¿La acción militar directa sustituiría al terrorismo por fracaso de Alcalá Cordones?

Mis amables lectores llegarán a pensar que estoy paranoicamente obsesionado con la no sólo posible sino probable agresión militar en comandita contra la República Bolivariana Venezuela entre el Gobierno de Colombia con Iván Duque a la cabeza, una poco probable participación del gobierno de Bolsonaro de Brasil, la segura participación de fuerzas mercenarias al servicio de Estados Unidos, escondidas detrás de su socio militar europeo la OTÁN, y su utilización como cortina, de la sociedad entre USA y el único socio latinoamericano de la organización guerrerista Norte europea.

No obstante cada vez resultan más notorios los indicios de que está andando una agresión militar contra nuestro pequeño país por el sólo hecho de poseer riquezas minerales, codiciadas con inusitada vehemencia por el Imperio Estadounidense, que sigue creyendo a pie juntillas en esas falacias que han convertido en su paradigma de conducta todos los gobiernos estadounidenses desde Theodore Roosevelt, al presente ególatra y prepotente DonaldTrump, como son las Doctrina Monroe y del Destino Manifiesto, al establecer como meta de Política de Estado para todos y cada una de las Administraciones, Republicana o Demócrata, conducta compartida por ambas organizaciones políticas, que en el fondo, la dualidad le da cierto viso democrático y contribuye a mantener esperanzas de control gubernamental en un mayor número de ciudadanos, pero que en al final, como diría un amigo, filósofo del pueblo, no son más que "la misma miasma" o "el mismo musiú con diferente cachimba".

No se necesita ser un internacionalista consumado para entender, que toda esa supuesta defensa de la "democracia" que están aplicando a Venezuela, no es más que una mentira muy bien divulgada por los medios masivos de comunicación que manejan, para convencer al mundo, de que aman la democracia y lo hacen en pro del pueblo venezolano, lo que no es más que pretensión, que no es más que un teatro que a pesar de lo mal montado, han conseguido convencer a una importante cantidad de mandatarios de países que por presiones, por ignorantes ingenuos, o que fingen creer en el doble rasero conque los gobiernos estadounidense tratan especialmente a los países Iberoamericanos, con énfasis en Hispanoamérica,

La irrespetuosa e inaudita requisitoria lanzada por William Barr, Fiscal General de los Estados Unidos de América, contra los más altos exponentes del Gobierno Venezolano, acusándolos de narcotraficantes, así en su condición de adláter del dorado emperador, porque se lo ordenan o porque se le da la gana, ha resuelto adelantar la expresada requisitoria al mejor estilo del Lejano Oeste de las últimas décadas del siglo XIX, sin base alguna y por careciendo hasta de los más sutiles indicios y por supuesto carentes de alguna prueba que diera base a semejante desatino, como si la opinión mundial no conociera la capacidad de mentir de los grandes personeros del gobierno de Trump, cuando el que puede considerarse el segundo de abordo, ha manifestado públicamente en una conferencia televisada, que de acuerdo a lo que aprendió en la CIA, lo que sabe hacer mejor es "mentir, mentir, mentir, y calumniar sin ninguna vergüenza, como hace el Fiscal General William Barr, que impúdicamente ha vuelto sobre el ya gastado tema del "cartel de los soles" al pretender inculpar a las máximas autoridades nacionales de traficantes de drogas, comercio que de paso es incontenible en el territorio continental de Los Estados Unidos. Y mientras en Venezuela nuestra Fuerza Aérea ha neutralizado obligándolas a aterrizar o derribado más de 180 naves con drogas, la defensa aérea de USA, quizá la mejor equipada del mundo, no ha logrado ni neutralizar ni derribar una sola aeronave que venga cargada de drogas al menos de que se tenga conocimiento.

La DEA (Drug Enforcement Administratión) Administración para el Control de Drogas, organismo que según observadores imparciales, quizá sea el mayor cartel de drogas del mundo, como dato que corrobora esta afirmación citaremos que: en una entrega controlada de cocaína del gobierno venezolano a funcionarios de la DEA para operación encubierta en Estados Unidos, la cantidad que manifestaron recibir fue inferior a la mitad de lo enviado, lo que demostró al gobierno de Chávez la corrupción de ese cuerpo y resolvió romper relaciones con la citada Oficina supuestamente antidrogas, en la cual los propios funcionarios eran traficantes, lo que explicaría por qué las decenas de toneladas de cocaína y heroína que se comercializan en Estados Unidos provenientes de Colombia, nunca son intervenidas, salvo algún traficante de menor cuantía, que vende sobrecitos del célebre polvo blanco a jóvenes enganchados en el vicio.

A esta nueva arremetida del gobierno de Trump hay que darle una lectura adicional porque ¿por qué en medio de la arremetida del Covid-19, y con el empeño que tienen la gran mayoría de los países del mundo de reducir los focos de manera de ir constriñendo la pandemia e ir erradicando los lugares de dispersión que pudieran subsistir, se arremete contra un, país que lucha por contener el avance del Coronavirus, disminuyendo su capacidad de respuesta y que de no terminar con sus infestación seguiría constituyendo un punto de dispersión y consecuente retroceso en la eliminación de la pandemia?¿qué hay detrás de esa extraña conducta?

Soy simplista y estoy seguro de a pesar de lo poco coherente de la política internacional del Imperio, se puede concluir que como han manifestado en incontables ocasiones, dentro de la panoplia de agresiones contra Venezuela, sigue estando presente la acción militar mancomunada, Colombia-USA y como existen precedentes de que antes de agredir militarmente a un país es necesario destruir moralmente a su dirigencia, para justificar dentro de la opinión internacional la agresión, acusándolos de: dictadores, torturadores, amenazas para la paz mundial, narcotraficantes, etc., como hicieron con Iraq, Libia y en nuestras América, es notoria la invasión a Panamá, para capturar y silenciar al presidente del país Manuel Antonio Noriega, ex-agente de la CIA, que sabía mucho y narcotraficante, en connivencia con Oliver North, oficial del ejército Norteamericano que actuando en su nombre y con anuencia del gobierno Federal de Ronald Reagan, que aprobaba sus operaciones para desbancar el gobierno sandinista, traficaba drogas desde Medillín, Colombia al cartel de Sinaloa para vender en California y así financiar la compra irregular de armas, a espaldas del Senado, que negó el financiamiento, aunque no lo crea a Irán del Ayatola Jomeini, para armar los célebres "Contras" de Nicaragua

Con estos antecedentes y ante el fracaso de intentos de golpes aupando actos terroristas para poner fin a la "usurpación", pareciera que el Imperio resolvió iniciar la fase preparatoria de ablandamiento de la opinión internacional, mediante las mencionadas acciones contra autoridades venezolanas iniciadas por el Fiscal General William Barr y los fiscales generales adjuntos de Nueva York y Miami. En principio se pudiera pensar en que se trata de una jugada para ganar votos en Nueva York y especialmente en Florida, y el exabrupto cometido tenga sólo fines electorales, porque el ingresos de numerosos puertorriqueños a este estado, ha debilitado proporcionalmente la fuerza electoral del Partido Republicano, por lo cual Trump estaría tratando de radicalizar a los cubano descendientes y reclutar a los sudamericanos especialmente venezolanos radicados en el Estado de la Florida para la causa Republicana y mantener su hegemonía.

Pero dados los antecedentes citados, respecto a Iraq, Libia y Panamá, pudiera también estar presente una acción militar anti venezolana, aprovechando la distracción que, el combate contra el Coronavirus causa, tanto en la población como en la fuerza armada, empeñadas en mantener la disciplina interna para evitar la proliferación de casos activos de infección por Covid-19. Es posible y probable que una aventura militar como la aparentemente planificada del Goliat dorado contra la Venezuela de Nicolás Maduro resulte en una victoria del poderoso imperio, pero no podemos rendirnos sin ponernos a prueba frente al agresor y dejarles el terreno, estoy seguro que el descalabro militar a pesar de la victoria si en definitiva y por desgracia llegaren a atacarnos, tendrán efectos imperecederos en la memoria del pueblo estadounidense, que comenzaría a respetar los pequeños países latinoamericanos y de una cosa estoy completamente convencido y es que la ocupación de nuestro territorio si llegaran a realizarla les resultaría incómoda y abandonarían pronto nuestro sagrado suelo, si es que en definitiva utilizan infantería y no sólo bombardeos para vencer destruyendo la infraestructura nacional, mientras aniquilan la población civil como hicieron en Panamá con Chorrillos

Lo único que le faltó a la incalificable requisitoria pre bélica de Wiliam Barr, donde el Fiscal General de USA pone precio por informaciones que conduzcan a la captura de los incluidos en su censurable, a la par que vergonzosa lista, como si estuvieran escondidos y nadie supiera donde conseguir los encausados, que están en Venezuela mayormente en Caracas, balurdo, ignorante; lo único que le faltó al Marshall además de la placa estrellada en el pecho para completar su bravuconada, fue agregarle a la requisitoria "Wanted Dead or Alive" (se busca vivo o muerto) clavada en el tallo de cualquier cerezo o por lo ordinario del personaje en un poste de luz de la Avenida Pensilvania.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 659 veces.



Edgar Valero Díaz

Ingeniero Agrónomo.

 edgarvalerodiaz@gmail.com

Visite el perfil de Edgar Valero Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: