Nueva directiva opositora en la Asamblea Nacional, ¿Habrá cambios de política y se superará el desacato?

Como está previsto en la Constitución , el pasado domingo 5 de enero fueron designados de su seno los nuevos miembros de la Junta Directiva del Parlamento, resultando electos: Presidente, Luis Parra, de Primero Justica, Primer y Segundo Vicepresidentes, Frankin Duarte y José Gregorio Noriega de Copei y Voluntad Popular respectivamente, así como fuera de su seno el Secretario Negal Morales de Acción Democrática. Se rumoró que los designados en la Directiva de la Asamblea, fueron separados de sus organizaciones políticas, hecho confirmado sólo para algunos,

Esta elección como ya se presumía resultó de cierta forma, el parto de los montes, hubo cuantiosos dimes y diretes en relación al acto que debía ser un acontecimiento de altura y se convirtió en un sainete tragicómico, cuando por medidas de seguridad, y conforme a la lista previamente entregada por la directiva en funciones a la Fuerza Armada, encargada por disposición del Reglamento respectivo de control y seguridad de los asambleísta y evitar el ingreso al hemiciclo de sujetos inconvenientes, por lo que cada diputado debía identificarse, mostrar sus credenciales y ser constatado con la lista de los diputados autorizados, requisitos para asistir a la Sesión Inaugural de nuevo año de funciones de la Asamblea.

Hasta este momento todo parecía funcionar con normalidad y llenados los trámites para el ingreso, la gran mayoría de los asambleísta había ingresado al hemiciclo para iniciar la Sesión Inaugural correspondiente al año 2020 y conforme a la comprobación individual y había quorum lo que expresó sin lugar a dudas el diputado Stalin González, secretario de la directiva en funciones en ese momento, quien indicó ante las cámaras y toda la Asamblea, la presencia 127 diputados autorizados, cuando el quorum requerido giraba alrededor de 84 y el diputado Willialm Dávila de indudable conducta oposicionista, ratificaba la asistencia masiva de miembros del Parlamento y que ,sólo se esperaba por Gauidó para que presidiera la sesión, pero según se desprende de los videos, intempestivamente, después de acreditarse dijo que no ingresaría, lo que motivó que pasadas cerca de 1 hora de espera de vencido el tiempo reglamentario establecido de 2 horas para iniciar la sesión, se procedió como está previsto en el Reglamento Interior y de Debates con carácter de Ley Orgánica, a designar al diputado de mayor edad para presidirla, así se hizo, y entre empujones, gritos y amenazas se procedió a la votación, resultando electa y juramentada la Directiva propuesta a viva voz por el diputado José Brito, porque algunos diputados contrarios a la realización de la sesión, sabotearon el tablero de control del sonido en el recinto de la Asamblea. Superado el impasse se ratificó que quedaba formada por los diputados y secretario según describimos al principio y habiendo concluido el único punto del Orden del Día, "designación de Directiva", la Presidencia dio por concluida la Sesión Inaugural correspondiente al período de sesiones del año 2020.

Mientras se realizaba la convulsionada sesión, el diputado Guaidó, a quien todos vimos en lo videos cuando se le autorizaba a ingresar al hemiciclo a lo que se negó; luego en un acto vergonzoso, para desinformar a la prensa internacional, fingió que no se le había permitido entrar al hemiciclo y en un teatral intento sólo mientras lo grababan, pretendió que trataba de saltar la verja de hierro que rodea al local de Capitolio Federal, y al resultar enredado en los barrotes rompió el saco que vestía. Nadie entiende el por qué de esta payasada, aparte de enviar un mensaje de perseguido por el gobierno; pero la opinión general incluso entre algunos de sus seguidores fue, que no quería reconocer que no tenía los votos para su reelección, y con esta pantomima mantener la "teta" que le aporta el gobierno estadounidense, con el fin de a través de este títere incidir en la política de la Asamblea y la Nacional, aporte por lo demás ilegal e injerencista, que en el último año, 2019, supero los 90 millones de dólares.

No contento con la sarta de sandeces que había cometido, decidió con un número precario de diputados marcharse del local del Palacio Legislativo, único lugar válido para la sesión inaugural conforme a lo establecido al especto, y en un local del diario El Nacional, ad hoc, (para tal fin) sospechosamente preparado con antelación, lo que ratifica que su "show" era una función ensayada, realizó su propia e írrita sesión, con la concurrencia de un grupúsculo de diputados, que según asistentes al folletinesco acto, escasamente llegaría a los 35 parlamentarios fuera de mirones y fotógrafos, y para concluir con su teatral actuación, procedió a juramentarse como "presidente de la Asamblea", luego incurrió de nuevo en la pantomima del pasado 2019 juramentándose también como Presidente de la República, chuleta en la mano, porque no es capaz de memorizar el "estribillo" de la juramentación, dando muestra absoluta de su incapacidad de sindéresis, ante hechos y razones que lo aplastan y tercamente insiste en contravenir realidades políticas perfectamente legales cumplidas e indiscutibles, nadando ya en casi soledad contra corriente, o fue que en su marcada limitación para juzgar las realidades, no se pudo percatar de que la mayoría de la Oposición, que se supone debía apoyarlo, lo abandonó abultando el quorum hasta como ya viéramos 127 parlamentarios, durante los hechos ocurridos con motivo de la Sesión Inaugural de la Asamblea Nacional, en la que resultó derrotado en ausencia, por el deportivo forfeit (abandono), así ahora esté dando pancadas de ahogado y con sibilino discurso pretende engañar en busca de una situación que se le está escapando y que según se puede visualizar no podrá recuperar, la Presidencia de la Asamblea que se le fue de las manos y su pretendida y autoproclamada Presidencia de la República está en veremos en vista de lo anómalo e ilegal de tal situación y considerando la manifiesta incapacidad política, que aun sus fanáticos seguidores de la Casa Blanca reconocen su error en la escogencia de su pupilo, y deberán estar sopesando si continúan con Juancito el autoproclamado, o cambia de rumbo, de estrategia y de representante de su política frente a Venezuela, consecuencia del total fracaso del autodenominado Presidente Interino, así sigan amenazándonos con tomar medidas adicionales contra Venezuela si se le enjuicia por los numerosos delitos que se le imputan.

Concluidos por el momento los rocambolescos episodios que, se suscitaron con motivo de la designación de la Directiva de la Asamblea Nacional para el período que se inició el 5 de enero, hago algunas observaciones al respecto:

1.- Conforme a la actitud asumida por el diputado Juan Guaidó referente al no reconocimiento de la Directiva que fue electa llenando todos los requisitos requeridos por el Reglamento Interior y de Debates, se presume que el protegido de Donald Trump , Pompeo y Pence, si el Gobierno no se decide a judicializar como debe ser, las infracciones a leyes vigentes, asumiendo los riesgos que representaría la inobservancia a los deseos expresados por Washington de que quede impune, continuará siendo un ente perturbador de nuestras actividades legislativas desde su virtual asamblea paralela.

2.- El diputado Brito pareciera querer convertirse y de hecho ha demostrado actitudes en el sentido de querer transfigurarse en el "factótum" de la Asamblea, para lo cual deberá contar con el apoyo de la fracción oficialista, apoyo que creo mantendrá hasta que ese grupo opositor y la fracción gubernamental hayan sacado de la anómala situación de desacato a la Asamblea y ésta vuelva a cumplir sus funciones legislativas y de control que les son inherentes, y de ahí en adelante deberán llegar a nuevos acuerdos de funcionamiento.

3.- La prepotencia beligerante del diputado Guaidó y su grupo de seguidores, hace presagiar graves dificultades de funcionamiento, posibles encontronazos que pudieran llegar a lo físico, con el consecuente perjuicio en el cumplimiento de las obligaciones normales a realizar desde la Asamblea Nacional ya, que es sensato pensar que la actitud asumida por él y su grupo para ingresar por la fuerza a la sala de sesiones de la Asamblea luego de concluida la reunión ordinaria convocada para el martes 07/01/2020, da clara muestra de la conducta díscola, que mantendrá este grupo de diputados en el futuro y que tratarán de seguir adelante con su irracional posición, sin posibilidades ni tan siquiera del quorum requerido para una Asamblea paralela.

4.-Este estado de intranquilidad funcional e incertidumbre, con toda seguridad que resultará en nuevas y quizá más profundas injerencias en nuestros asuntos interno de comunidades y países extranjeros, especialmente quienes no cesan de pensar que Venezuela es una colonia estadounidense, que en consecuencia deben intervenir en la solución de problemas, que sólo nos competen a los venezolanos y en tal sentido, tratarían de presionar para que la Asamblea Nacional legalmente funcionando bajo las normas que la rigen y con la Directiva presidida por Luis Parra, ceda ante la presión para entregar al sumiso grupo proyanqui de Juan Guaidó, el control de nuestro parlamento.

5.- Conforme a las ideas esbozadas, el panorama, aunque auspicioso, no es color de rosas y la situación planteada de anarquía parlamentaria, pudiera presionar al Tribunal Supremo a procesar al diputado Guaidó por los delitos cometidos, proceso ya iniciado con la supresión de la inmunidad parlamentaria de que disfrutaba en su condición de diputado, delitos que van desde usurpación de cargo nacional, nada más y nada menos que el de presidente de la República, hasta apropiación y malversación en perjuicio de la Nación de importantísimos activos, que suman decenas de miles de millones de dólares, proceso judicial con el cual se arriesgaría una intervención militar directa de Estados Unidos, tantas veces anunciada como amenaza, si en uso de nuestra autonomía procesáramos judicialmente al inculpado de los graves delitos citados.

6.- No obstante que a las instituciones venezolanas le asisten todas las razones que rodearían este procesamiento, es necesario sopesar muy bien, hasta qué punto el gobierno de USA, estaría dispuesto a tomar el riesgo de una aventura bélica, en defensa de su pupilo "Guaidó", como excusa de su real interés, nuestras riquezas: petroleras, oro, coltán, torio diamantes etc., porque no podemos perder de vista que, es política de estado de USA, "El Destino Manifiesto" o sea que les pertenece todo aquello que esté a su alcance en manos de países especialmente Laatinoamericanos, débiles militarmente y que nuestra acción plenamente soberana, pudiera, servir de excusa para justificar tanto interna para el pueblo estadounidense, como internacionalmente el criminal ataque.

Como está previsto en la Constitución , el pasado domingo 5 de enero fueron designados de su seno los nuevos miembros de la Junta Directiva del Parlamento, resultando electos: Presidente, Luis Parra, de Primero Justica, Primer y Segundo Vicepresidentes, Frankin Duarte y José Gregorio Noriega de Copei y Voluntad Popular respectivamente, así como fuera de su seno el Secretario Negal Morales de Acción Democrática. Se rumoró que los designados en la Directiva de la Asamblea, fueron separados de sus organizaciones políticas, hecho confirmado sólo para algunos,

Esta elección como ya se presumía resultó de cierta forma, el parto de los montes, hubo cuantiosos dimes y diretes en relación al acto que debía ser un acontecimiento de altura y se convirtió en un sainete tragicómico, cuando por medidas de seguridad, y conforme a la lista previamente entregada por la directiva en funciones a la Fuerza Armada, encargada por disposición del Reglamento respectivo de control y seguridad de los asambleísta y evitar el ingreso al hemiciclo de sujetos inconvenientes, por lo que cada diputado debía identificarse, mostrar sus credenciales y ser constatado con la lista de los diputados autorizados, requisitos para asistir a la Sesión Inaugural de nuevo año de funciones de la Asamblea.

Hasta este momento todo parecía funcionar con normalidad y llenados los trámites para el ingreso, la gran mayoría de los asambleísta había ingresado al hemiciclo para iniciar la Sesión Inaugural correspondiente al año 2020 y conforme a la comprobación individual y había quorum lo que expresó sin lugar a dudas el diputado Stalin González, secretario de la directiva en funciones en ese momento, quien indicó ante las cámaras y toda la Asamblea, la presencia 127 diputados autorizados, cuando el quorum requerido giraba alrededor de 84 y el diputado Willialm Dávila de indudable conducta oposicionista, ratificaba la asistencia masiva de miembros del Parlamento y que ,sólo se esperaba por Gauidó para que presidiera la sesión, pero según se desprende de los videos, intempestivamente, después de acreditarse dijo que no ingresaría, lo que motivó que pasadas cerca de 1 hora de espera de vencido el tiempo reglamentario establecido de 2 horas para iniciar la sesión, se procedió como está previsto en el Reglamento Interior y de Debates con carácter de Ley Orgánica, a designar al diputado de mayor edad para presidirla, así se hizo, y entre empujones, gritos y amenazas se procedió a la votación, resultando electa y juramentada la Directiva propuesta a viva voz por el diputado José Brito, porque algunos diputados contrarios a la realización de la sesión, sabotearon el tablero de control del sonido en el recinto de la Asamblea. Superado el impasse se ratificó que quedaba formada por los diputados y secretario según describimos al principio y habiendo concluido el único punto del Orden del Día, "designación de Directiva", la Presidencia dio por concluida la Sesión Inaugural correspondiente al período de sesiones del año 2020.

Mientras se realizaba la convulsionada sesión, el diputado Guaidó, a quien todos vimos en lo videos cuando se le autorizaba a ingresar al hemiciclo a lo que se negó; luego en un acto vergonzoso, para desinformar a la prensa internacional, fingió que no se le había permitido entrar al hemiciclo y en un teatral intento sólo mientras lo grababan, pretendió que trataba de saltar la verja de hierro que rodea al local de Capitolio Federal, y al resultar enredado en los barrotes rompió el saco que vestía. Nadie entiende el por qué de esta payasada, aparte de enviar un mensaje de perseguido por el gobierno; pero la opinión general incluso entre algunos de sus seguidores fue, que no quería reconocer que no tenía los votos para su reelección, y con esta pantomima mantener la "teta" que le aporta el gobierno estadounidense, con el fin de a través de este títere incidir en la política de la Asamblea y la Nacional, aporte por lo demás ilegal e injerencista, que en el último año, 2019, supero los 90 millones de dólares.

No contento con la sarta de sandeces que había cometido, decidió con un número precario de diputados marcharse del local del Palacio Legislativo, único lugar válido para la sesión inaugural conforme a lo establecido al especto, y en un local del diario El Nacional, ad hoc, (para tal fin) sospechosamente preparado con antelación, lo que ratifica que su "show" era una función ensayada, realizó su propia e írrita sesión, con la concurrencia de un grupúsculo de diputados, que según asistentes al folletinesco acto, escasamente llegaría a los 35 parlamentarios fuera de mirones y fotógrafos, y para concluir con su teatral actuación, procedió a juramentarse como "presidente de la Asamblea", luego incurrió de nuevo en la pantomima del pasado 2019 juramentándose también como Presidente de la República, chuleta en la mano, porque no es capaz de memorizar el "estribillo" de la juramentación, dando muestra absoluta de su incapacidad de sindéresis, ante hechos y razones que lo aplastan y tercamente insiste en contravenir realidades políticas perfectamente legales cumplidas e indiscutibles, nadando ya en casi soledad contra corriente, o fue que en su marcada limitación para juzgar las realidades, no se pudo percatar de que la mayoría de la Oposición, que se supone debía apoyarlo, lo abandonó abultando el quorum hasta como ya viéramos 127 parlamentarios, durante los hechos ocurridos con motivo de la Sesión Inaugural de la Asamblea Nacional, en la que resultó derrotado en ausencia, por el deportivo forfeit (abandono), así ahora esté dando pancadas de ahogado y con sibilino discurso pretende engañar en busca de una situación que se le está escapando y que según se puede visualizar no podrá recuperar, la Presidencia de la Asamblea que se le fue de las manos y su pretendida y autoproclamada Presidencia de la República está en veremos en vista de lo anómalo e ilegal de tal situación y considerando la manifiesta incapacidad política, que aun sus fanáticos seguidores de la Casa Blanca reconocen su error en la escogencia de su pupilo, y deberán estar sopesando si continúan con Juancito el autoproclamado, o cambia de rumbo, de estrategia y de representante de su política frente a Venezuela, consecuencia del total fracaso del autodenominado Presidente Interino, así sigan amenazándonos con tomar medidas adicionales contra Venezuela si se le enjuicia por los numerosos delitos que se le imputan.

Concluidos por el momento los rocambolescos episodios que, se suscitaron con motivo de la designación de la Directiva de la Asamblea Nacional para el período que se inició el 5 de enero, hago algunas observaciones al respecto:

1.- Conforme a la actitud asumida por el diputado Juan Guaidó referente al no reconocimiento de la Directiva que fue electa llenando todos los requisitos requeridos por el Reglamento Interior y de Debates, se presume que el protegido de Donald Trump , Pompeo y Pence, si el Gobierno no se decide a judicializar como debe ser, las infracciones a leyes vigentes, asumiendo los riesgos que representaría la inobservancia a los deseos expresados por Washington de que quede impune, continuará siendo un ente perturbador de nuestras actividades legislativas desde su virtual asamblea paralela.

2.- El diputado Brito pareciera querer convertirse y de hecho ha demostrado actitudes en el sentido de querer transfigurarse en el "factótum" de la Asamblea, para lo cual deberá contar con el apoyo de la fracción oficialista, apoyo que creo mantendrá hasta que ese grupo opositor y la fracción gubernamental hayan sacado de la anómala situación de desacato a la Asamblea y ésta vuelva a cumplir sus funciones legislativas y de control que les son inherentes, y de ahí en adelante deberán llegar a nuevos acuerdos de funcionamiento.

3.- La prepotencia beligerante del diputado Guaidó y su grupo de seguidores, hace presagiar graves dificultades de funcionamiento, posibles encontronazos que pudieran llegar a lo físico, con el consecuente perjuicio en el cumplimiento de las obligaciones normales a realizar desde la Asamblea Nacional ya, que es sensato pensar que la actitud asumida por él y su grupo para ingresar por la fuerza a la sala de sesiones de la Asamblea luego de concluida la reunión ordinaria convocada para el martes 07/01/2020, da clara muestra de la conducta díscola, que mantendrá este grupo de diputados en el futuro y que tratarán de seguir adelante con su irracional posición, sin posibilidades ni tan siquiera del quorum requerido para una Asamblea paralela.

4.-Este estado de intranquilidad funcional e incertidumbre, con toda seguridad que resultará en nuevas y quizá más profundas injerencias en nuestros asuntos interno de comunidades y países extranjeros, especialmente quienes no cesan de pensar que Venezuela es una colonia estadounidense, que en consecuencia deben intervenir en la solución de problemas, que sólo nos competen a los venezolanos y en tal sentido, tratarían de presionar para que la Asamblea Nacional legalmente funcionando bajo las normas que la rigen y con la Directiva presidida por Luis Parra, ceda ante la presión para entregar al sumiso grupo proyanqui de Juan Guaidó, el control de nuestro parlamento.

5.- Conforme a las ideas esbozadas, el panorama, aunque auspicioso, no es color de rosas y la situación planteada de anarquía parlamentaria, pudiera presionar al Tribunal Supremo a procesar al diputado Guaidó por los delitos cometidos, proceso ya iniciado con la supresión de la inmunidad parlamentaria de que disfrutaba en su condición de diputado, delitos que van desde usurpación de cargo nacional, nada más y nada menos que el de presidente de la República, hasta apropiación y malversación en perjuicio de la Nación de importantísimos activos, que suman decenas de miles de millones de dólares, proceso judicial con el cual se arriesgaría una intervención militar directa de Estados Unidos, tantas veces anunciada como amenaza, si en uso de nuestra autonomía procesáramos judicialmente al inculpado de los graves delitos citados.

6.- No obstante que a las instituciones venezolanas le asisten todas las razones que rodearían este procesamiento, es necesario sopesar muy bien, hasta qué punto el gobierno de USA, estaría dispuesto a tomar el riesgo de una aventura bélica, en defensa de su pupilo "Guaidó", como excusa de su real interés, nuestras riquezas: petroleras, oro, coltán, torio diamantes etc., porque no podemos perder de vista que, es política de estado de USA, "El Destino Manifiesto" o sea que les pertenece todo aquello que esté a su alcance en manos de países especialmente Laatinoamericanos, débiles militarmente y que nuestra acción plenamente soberana, pudiera, servir de excusa para justificar tanto interna para el pueblo estadounidense, como internacionalmente el criminal ataque.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 663 veces.



Edgar Valero Díaz

Ingeniero Agrónomo.

 edgarvalerodiaz@gmail.com

Visite el perfil de Edgar Valero Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a286007.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO