Escrutando detrás del choque Capriles-Chuo Torrealba y las precandidaturas de Maduro y Cabello (VIII)

           En un trabajo largo, de más doce capítulos, que aparece completo en mi blog, Blog de Eligio Damas, desde el año pasado, titulado “¿Por qué Chávez escogería a Maduro?”, del cual pongo el link sobre el primer capítulo, http://deeligiodamas.blogspot.com/2016/11/porque-chavez-escogeria-maduro-memorias.html  y los capítulos X, XI y XII, en aporrea con el título “Diosdado Cabello, el delfín pospuesto”, https://www.aporrea.org/actualidad/a237344.html , hablo en abundancia de este tema. Pero a esta altura han aparecido nuevos elementos que vale la pena recoger.

            En los trabajos recomendados que, como dije, publicados el año pasado, manejé la hipótesis que ante aquel “hecho sobrevenido”, como explicó el propio  Chávez, la contingente situación, tuvo que escoger sin tiempo para meditar lo necesario ni someterlo a consideración de todo el colectivo chavista, su sucesor. Por distintos criterios expuestos también en esos trabajos tomó la decisión ya conocida. Pero señalé, porque hay fundamentos para ello, también expuestos antes, que pudo haber un entendimiento para que Maduro, posteriormente cumplido su mandato, diese oportunidad a Cabello. Era, eso ya lo dije, una manera de mantener el equilibrio y satisfacer “los derechos y méritos” de quienes más poder tenían en aquella colectividad y sentimiento popular que heredaban. Pero se dice que “Dios dispone y el hombre propone”, por lo que este suele enredar las cosas y hasta disparar a lo loco. Lo que Dios dispone es el movimiento real, en la dialéctica y la vida, el movimiento universal, y la función del hombre es aprehenderlos y capturarlos en ese mismo sentido, lo dialéctico.

            Maduro era cabeza del sector político organizado y civil de mayor influencia dentro del Psuv y Cabello, aun falto de la experiencia que había alcanzado Maduro, quien fue canciller por varios años, además de haber sido dirigente político y sindical y luego vicepresidente, quien debía esperar a ganar experiencia. Cabello, además todavía estaba muy joven y debía aprender a manejarse entre políticos del mundo civil y ponerse a tono, por los menos, con algunos íconos del lenguaje y discurso chavista. Porque, eso lo dije en el trabajo que antes hemos mencionado, si hablamos de lealtad, en los términos que implica la relación personal íntima, haber corrido juntos muchas dificultades, Cabello estaba más cerca, en la intimidad del ser humano que fue Hugo Chávez. Si no lo fue por razones ideológicas, si por el correr juntos riesgos,  dificultades y compartir sueños y alegrías juveniles.  Además el Chávez del “Oráculo del guerrero”, al de más tarde, es otro muy distinto al que intimó con Cabello.

            En aquel momento, cuando Chávez se prepara para su último viaje a Cuba, Cabello todavía ni siquiera había incorporado a su lenguaje el arsenal de palabras que Chávez solía usar, tal como los revolucionarios socialistas de siempre; ese mismo del cual muy temprano, Maduro se embriagó. De Cabello, sus contrarios, decían más bien que formaba y lideraba una llamada “derecha endógena” que gozaba del respaldo del líder, por las razones antes expuestas. Para dejar constancia de esto, pondremos el link de un trabajo nuestro, en el cual comentamos opiniones de Toby Valderrama poco amistosas contra Diosdado Cabello, el cual titulamos “Diosdado, Toby Valderrama y armas melladas del capitalismo”. http://deeligiodamas.blogspot.com/2015/09/diosdado-toby-valderrama-y-las-2armas.html

            La conducta de Cabello, el nuevo inventario de palabras que maneja, el uso peculiar que da  a su programa “Con el Mazo Dando”, que de repente dejó de producirse en un estudio cerrado para hacerlo en cualquier parte del país y convertirlo casi en actos masivos, donde siempre se hace acompañar, entre otros, por el alto mando militar del espacio, obligan a pensar que anda en campaña electoral. Es más, como el mismo lo ha dicho, hasta dejó las labores parlamentarias para dedicarse al trabajo político o lo que es lo mismo, relacionarse con el colectivo nacional dentro y fuera del partido, hasta donde eso le sea posible. Es notorio como deja valer su influencia en la conformación del gobierno, cosa que al parecer, Maduro ha sabido respetarle o reconocerle.

            Su actividad y acompañamiento, no dejan espacio para que uno pueda pensar una cosa ajena a que anda en campaña electoral y justamente porque piensa reclamar “su derecho o herencia”.

            Anteriormente, en uno de los primeros capítulos de este trabajo citamos como Juan Barreto, quien sin duda está bien informado, señaló que Cabello, Rodríguez Torres y Tareck El Aissami aspirarían a la candidatura presidencial.

            Con respecto a esta información, me he forjado la idea que El Aissami no es pretendiente o aspirante estando de por medio Cabello. Sugerí antes, en las primeras entregas de este trabajo, que la presencia del ex gobernador de Aragua en la vicepresidencia y el hecho que el presidente le diese poderes no dados antes a nadie, era resultado de los acuerdos entre quienes son los jefes del chavismo oficial, Maduro y Cabello.

            Confieso estar muy poco informado de los detalles íntimos del chavismo y suelo guiarme por lo que leo en la prensa, la poca información que me aportan mis relaciones personales que no abundan mucho y mis ya gastadas antenas. Pero sucede que en una oportunidad escribí un artículo donde comentaba como la prensa y políticos opositores solían acusar a Cabello de tener grandes propiedades, como ahora mismo lo vuelve a sugerir Nícmer Evans, pero no dan prueba alguna. También, como en la oportunidad que el gobierno de USA anunció que se apropiaría o incautaría, no recuerdo el término preciso, de las propiedades que Cabello y otros tenían allá, este les desafió a que lo hiciesen y diesen muestras de aquello. Elogié la conducta de Cabello, como aun lo elogio por lo mismo, como un rotundo desmentido a lo dicho contra él. Luego fui sorprendido porque el gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, retuiteó mi artículo y hasta lo elogió; cualquiera puede constatar esto que digo en la red; desde ese momento, aunque para algunos pudiera ser un simplismo, le incluí entre quienes comparten simpatías y adherencias con Diosdado. Lo hice porque también sé como los políticos suelen ser celosos con sus intereses y poco dados a elogiar o proteger a quienes pudieran poner piedras en sus rieles. Tampoco vi como mi natural y hasta generoso un gobernador decidiese elogiar el trabajo de escribidor provinciano e insignificante con quien no tiene ni ha tenido relación alguna, si no hubiese interés de por medio.

            De Rodríguez Torres, nada o muy poco conozco, salvo lo que todo el mundo y el contenido de algunas declaraciones que de vez en cuando da por allí, en reclamo de la herencia de Chávez. Aunque tal como veo las cosas, no descarto surja su candidatura bajo el rótulo del “original” chavismo, con el respaldo de otros chavistas como él e intentando atraerse parte del inmenso lago de los NI-NI o chavistas descontentos.

              Para el 29-09-2016, publicamos en Aporrea.Org. y Blog de Eligio Damas, un artículo titulado “Según Ameliach, Diosdado sería el presidente”, según el cual, el ahora gobernador de Carabobo, acarició la idea que el monaguense terminase siendo presidente de la República, en caso que Maduro perdiese el revocatorio. Para más detalles, siga el link siguiente correspondiente a ese trabajo:      https://www.aporrea.org/actualidad/a234812.html.

            No obviemos que Ameliach viene de las filas militares y formó parte de quienes se alzaron el 4F. Es decir, integra ese universo del cual se dice, con suficientes fundamentos, que lidera Cabello, pero que se ha agrandado con sectores provenientes de la vida civil, las intensas actividades mediante tareas como “El Mazo Dando” y las ventajas derivadas de compartir una buena cuota de poder.

            Pero Maduro, aunque intente ocultarlo o por lo menos eludir el tema, se ha dejado ver las intenciones. Como recordé a los lectores en otro trabajo, en una oportunidad, de manera indiscreta, dio una respuesta a Capriles donde dejó ver claramente sus intenciones, de optar nuevamente por la presidencia de la República. Tal como están las cosas, sinceramente, no veo posibilidades que Maduro repita como candidato; la presidencia le desgastó, si es que es válido usar ese término, sin que nos sintamos tentados a cargarle toda la culpa. A menos que aquí, en lo que resta de tiempo, suceda un milagro, que empezaría por rendir sus frutos políticos poniendo al chavismo a ganar las municipales y las regionales. Pero esto exige, en primer término, un cambio sustancial y sustancioso en los asuntos de la economía, en un momento, para sólo citar un caso, cuando una cajita de pastilla contra la hipertensión, que aquí tuvo un valor insignificante, en estos momentos está por encima del salario mínimo. Y no creo que los tiempos den como para revertir el drama.

            No obstante, es bueno recordar que en septiembre del año pasado, estando en Ecuador, Elías Jaua, de manera sorpresiva y quizás motivado por lo que días antes había dicho Ameliach, declaró a la prensa, no descarto que el Presidente Nicolás Maduro, se postule para la reelección en las elecciones del año 2018”. Y en ese mismo instante agregó, refiriéndose a Maduro,Es un líder aceptado por la dirigencia nacional, estadal y regional de los partidos aliados”.

            Por lo que a lo largo de este trabajo hemos hablado acerca de las escabrosas y hasta muy malas relaciones del gobierno con los partidos aliados, que van más allá de los allí mencionados, no veo razones para sustentar eso último que afirmó el ahora Ministro de Educación y “Jefe del Motor Farmacéutico”.

            Aquello no fue más que una respuesta a Ameliach y no una simple casualidad. Para ayudar más, suministro el link para leer aquel trabajo que titulamos “Elías Jaua vuelve a confrontar a Diosdado, esta vez por la candidatura presidencial”,   https://www.aporrea.org/actualidad/a234812.html.

              Se dice en el título “vuelve a confrontar a Diosdado”, porque como podrá leerse en ese trabajo, anteriormente habían confrontado.

              Es decir, como dijimos en una de las partes anteriores de este trabajo que ahora termina, entre las discrepancias y contradicciones que se agitan dentro del chavismo está la de la candidatura presidencial, por ahora pospuesta. Quizás cada quien espera que el otro cumpla lo acordado, lo que incluye dejar que las bases emitan su opinión sobre semejante asunto, sin que medien los defectos usuales. La que sería la mejor de las soluciones, sobre todo cuando el panorama se torna borroso, pareciera asomarse una tormenta y es necesario manejarla con buen tino para salir de ella con todo lo mejor que podamos y los arrestos necesarios para seguir combatiendo. Sin olvidar, ni negar apriori, pudiera salir del chavismo o de lo que antes este fue, una candidatura que se atribuya la misión de rescatar las viejas glorias; asunto que parece como muy difícil aunque no dejaría de ser molestoso.

FIN



Esta nota ha sido leída aproximadamente 937 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a242318.htmlCd0NV CAC = Y co = US