Mentiras verdaderas

La sociedad venezolana pronto cumplirá diez años de heroica resistencia ante la implacable arremetida del imperio del capital y sus acólitos mundiales. Las trasnacionales de la comunicación global protagonizan con jineteras locales la ofensiva continuada contra el proceso bolivariano que tanto subestimaron. Desde entonces, el centro mundial de guerra sucia produce como pan caliente las matrices mediáticas del frente antibolivariano internacional; también se dota desde allí con arsenal necesario a medios de comunicación periféricos degenerados en auténticos bombarderos que acosan sin piedad a la opinión pública local.

Ya en los tiempos de la primera candidatura de Chávez, las viudas de la cuarta y su prole manipulaban encuestas intentando infructuosamente detener la historia de nuevo. Recordamos el rostro desesperado del status quo de aquellos días, el sistema dando carreritas de aquí pa´llá y de allá pa´cá; divorciado de la ley, abusando la democracia con el enroque de candidaturas que “acomodaban” en la mesa para un fraude que no pudieron concretar.

El avance sostenido del movimiento popular, a la postre el creador de Chávez y no lo contrario, condujo al establecimiento a desbordar sus propios límites. Desde laboratorios imperiales se proyectan múltiples generaciones de matrices artificiales sustentadas en la manipulación informativa y de opinión; verdaderos adefesios alienantes que han fracasado sistemáticamente en la misión de sesgar el pensamiento ciudadano.

Una de las primeras piezas mediáticas, de antología por cierto, todavía hoy persiste como favorita sentimental en el repertorio opositor. A través de un mensaje originalmente radial, se difundía la imitación fraudulenta de la voz de Chávez amenazando freír las cabezas de los adecos en aceite al mejor estilo de la Corona española. A pesar de lo que algunos seguramente creyeron y creen, esas testas continúan adheridas a sus respectivos cuerpos; solo se desprendieron de la social democracia venida a menos, para abrazar en corrida a la “fluida” democracia social. A pesar que la cata del exótico bocadillo de cabeza frita nunca se concretó, su mero anuncio abrió las puertas a una nueva generación de profetas cuyo imaginario conforma un verdadero doctorado en administración de fracasos, desastres y similares.

Para mayor información, puede dirigirse a las oficinas del IESA donde le ilustrarán en detalle sobre el alcance de interesantes opciones de estudio tales como: LA OPOSICION ES MAYORIA, BAJA EN LOS PRECIOS DEL PETROLEO, FRAUDE PARA REFERENDOS, LIBERTAD DE EXPRESION Y PRESOS POLITICOS, EL ARTE DE COMER NIÑOS FELICES, ABOLICION DE LA PROPIEDAD PRIVADA, TECNICAS DE EMBALAJE PARA REGALOS, EXPROPIACION DE LA PATRIA POTESTAD, PROHIBICION DEL BIKINI Y LA MINIFALDA, REGIMEN AUTORITARIO, DEMOCRACIA VS SOCIALISMO, UNIDO IGUAL A UNICO, entre muchas otras.

Quizá después de cursar alguna de estas maestrías podamos explicarnos el incremento del apoyo a Chávez, que de un 60% obtenido en las elecciones pasadas, presenta actualmente una tendencia indetenible que rebasa con creces el 70%.

Es el problema de las “mentiras verdaderas”, una vez diluidos sesgo y falsedad por el implacable transcurrir del tiempo, emerge la realidad iluminando el camino de un pueblo sencillo y combatiente que reescribe con ímpetu contagioso la palabra libertad en la historia del nuevo milenio.

cordovatofano@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2175 veces.



Daniel Córdova Tofano


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor