Una Regalada Negra de Manuel

Los bombos y los platillos no se han hecho esperar y bajo la fotográfica estampa del otrora gocho, y su saltarín frenetismo de manos agitadamente en el aire, el CANDIDO MANUEL blandió orgulloso y cual Rocky delirante, las dos pruebas de su “magnifico”, “renombrado” y sin igual ACTUAR. Como en los tiempos lejanos y gloriosos de los Cesares, LAS TROMPETAS IDÍLICAS DE LOS MEDIOS rimbombantemente lujuriosos y comunicativos anunciaron el advenimiento de LA MÁS ESPERADA: Una NEGRA de febriles y electrizantes caderas, cuyo caminar pudiera hacer elucubrar y fantasear hasta el más casto y trabajador de los mortales. Aunque ella sea de plástico promete satisfacer TODAS, Y CADA UNA DE LAS MÁS OCULTAS NECESIDADES DE QUIEN EN SUS MANOS LA POSEA. Seis cientos mil o Un millón de machacantes bolívares son precisamente las cantidades escogidas para ilusionar a los de los barrios; los cuales sin necesidad de galanterías o trabajos extenuantes de ella podrán disponer. Es precisamente a partir de estas coqueterías, y sus correspondientes bondades, como se pretende invertir y redistribuir las sudadas divisas obtenidas del buen y negro petróleo. Con MI NEGRA, y sólo con ella, sin mayor protocolo que su regalados encantos electorales, será como precisamente el Candidato Manuel pretenderá sacarle provecho a nuestro atesorado estiércol del diablo, Y COMO TODOS SABEMOS QUE A LO REGALAO NO SE LE PUEDE MIRAR EL COLMILLO, NADIE SE QUEJE LUEGO, CUANDO POR ESO DE LO DE “MI NEGRA”, NOS QUEDEMOS SIN NUESTRO NEGRO PETRÓLEO, Y LAS CORRESPONDIENTES Y AUN NECESARIAS GANAS DE TRABAJAR.

¡Pero!, acaso eso de lo de MI NEGRA no es más que el testimonio más oportuno e irrefutable sobre los códigos racistas con los cuales nos siente y nos refleja este candidato, la puñalada más aberrante y rastrera que ha podido imaginar representante de la burguesía alguno. No es acaso nada menos que la forma como despreciándonos nos quieren ayudar. Mucho nos recuerda el hipócrita trato que le ha dado los Estados Unidos a sus indígenas originarios, a los chicanos e inmigrantes pobres. Es obvio que para ellos, la inmensa mayoría venezolanos somos una cuerda de flojos que por no trabajar somos capaces hasta de lo más aberrantes sacrificios como, en este caso, votar precisamente por el Candidato Manuel, el cual, misericordioso, pretende por un tiempo bien determinado, llenarnos gratuitamente de destino los estómagos.

El espejismo de esta MI NEGRA, de tacones altos, falda extremadamente corta y de bien roja y provocativa boca pintada, es precisamente la imagen que estos señores resuelven el problema de el estereotipo racial de su racionalidad. Para ellos lo único que puede ser dispuesto para el regalo es precisamente aquella IMAGEN de las mujeres humildes de nuestro pueblo. No es cosa de racismo, dirán sus consejeros del pentágono, pero la que mejor encarna los atributos erógenos de la seducción es precisamente las contorneadas gratitudes que, por unos cuantos bolívares de más, contornea precisamente Mi Negra. Al igual que en el COUNTRY como en el BARRIO, esto de lo de MI NEGRA, ha resultado ser lo más significativo en materia de racionalidad disociada que ha elucubrado la intelligenzzia superior de los que se creen dueños del mundo. No cabe duda que tal demostración de “ingenio” pulula solamente en determinados y bien escogidos personajes. Después de la rueda lo más ingenioso que he visto es precisamente esto de la Negra, evidencia más que destacable para convencerse que la falta de legitimación del modelo neoliberal del capitalismo se haya precisamente en su nivel más crítico en Venezuela. En su tiempo, Granmsci, nos refería que ha razón de esta particularidad, donde el capitalismo se haya completamente deslegitimado y sin proposiciones verdaderas que le preserven cierto interés, los intelectuales reaccionarios suelen usar discursos extremadamente populistas. Pero lo del candidato Rosales, que aparte de no tener nada de intelectual, ni siquiera desde el punto de vista granmcsiano; no tiene perdón de la cordura popular. Una buena parte de mis incorregibles amigos de la ultra izquierda del pasado, con dolor y cierta crítica vergüenza, bajan urgentemente sus inutilizadas cabezas, al ver el PLAN DE GOBIERNO DE ROSALES, Y LO REGALADO DE SU NEGRA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2732 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor