El himno de Rosales

Estoy sorprendido por la periquera que se ha armado con el asunto de la tarjeta “Mi Negra”. Peor que la merienda de vulgaridades que los más despreciables amantes de Noticiero Digital suelen verter en su cloaca habitual (alguno de ellos lo llaman debate, otros más atrevidos un blog, que pena con Nir Ofir). Los economistas se tiran de los cabellos y se lanzan frases hirientes, cortantes e inteligentes. Fin de mundo..Emeterio Gómez habla de una revolución económica. Los chavistas hablan de racismo, negrismo, fascismo, entreguismo, súperpopulismo. Los rosalistas hablan de subsidio directísimo, de igualitarismo, de repartidolarismo. Francisco Ameliach dice que esa propuesta se la llevó el diablo, seguro que refiriéndose al discurso del presidente Chávez en la ONU. José Vicente Carrasquero afirma por su parte, que es un verdadero atrevimiento intelectual, enfatizando la consigna del opositor. En cualquier caso, yo que estoy con el “réeeeeggimen” birlé como no lo haría ni el mismísimo Thomas Crown (en la vieja interpretación de Steve McQueen) lo que vendría a ser el “Himno de la candidatura de Manuel Rosales” y el análisis hecho, sobre la letra del canto, por el Comando Miranda dirigido por el culturoso Francisco Sesto Novás. (alias Farruco) Flamante Ministro de la Curtura Popular. (esto si es curtura, curtura populal) Originalmente fue una canción interpretada por Jesús Sevillano y compuesta por Juan Bautista Plaza. (Nombre original El Curruchá) Lean la redacción del informe:

A mi negra la quiero y la quiero más que la cotiza que llevo en el pié. Dice Sesto en su informe que aquí hay un mensaje subliminal pues implica que Rosales subirá la gasolina igual que hizo CAP y la gente no podrá comprar carro y por lo tanto todo el mundo se trasladara a pie dejando solo para los “rich and famous” la posibilidad de poseer automóvil. A mi negra la quiero y la quiero más que la tinaja cuando tengo sed. Aquí, agrega Paco, es evidente el fascismo del comando de Rosales. No habrá agua para nadie. Y las tinajas serán declaradas contrabando, sobre todo si son de color rojo. A mi negra la quiero y la quiero más que mi chinchorro que me hace soñar. Sesto aquí diserta con brillantez y demuestra que los ofrecimientos de los opositores son simplemente sueños y los sueños, sueños son (a la manera del soliloquio de Segismundo en La vida en sueño) Rosales no piensa cumplir ninguna de sus promesas y cuando llegue al coroto simplemente se enchinchorrará a comer huevos chimbos e ingerir cerveza zuliana. Más que al penco alazán que coleando en el pueblo mil veces me ha hecho ganar. Dice Farruquito en su análisis sobre el discurso rosalista que el penco representa al pueblo venezolano quien en esta parte de la canción es tratado con menosprecio, recuerden que un penco es un caballo flaco y hambriento, pese a que Rosales declara que ese mismo pueblo lo ha hecho ganar mil veces en las elecciones del Estado Zulia. Cuando baila mi negra un joropo el alma zapatea por dentro de mí. Evidente Mr. Watson, enfatiza el ministro con seguridad. Hay un endiosamiento, un culto a la personalidad y sobre todo un egocentrismo pues todo sucede por dentro de mi (es decir dentro de Rosales) y más nadie tendrá opinión. (pura filosofía hegeliana) Rosales dominará el poder ejecutivo, el poder ciudadano, el poder judicial, el poder legislativo y el poder electoral. Al compás de puntera y talón, y al compás de la quirpa sin fin con tal gracia menea la cadera. Aquí descubre el Dr. Sesto Novás otra trampa subliminal, pues no se trata de la cadera sino del Presidente Caldera a quien Rosales quiere tratar a patadas y pegarle hasta con el mismo talón como un esfuerzo para deslastrarse del pasado cuartarepublicano de AD y COPEI. La última parte lo dice todo, concluye Francisco Sesto Si a mi negra la miro en los ojos, se pone más roja que el paraguatán. Todos los chavistas irán presos y el color rojo será prohibido. Las franelas de ese color tan usadas durante el “réeeeeggimen” serán incineradas en plazas públicas y se prohibirán las donaciones de sangre excepto aquellas que sean azul demostrando finalmente que Rosales es el candidato de la burguesía, el imperialismo, de Bush, del neoliberalismo, y de todo bicho de uña que sea enemigo del pueblo. Así se escribe la historia, termina el análisis felicitándose el mismo por su sabiduría. Es todo.-

esalvarado1000@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5812 veces.



Eduardo Semtei Alvarado


Visite el perfil de Eduardo Semtei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: