Auditórium

Venezuela: Las estatuas de sal de la oposición

“Dice la biblia que Edith, la mujer de Lot, se convirtió en estatua de sal. Según esta historia el ángel le dijo a Lot, que tenía el permiso de salir de la ciudad, con la condición de no mirar hacia atrás. No obstante, su mujer “miró atrás y se convirtió en estatua de sal”. Este pasaje lo encontramos narrado en el libro del Génesis. Fin de la cita.

Los cachivaches liderazgos opositores han calculado mal en esta ocasión. La prostitución `política de la dirigencia venezolana (las candidaturas presidenciales choriceras) les animó a dar este salto al vacío. Esto se le va a volver en contra, más pronto que tarde

Además de la vieja guardia adeca, que se manifestó en multitud de ocasiones, todavía quedan entre los miembros de la oposición algunas personas, cargos y militantes de base, que poseen dignidad y compromiso con la democracia y el Estado de Derecho. No ocurrirá, pues, como en Sodoma y Gomorra, donde Dios no encontró ni un solo justo, aunque la curiosidad de alguna la convirtió en estatua de sal. Me temo que entre las bases de la oposición proliferan los radicales cuya única gasolina ideológica es enfrentarse a la revolución bolivariana. Pero la Venezuela de hoy se debate en algo que va más allá de la polémica derecha-izquierda. Nos jugamos el Estado de Derecho y el futuro de Venezuela tal y como la conocemos. Sabemos, cuando vayamos a votar el 28 de julio de 2024, que es lo que va a ocurrir, ya que los alacranes solo piensan en su peripecia personal y su conciencia no le alcanza en absoluto para preocuparse por el bien común de los venezolanos. A lo suyo, como toda aquella pandilla que le aplaudió, la inhabilitación de María Corina, al señor alacrán, a la cabeza, cuya dignidad es tan pobre, que se arrastra, y que hoy se pueda comprar con la nómina de un conserje de edificio.

Menos mal que todavía, aunque pocos de momentos, quedan opositores y revolucionarios honrados y comprometidos con Venezuela. Es posible que se vayan sumando más en los próximos días. Sobre todo cuando se vayan conociendo, tal y como ya está ocurriendo, las trapacerías legales en las que han incurrido algunos altos cargos del Estado, ejemplo TarecK el Aissami, prevaricando y delinquiendo, incluidos viajes al extranjero, ya documentados. Cuando se conozca todo eso, y el alacrán esté tras las rejas, Venezuela va a reaccionar y mucha gente de buena voluntad no se va a resignar a ver cómo se llevan su país por delante.

Los alacranes han calculado mal en esta ocasión. La corrupción de la sociedad venezolana los ha animado a dar este salto al vacío. Se les va a volver en contra, más pronto que tarde. Y en cuanto a cómo van a pasar a la Historia, con preocupación propia de unos  alacranes ególatras y narcisistas, no lo duden: como la peor oposición que hasta ahora ha tenido Venezuela van a a caer: ¡Nicolás Maduro, dixit, 13 de abril 2024! Confiemos que en el futuro «revolución y Yo» tengamos pocos predicamentos, más allá de lo accidentada de la Asamblea Nacional que finaliza en el 2025.

Tenemos que usar muchas veces las expresiones de «defensa de la democracia y la Constitución», «sentido del Estado y de la Historia», «unidad de Venezuela», «bien común e interés general». Son palabras graves, grandes, gruesas, importantes y viejas por el tiempo, no por su significado. No podemos dejar de utilizarlas en todo momento para poder poner en su lugar la traición a la Venezuela democrática que están perpetrando los alacranes y sus secuaces. Ya solo nos quedan las palabras. Utilicémoslas.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 939 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: