¿Quién y cómo dio golpe a Ramos Allup?¿Será un autogolpe?

Ramos Allup llegó a AD tarde. No fue de aquellos heroicos combatientes que estuvieron al lado de Antonio Pinto Salinas y Leonardo Ruiz Pineda, asesinados por la policía política del pérezjimenismo. Tampoco estuvo cuando Simón Sáez Mérida, aquel casi muchacho, que emergió de la clandestinidad como dirigente del partido aquel 23 de enero. Quizás, si los años lo hubieran permitido, hubiese estado al lado de Gumersindo Rodríguez, Américo Martín, Rómulo Henríquez, Moisés Moleiro, Lino Martínez, Freddy Melo,Vladimir Acosta y tantos jóvenes que se tomaron la responsabilidad de dirigir y mover al partido blanco, sobre todo a los jóvenes del mismo, en los últimos meses de la lucha clandestina para derrocar la dictadura. Pues el PCV, en primer término y aquellos jovencitos adecos, jugaron rol muy importante en aquel desenlace de la política venezolana. Pero Ramos Allup no estuvo con ellos y cientos de muchachos en toda Venezuela, porque todavía estaba muy carajito. Entre él y aquellos, como quien esto escribe, hubo una distancia de diez años. Ramos no es el heroico que quisiera ser y como falsamente se vende.

No estuvo entre ellos pero tampoco entonces con los de la vieja guardia, a la que llegó a refugiarse para gozar con ellos sólo de las ventajas que depara el poder. La división de AD en 1960 dejó a ese partido huérfano de muchachos. Hasta hijos de los viejos dirigentes, como mis amigos y compañeros de esos tiempos, Rómulo Henríquez Navarrete y el "Chema" Saher, participaron activamente en la fundación del MIR. El viejo partido, en lo inmediato, se quedó sin generación de relevo. Eso les obligo a usar las ventajas del poder para lograr que algunos jóvenes, no integrantes de aquella vanguardia formada en la lucha clandestina, se quedasen. A ellos pudieron convencer con los métodos y procedimientos que con aquellos fracasaron. De esa manera recompusieron sus cuadros juveniles con gente sin talento y sobre todo sin vocerío ni cultura. Por supuesto, nuevos jóvenes llegaron al partido, procedentes de estamentos sociales diferentes y con objetivos absolutamente distintos a aquellos que lo hicieron en las dificultades inherentes a la lucha ilegal y clandestina, para lo que se requiere mucho desprendimiento y hasta sentido de lo heroico. Entre esos, llegados unos años después, estuvo Henry Ramos Allup. No llegó a aquél que se le llamó el "Partido de la Resistencia", por el alto número de héroes formados en su seno, aquellos que dieron la dura lucha clandestina dentro de Venezuela. Quienes en su mayoría, cosas curiosas de la vida, formados bajo la influencia y ejemplo de Leonardo Ruiz Pineda, nada tuvieron que ver con la llamada "vieja guardia", la que vivió "tranquilamente" en el exterior mientras aquellos se jugaban la vida a diario en las calles venezolanas. Ramos Allup pues, es de quienes llegaron tarde, hasta ya dividido el partido, cuando este era gobierno y en buena medida lo controlaba aquella "vieja guardia". Y de ella, pues aprendió el arte de conspirar y ser como la "gatica de María Ramos". Porque ese bando sólo eso sabía, conspirar. Desde el exterior, mientras Pérez Jiménez gobernó, solo supo conspirar y practicar el terrorismo. Eso ocasionó graves daños y lamentables pérdidas al partido. Betancourt y los suyos sólo sabían de mandar a poner bombas y promover azarosos alzamientos de cuartelar. Y de eso debió aprender mucho Henry Ramos Allup. Lo de dar golpes fue en la escuela adeca betancouriana una práctica habitual. De la "Vieja guardia adeca" era aquello de darle a uno un rolo de goma, esos que usaba la policía y decirle "en un momento dado", se referían a un alzamiento militar, "con él te vas a la perta del cuartel". Es decir, para ella, uno era carne de cañón.

Ramos se "llevó un golpe". "Se llevó", en el lenguaje coloquial, indica que pudo haberse dado o se lo dieron. Pero lo nota que informa, por demás cautelosa, porque cautelosa es la fuente y esta está entre los suyos, sus íntimos, lo que incluye su entorno político, se cuidó de precisar. Ramos una vez informó a los cuatro vientos que le pusieron una granada debajo de las piernas y quien eso hizo, según él, le dejó la espoleta en las manos y se llevó la granada. No supo quien fue, tanto que a su denuncia no aportó ningún dato para que se pudiese determinar el responsable de aquel intento terrorista y hasta supuesto de homicidio. Pero eso sí, hizo como una demasiado aspaventosa promoción del hecho, de la espoleta y hasta de él mismo, como si fuese un héroe.

Ahora, como los dadores de golpe, que deben cuidar los detalles, por si fracasan, el entorno del dirigente de lo poco que de AD queda, hablan del asunto del golpe que "se llevó" Ramos Allup con excesiva discreción. Tanto que no se sabe, como ya dijimos, si le dio o se lo dieron. Pero la vida es como es; alguna de las dos cosas pudo suceder.

El rey de España, el que abdicó porque últimamente se caía y se golpeaba en exceso, en una de esas, por culpa de un tal Baco, se fracturó la columna. Otra de su caídas fue, mal aconsejado por el mismo personaje, ponerse a matar elefantes en el África, fotografiarse y exhibirse en las redes cual héroe. Se cayó y golpeo. Tanto que hubo de abdicar, ya le costaba portar la corona. Sin olvidar aquella caída, también provocada por el mismo siniestro personaje ya nombrado, cuando en una reunión de la Cumbre Iberoamericana, imprudentemente le dijo al presidente de Venezuela "¿Por qué no te callas?".

Ramos en aquella AD llena de herrumbre, orín y afectada por la osteoporosis, aprendió a dar golpes o intentarlos y algo muy importante, arte del clandestino, no dejar huella y poder decir "Yo no fui. Nunca estuve allí". El 2002, todos los adecos estuvieron en el golpe liderado por uno destacado de ellos, presidente de la CTV, aquel Ortega. Pero Ramos Allup no estuvo y para poder alegar eso en caso que el golpe fallase, se cuidó de no ir a Miraflores la noche de la aclamación de Carmona Estanga. Por eso hubo quienes dijeron, con mucha sensatez, que no estuvo justo previendo que tuviera que excusarse. Es decir, esa vez como lo hará después en todos los intentos de golpes y guarimbas, se cuidó de "no meterse para no aparecer". Es decir, golpea y está en los golpes, pues de esa escuela viene, pero es hábil en no aparecer, aprendió a dejar un resquicio abierto para escaparse en el momento crucial. Ha sido demasiado volátil y evasivo.

Eso que ahora dicen sus allegados de no saber qué llevó a Henry al quirófano, si un golpe que le dieron o uno que se llevó, es lo más coherente con el personaje. Les gustaría decir que se lo dio fulano. Pero ese debería ser del gobierno y para eso habría que probarlo. Pues siempre quedará la duda. Pudiera haber razones para que cualquier loco oficialista incurra en ese grave "desliz", pero también es que Ramos o uno de los suyos invente algo parecido. Justifican lo acontecido, si fue un golpe que "se llevó" y de paso a eso le sacan partido en ese terreno empantanado de la política. Y siendo así las cosas hay que andarse con mucho cuidado. Porque si se lo dio uno cercano a él, de sus compañeros, lo que parecería poco probable, pero sí de esos que antes estuvieron en la MUD, estaríamos casi hablando de un golpe de Estado o una sublevación en el bando opositor. Pero si no es una ni otra cosa, sino que Ramos se cayó, teniendo los años que ahora tiene y las aspiraciones nada ocultas que anidan en su pecho, el asunto es por demás grave. Como lo es que haya caído impulsado por el mismo siniestro personaje que tumbaba a cada instante al rey de España. Por todas esas cosas, el entorno de Ramos, aún tratándose de una simple caída, pero habiendo sufrido un grave daño, tanto que le llevó de urgencia a la mesa de operaciones, maneja el asunto como si se tratase de "un golpe de Estado". Un candidato presidencial entrando a un quirófano por una simple caída es un asunto como para bajar todo.

 

 

 

¿



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2544 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a272006.htmlCd0NV CAC = Y co = US