambre, sin justicia ni libertad. Para ello se requieren dos cosas: que la abstención y el voto negativo desde ahora se acepten mutuamente (aunque no se gusten) y se sumen como dos formas complementarias del mismo rechazo. Hay que prever y preparar el día después". Y agrega: "El día después es la clave para salvar la democracia venezolana y ésta sólo puede ser victoriosa si desde ahora se trabaja sabiendo que Chávez no reconocerá la derrota al verse en minoría frente al No y la abstención". Es inconcebible un planteamiento más inmoral, en este caso de un sacerdote y educador, mediante el cual se prepara a la opinión pública para desconocer un resultado electoral que, de antemano, se considera adverso. Ugalde ofrece como combustible para preparar la reacción de "el día después" -en el que pone sus esperanzas- la sumatoria del porcentaje de abstención (siempre elevado en estos eventos) y el voto negativo. Esta directriz del inefable ideólogo de la Católica, sumada al discurso de los dirigentes de oposición y al calentamiento de la calle que ya comenzó, presagia la determinación de llevar la situación al plano de la violencia. El chavismo, y el país pacífico, tienen que estar conscientes de la amenaza que se cierne.


Laberinto. El cardenal Urosa declaró a los medios que había que mantener la Constitución del 99 -antes satanizada por la Iglesia- que garantizó la paz durante estos años. Pregunta ingenua: ¿por qué entonces la Iglesia apoyó el golpe del 11-A y el cardenal Velasco firmó el decreto de Carmona aboliéndola?..


Durante la IV República, entre el 60 y el 98, fueron suspendidas 21 veces las garantías constitucionales, incluyendo, por supuesto, la libertad de información (censura implacable) y el debido proceso (de hecho inexistente)...


El guión mediático Funciona con precisión: antes de que ocurran los hechos, ya están presentes en el sitio las cámaras de la televisión...

El Papa acaba de beatificar a centenares de sacerdotes asesinados en el lado republicano durante la cruenta guerra civil española. La muerte no debería tener bandos. Porque del otro lado hubo millones de españoles asesinados por órdenes del "Caudillo de España por la Gracia de Dios", incluyendo sacerdotes. Seguro que Benedicto XVI no ha leído el libro del católico George Bernanos, Los Grandes Cementerios Bajo la Luna.


Condené En esta columna del pasado lunes la agresión de la que fueron víctimas Pompeyo Márquez y Yon Goicoechea en el Pedagógico. Hacerlo, para mí, es cuestión de principios.

No por razones de simetría, sino también de principios, aguardé que la oposición hiciese lo mismo respecto a la agresión contra los periodistas y trabajadores de Ávila TV, Paulina Moreno y Oswaldo Rivero, pero nada dijo. Como siempre la oposición, y sus medios, callan cuando los agredidos son otros. Razón tiene Mary Pili Hernández en su columna del jueves pasado en El Nacional...

En la reunión en Washington de Manuel Rosales con el subsecretario de Estado de EEUU para América Latina, Tom Shanon, Timoteo Zambrano, su asesor, pidió que el gobierno norteamericano planteara en la OEA la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela. La reacción de Shanon fue contundente: Señor Zambrano, esa página la hemos pasado hace tiempo. Son los venezolanos los que tienen que arreglar sus problemas.

jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2258 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a43776.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO