Guaidó se distancia o lo distancian. “Per se move”. Si no coge la línea queda fuera

Es un hecho por demás público que Guaidó y los suyos se retractaron, en lo relativo a que, de los dineros represados a Venezuela en bancos extranjeros, se pagase parte de las vacunas de acuerdo a lo convenido antes por intermediación de la OPS (Organización Panamericana de la Salud).

Ese acuerdo, es lo menos que uno puede decir, se produjo como parte de un proceso de diálogo dentro del cual también estaba incluido la conformación de un nuevo CNE para administrar las elecciones previstas constitucionalmente en Venezuela.

En nuestro artículo anterior, titulado, "Hay cambios, como nuevo CNE. Pocos los ven. Y aunque Guaidó no quiera", sostuvimos que esos cambios se estaban produciendo, pese Leopoldo López y Guaidó y hasta Luis Almaro, se resistieran. Y es hasta lógico que habiendo sido ellos, de parte de la oposición los mentores de las opciones violentas, terminen en un nuevo escenario quedando al margen.

Tal como se han desarrollado hasta ahora las cosas, Guaidó hace las veces de "presidente interino", con el "reconocimiento de unos cuantos países", sobre todo de EEUU y la UE. Y sólo eso, a él, López y los más cercanos les da rango, mantiene en el primer plano de la política, en un mundo irreal, inventado para el goce de ellos y, hasta de manera ilegal, pone en disposición de manejar recursos de la nación venezolana.

Una salida convenida, acordada entre todas las partes que en eso deben participar, cambiaría ese cuadro, tanto como colocar a cada quien en su sitio y, con toda seguridad, los personajes antes nombrados perderían todos esos privilegios que vienen disfrutando. Pues la correlación de fuerzas en Venezuela no es precisamente como para mantener lo existente.

No es aventurado ni prejuiciado afirmar que Guaidó, López y los suyos, no están interesados en cambio alguno, salvo aquel en el cual han insistido, la violencia, la guerra, la ilegalidad como la que ahora disfrutan, que le otorga el poder a discreción, pues en una consulta electoral, sea cualquiera el escenario, ellos tienen poco que buscar. Ahora, desde esa perspectiva, son víctimas de sus reiterados errores y terminarán como como suele suceder, revísese la historia, destruidos, desligados del movimiento popular y sin inserción alguna. No se trata de ese simplismo, que sus partidos estén ilegalizados, porque el convenio con toda certeza les volvería a la legalidad y hasta al uso de sus tarjetas, sino que perdieron toda influencia en la multitud porque que se desgastaron. Y eso, en lo inmediato, no se lo devuelve ni Mandrake "El Mago".

La historia de la humanidad y la muy particular de Venezuela abunda en ejemplos de eso. Para recuperarse, después de tantos errores, es necesario mucho trabajo, talento, tiempo, meditación y renovarse. Y eso lo saben ellos, no porque lo hayan pensado y entendido, sino porque sobra quien se los haya dicho.

Por lo anterior, a Guaidó, López y etc., ningún acuerdo satisface. Y explica que, como mostramos en nuestro artículo anterior al cual antes mencionamos, mientras gran parte de la oposición se muestra conforme con lo acordado, como el nuevo CNE elegido, ellos de inmediato salieron a manifestarse en contra de ese acuerdo. En efecto, Guaidó rechaza también este último acuerdo, pues tampoco la satisface. Y eso es algo avisado.

https://www.elnacional.com/venezuela/en-la-vispera-de-un-nuevo-cne-guaido-predijo-que-los-resultados-seran-rechazados/

Pero si algo es cierto, aparte de eso que para Gauidó, López y los suyos no hay acuerdo que les satisfaga, porque para ellos todo está bien y es bueno que así siga o, como decimos los venezolanos "si así llueve que no escampe", es que ellos no tienen la primera ni la última palabra en esto.

Ya hemos visto, como señalé en el artículo nuestro antes citado, amplios sectores de la vida política nacional han saludado el acuerdo como bueno y hay quienes le califican de "muy bueno", tanto que hasta el diario "El Nacional" y factores políticos, como Henrique Capriles, le han dado su respaldo.

Pero ahora, el asunto parece haber ido mucho más allá de eso. Lo que se percibe es que Guaidó y López comienzan a ser aislados, como uno espera que así suceda, no por un simple deseo nuestro, sino por que percibe están condenados a eso, dada su falta de flexibilidad o estar demasiado atados a tantas cosas, como esa de haber hecho su cama y no quieren que de ella les saquen.

Veamos los últimos acontecimientos. Hace cosa de horas, con posterioridad al rechazo por parte de Guaidó al acuerdo sobre el CNE, la Subsecretaria de Estado de EEU, Julie Chung, ha dicho que, "Estados Unidos apoya una solución integral y negociada a la crisis en Venezuela que aborde todos los aspectos de las condiciones necesarias para unas elecciones libres y justas." https://www.aporrea.org/internacionales/n364671.html

Si tomamos en cuenta estas declaraciones, que son posteriores a las de Guaidó y le damos estricto valor además a lo agregado en ellas de "Depende de los venezolanos decidir si el nuevo Consejo Nacional Electoral contribuye a este fin", no es difícil entender que el gobierno de EEUU estaría dando como satisfactoria esta decisión, tanto que, según ellas, seríamos los venezolanos los llamados a decidir acerca de la pertinencia y certeza de la escogencia de ese CNE.

Pero, como se dice en lengua coloquial, el asunto pica y se extiende, pues la UE (Unión Europea), también recientemente y con posterioridad a lo dicho por la Subsecretaria de Estado de EEUU, ha dicho que "La designación del Consejo Nacional Electoral (CNE) es un primer paso y parte de un proceso que seguiremos evaluando".

https://www.aporrea.org/venezuelaexterior/n364660.html

Pero la UE dijo más, como que "que "este proceso debe ser liderado por los venezolanos y debe incluir otros elementos que garanticen un proceso electoral creíble, inclusivo y transparente, como piden los propios venezolanos." Pero también, que seguirán "apoyando el diálogo y los esfuerzos en curso para superar el actual estancamiento por medios pacíficos y democráticos dirigidos por Venezuela".

Sin duda, no hay posibilidad de pensar otra cosa que, tales declaraciones, muestran un como quitarle la escalera a Guaidó y los suyos, por primera vez, desde que nació aquello de la "presidencia interina".

Pero el asunto pese lo abundante, no acaba aquí. Pues el congresista estadounidense Gregory Meeks, quien preside el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, ahora mismo ha declarado que
"Si bien la nueva formación del CNE de Venezuela está lejos de ser perfecta, creo que el acuerdo de ayer entre los representantes de la oposición y el Gobierno de Nicolás Maduro marca un paso importante hacia unas elecciones libres y justas en el país".

Y como ya se ha dicho dentro y fuera de Venezuela, el congresista estadounidense también dijo, "El nuevo CNE tendrá un mandato de siete años -continúa Meeks- para organizar y supervisar todo el proceso electoral en Venezuela (…) Es la primera vez desde 2006 que el CNE contará con dos rectores de la oposición; Enrique Márquez y Roberto Picón, ambos con una importante experiencia política y técnica".

https://www.aporrea.org/tiburon/n364694.html

Ese congresista, está planteando al gobierno de Biden reconocer ese CNE "y echar para atrás algunas de las acciones del gobierno de Trump que no parecen estar funcionando, al menos en lo que concierne al pueblo que vive sufriendo en Venezuela."

No cabe duda que hay síntomas de cambio y, en nuestro caso, maestro al fin, dada que la realidad eso muestra, nos sentimos obligados a resaltarla para que cada quien la asuma como corresponde hacerlo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 991 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: