Cosas opositoras que encalamocan al más “pintao”. Curso idiota para quien quiera tomarlo

Todo aquél que intente hacer un curso, sobre todo intensivo, para hacerse opositor y actuar en concordancia con ese universo enrevesado, debe tomar en cuenta las cosas que allí se piensan y hacen para no sentirse luego frustrado o engañado. Con ese fin elaboro aquí como un pequeño inventario de temas y actitudes que nunca he entendido, pero que forman parte de la cultura y accionar político del mismo.  

            Quienes intenten hacerse opositores al estilo MUD deben buscarle explicación sensata, coherente con el interés nacional a cuestiones como:

            1.- La MUD ha hallado en el gobierno español, del señor Rajoy y la prensa de aquel país, sobre todo el diario ABC, inocultablemente franquistas y como tales fascistas ambos, unos aliados solidarios que difunden por todo Europa que aquí hay una dictadura. Tanto le han dado a eso que el señor Pablo Iglesias de “Podemos”, de supuesta oposición progresista española, terminó por creerse el cuento. Pero resulta que según la ONU, quien acaba de evaluar lo relativo a los Derechos Humanos de varios países, entre ellos España y Venezuela, aprobó a esta y reprobó a aquélla a quien le hizo una larga lista de cuestionamientos, unos 26, entre los cuales entra la “Ley Mordaza”, conjunto de normas represivas que de por sí definen aquel régimen como dictatorial. No  sólo se trata de un régimen monárquico, un adefesio, sino que se violan los derechos de la gente en demasía. Tanto que, como darle un pan a indigente emigrado, es un delito que se castiga con una severidad asombrosa. Por lo que uno no entiende, por qué el bando opositor venezolano llama lo nuestro dictadura y aquello democracia.

            2.- Solicitar y hasta celebrar porque al país le expulsen de MERCOSUR.

            3.- Condenar y satanizar la reunión del Mnoal, que no es una organización a favor de Maduro sino con otros fines, como el de formar un bloque en defensa de los países sometidos a la amenaza de las grandes potencias y hasta con fines de proteger al planeta de los grandes contaminadores. Luego cuando esta reunión se realiza con éxito, hablar de fracaso y hasta ofender y blasfemar sin misericordia ni contemplación diplomática a los países asistentes. Pasan por alto la idea que podrían llegar, como con derecho aspiran, al gobierno y verse obligados a reunirse con ellos.

            4.- Negarse a llenar la planilla para recibir los beneficios de los CLAP, pero no por razones de fondo, estratégicas de interés nacional, sino para que las bolsas no les lleguen y tener motivos para reconcomiarse.

            5.- Tirar la basura enfrente mismo de su casa como forma de protesta por la ineficiencia del servicio del aseo urbano, lo que es lo mismo que escupir para arriba. Teniendo la posibilidad de colocarla en la avenida más cercana, donde sí la recogen, sin dejar de protestar pacíficamente por algún medio por las razones que les amparan.

            6.- Prender velas para que los precios del petróleo no suban; mientras se ruega al pie de aquella para que sigan cayendo. Mientras esto sucede incomodare y protestar por las dificultades que la disminución de divisas genera en una economía rentística que, en gran medida, se debe a las políticas de sus ascendientes, lo que equivale aludir en lo inmediato a los gobernantes del puntofijismo.

            7.- Molestarse hasta llegar al paroxismo porque un atleta venezolano gane medalla, diploma o cualquier otro reconocimiento en los juegos olímpicos o paralímpicos, como si ellos fuesen Maduro o Cabello en juegos internos del Psuv. Preferir que los de España, EEUU o la UE ganen y  nunca los nuestros.

           8.- Decir por cualquier medio que Maduro es un dictador sin que eso le genere inconveniente alguno, al medio y a quien lo dice. Como el curioso caso de Alexis Rosas, quien en una emisora local se hace portavoz de esa idiotez y la refuerza entre quienes le escuchan y al programa llaman para decir aquello, mientras la Alcaldía de Barcelona, en manos de gente del gobierno, le financia el espacio radial.

            La idea, sobretodo difundida desde España y por cuanto medio o bemba sea propicia, es sembrar la idea que vivimos en una dictadura. Lo que tiene un alto valor hacia adentro, pues busca arengar patotas y apostrofar a cuanto cristiano se les ponga en la mira. Vivimos, según la oposición en una curiosa “dictadura”, donde los opositores, según sus propias palabras, pueden andar por todos los rincones, cual la “Zarzamora”, “a toda hora”; en el metro, en las plazas abiertas, mientras los allegados al gobierno o sus defensores viven como clandestinos por “temor a ser agredidos”, como aseguró Gaby Arellano en el programa televisivo “Vladimir a la 1”. Mientas el medio y quien aquello dice, siguen y seguirán gozando de sus derechos.

            9.- Rogar a las ánimas del purgatorio para que no llueva nunca y luego molestarse y protestar de distintas maneras si el gobierno ante aquello raciona el flujo eléctrico.

           10.- Pedir, casi rogar, para que los gringos nos invadan para “traernos libertad y bienestar”. Como si no estuviesen informados de las huellas que dejan a su paso cuando invaden países como en Irak, Libia, Afganistán y provocar guerras fratricidas tal caso de Siria.

           11.- Empeñarse en exigir que el gobierno pida ayuda humanitaria, bajo la “aparente inocencia” que por ello los países poderosos, en primer término EEUU,  inmediatamente nos enviarían todo lo que falta nos hace de gratis. ¡Qué mantequilla! o “manteca de quilla”, como suele decir un viejo y fraternal amigo.

                El pobre Haití vive en permanente estado de solicitud de ayuda humanitaria y cuando eso sucede, Venezuela y Cuba, de primero, acuden con todo lo que pueden prodigar. Mientas Estados Unidos, de manera casi maniática, se limita a enviar “infantes de marina” para “garantizar el orden”, lo que no es sino una forma de meter las chivas en el corral y mantener control en un país donde, según se dice en muchos medios, hay enormes riquezas inexplotadas. ¿ Por qué no pedir a EEUU y sus potencias aliadas, no que nos regalen, sino que envíen todo lo que falta hace a precios módicos sin que el gobierno lo pida? Simplemente vendan a los importadores nuestros a “precio de gallina flaca” y cuiden que estos hagan lo mismo a los consumidores. De esa manera, sin duda alguna, se ganarían a los electores casi totalmente.

            Esta lista es más larga, pero lo dicho es suficiente para demostrar lo complicado de entender a la oposición al estilo MUD y lo dificultuoso para que cualquiera medianamente inteligente, que no atesore odio y rencores, ni mire el mundo desde la perspectiva de su cartera, pueda sentirse tentado a aliarse a ella.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1272 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a234593.htmlCd0NV CAC = Y co = US