Pasar por la violencia para llegar a una intervención extranjera. ¿Tenemos Opción?

"pero para llegar a una intervención extranjera tenemos que pasar esta etapa de violencia ¿o no? Eso está claro, …vamos a designar nuevos magistrados …y el realizar antejuicio de meritos al presidente Maduro ...el objetivo pasa por "agudizar la crisis" y promover un escenario de ingobernabilidad". Juan Requesens (Dip Opositor)

Guerra es guerra, así sea avisada o de sorpresa mata mucha gente de bando y bando y los únicos triunfadores son los que venden los pertrechos de guerra y las empresas que "reconstruyen" y "apoyan económicamente" en la recuperación de la producción, especialmente de los recursos naturales que apetecen los agitadores, los auspiciadores de las confrontaciones. A los pueblos, de cualquier bando en conflicto, solo les queda recoger y enterrar a sus muertos, sufrir sus heridas y comenzar de nuevo en una situación infinitamente peor de la que pretendían "resolver con la guerra". Hoy, después de más de 11 años de guerra producto de la invasión Gringa, los Irakies "celebran" la liberación de Mosul una ciudad completamente destruida sin hablar del más de un millón de victimas del "conflicto", igual escenario viven Libia y Siria, países donde "casualmente" las zonas petroleras siguen productivas en manos de transnacionales Gringas o de sus aliados de la Otan mientras diferencias tribales azotan lo que queda de sus históricas ciudades.

El camino que se anuncia para Venezuela es el paso de esta guerra de cuarta generación a su última fase, la confrontación armada entre hermanos (pelea de perros). El chavismo se aferra a dirimir las diferencias con la refundación del estado a través del poder constituyente y fiel a sus principios asegura que no se rendirá ante las aspiraciones de los lacayos del imperio bajo ninguna circunstancia y la oposición se aproxima, justificándose en un falso plebiscito, a constituir un poder Judicial paralelo que desembocará en la destitución del presidente y el poder electoral y el nombramiento de facto de un estado paralelo (paso de no retorno pues no reconocería al poder constituido ni al constituyente) que solo podrá sostener con la renuncia del poder constituido (posibilidad negada por las fuerzas revolucionarias y que desembocaría en el exterminio del chavismo), con la imposición por un alzamiento militar (que tendrá que confrontarse con los leales a la revolución) o con la activación de grupos paramilitares (guerra de guerrillas con asesinos tipo estado Islámico), para cerrar con una intervención de fuerzas extranjeras que se encargará de cobrarse adueñándose de los recursos naturales y manteniendo la guerra interna (caos constructivo) para mantener el dominio de estos recursos mientras nos matamos como en Libia y Siria.

¿Qué podemos hacer para evitarla? Rendirse no es una opción, abstenerse en la asamblea nacional constituyente fortalecerá la posición opositora y debilitará la legitimidad del proceso constituyente lo que dará mayor justificación a una confrontación armada que empoderaría a la dirigencia de la MUD para incrementar la violencia fascista y clasista. Votar fortalecería la posición del chavismo para imponerse por métodos pacíficos e impulsar una nueva constitución que de poseer elementos no aceptados por la mayoría sería rechazada en el referéndum aprobatorio.

La gran mayoría del pueblo quiere un cambio de la economía que nos saque de esta crisis, al igual que rechaza la violencia y a los dirigentes de la MUD que la imponen, mucho más que el rechazo que tiene contra el presidente Maduro. Ese pueblo sabe que sería un desastroso retroceso en sus derechos un gobierno de los fascistas Caprichito, María violencia, Marihuanita Guevara, el monstruo de Ramo Verde (ahora en su casita), el Cejotas, Espoleta Allup o algún otro espécimen de la fauna salvaje de la violencia opositora, casi tan malo como ir a la guerra civil que pretenden imponernos, por eso, decidirá votar en la constituyente aunque la oposición haya perdido por "Frofait" y legitimar el proceso con su participación en las discusiones constituyentes tratando de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva (o mejorar la existente) Constitución que nos permitan salir de la violencia asesina, de la crisis económica, de la impunidad y la corrupción, o en el peor de los casos, al menos evitar la guerra hasta llegar a las elecciones presidenciales de 2018. Solo una oposición derrotada permitirá frenar la escalada de precios, aumentar la producción y mejorar la distribución.

Con los opositores irracionales no contamos para construir la paz (son menos del 15%), pero opositores conscientes de los riesgos del camino escogido por su "dirigencia", chavistas arrepentidos, cansados o críticos y chavistas radicalizados somos la mayoría que apostamos por la paz y legitimaremos la Asamblea Nacional Constituyente votando el 30 de julio mayoritariamente en búsqueda de la paz con un nuevo liderazgo que surja de la refundación de la patria.

@noellibre

peraltanf@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 944 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: