Cinco razones por las que la oh-posición tendrá una apabullante derrota este 15-O

La oh-posición venezolana va directo y sin escalas a su revés más desastroso en 18 años. El descontento y la abstención serán los enemigos de la MUD en las próximas elecciones regionales. A continuación, expondremos las razones más poderosas que explican el inminente fracaso de la derecha este venidero domingo.

5) La pertinaz descalificación al árbitro: los denuestos de la MUD al Consejo Nacional Electoral han causado "confusión" y frustración en las filas de la derecha. Cuando la oh-posición gana, el CNE es bueno. Cuando pierde, el CNE es malo. Esta patética narrativa ha colocado a los seguidores de la MUD -y a sus líderes- en una disyuntiva existencial: rechazar al CNE es hacer "resistencia" al "rrrégimen", pero no reconocer al organismo es dejar la vía libre al chavismo (*). ¡Vaya dilema!

4) El auspicio de la derecha a la guerra económica: la MUD triunfó en las elecciones parlamentarias de diciembre 2015, al cabalgar sobre el descontento popular provocado por la guerra económica. El eslogan de rigor para hacerse de la mayoría en la Asamblea Nacional fue el de "La última cola" y la promesa de eliminar las tormentosas filas. Propaganda engañosa que no se concretó en la realidad. El fulano voto "castigo" al chavismo se diluyó en los propósitos sediciosos que mostró el fascismo en la coyuntura posterior al 6D. O sea, la prioridad de la MUD no era acabar con las ringleras para adquirir alimentos sino derrocar a Maduro. Escuálidos y ciertos "chavistas" que habían creído en el mantra de "la manito", se sintieron estafados y ello no se lo perdonan a la derecha; un vasto segmento de la población ha caído en cuenta de que la MUD está detrás del sabotaje económico, en consecuencia, ya no se traga el cuento de que "La culpa es del gobierno". La derecha no ha hecho nada desde el órgano legislativo para combatir el acaparamiento y la especulación, por ejemplo.

3) Las guarimbas violentas patrocinadas por connotados dirigentes de la oh-posición: los innumerables actos de terrorismo urbano que azotaron las calles de Caracas -y otras urbes del país- durante casi cuatro meses y provocaron más de 100 decesos (**), han dilapidado el capital político que la MUD obtuvo en diciembre de 2015. La obstrucción al libre tránsito, la destrucción de propiedad pública y privada, el vil asesinato de personas inocentes y la quema de seres humanos vivos por parecer "chavistas", han sido espectáculos grotescos que los "líderes" de la MUD han avalado con discursos ambiguos o el silencio absoluto. Las bases sensatas de la derecha quedaron hastiadas de la violencia.

2) El fracaso del Revocatorio contra Maduro: en 2016, la MUD se trazó como "hoja de ruta" desalojar a Nicolás Maduro de Miraflores y vendió eso como la panacea. La oh-posición recogió rúbricas, cometió graves irregularidades en la recolección, engañó a su gente, a pesar de que el Revocatorio no era posible en 2016 por los plazos del CNE, y dejó con los "crespos hechos" a su militancia. Como de costumbre, nadie en la "directiva" de la Mesa se hizo responsable y los escuálidos de a pie se sintieron embaucados, una vez más.

1) La MUD no participó en la elección para la Asamblea Nacional Constituyente y eso fue el mayor error político de toda su patética trayectoria: la oh-posición se autoexcluyó de la convocatoria del 30J debido a que apostaba al éxito de las guarimbas; además, la MUD estaba segura de que la Constituyente sería un fracaso puesto que la derecha no ha cesado de atisbarse el ombligo, sobre todo desde diciembre de 2015. Más de ocho millones de personas respaldaron la propuesta del Presidente Obrero, Nicolás Maduro, y enviaron un mensaje de paz muy contundente a adecos y sus derivados. El efecto réplica de la Constituyente, este 15-O, será el espejo de pretéritos escenarios: después del Revocatorio de 2004, que fue una humillación para la fenecida Descoordinadora Democrática, las regionales del 31 de octubre de ese año se tradujeron en un descalabro para el escualidismo; el chavismo se consolidó en 20 de 23 gobernaciones y en 270 alcaldías de 335. En las parlamentarias de 2005, la derecha cometió ídem torpeza, como el 30J, de no concurrir al proceso electoral y en 2006 perdió las presidenciales por una brecha de tres millones de sufragios. Como apreciamos, la oh-posición no aprende de sus aparatosos traspiés.

El chavismo fue a su campaña más difícil en casi dos décadas de Revolución Bolivariana y logró un éxito aplastante sobre las fuerzas de la reacción, el pasado 30J. El 15-O reeditará este contexto halagador con una proyección que oscilaría entre las 20 y 23 gobernaciones conquistadas. ¿Qué hará la MUD? Se mantendrá fiel a su tradición... ¡gritará "fraude"!


(*) El 16J, la oh-posición realizó un "plebiscito" y la tercera interrogante de éste rezaba así: "¿Aprueba que se proceda a la renovación de los Poderes Públicos de acuerdo con lo establecido en la Constitución, así como la realización de elecciones y la conformación de un nuevo gobierno de unidad nacional?". Si la MUD exige nuevos poderes públicos es porque no reconoce a los actuales representantes de estos, ¿no? Por ende, si la derecha no los considera legítimos, ¿no es un contrasentido que la MUD confluya a unos comicios regulados por un poder público como el CNE? ¡Votemos por la paz!

(**) De 335 municipios de Venezuela, sólo en 45 (13,4%) se registraron hechos de violencia. De 1.141 parroquias, nada más hubo actos de terrorismo en 76 (6,66%).


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1382 veces.



Adán González Liendo

Traductor, corrector de estilo y locutor

 elinodoro@yahoo.com      @rpkampuchea

Visite el perfil de Adán González Liendo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán González Liendo

Adán González Liendo

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /oposicion/a253533.htmlCd0NV CAC = Y co = US