Estrategias (FundaLossada)

Con el avance indiscutible y lo exigente que se ha tornado la "crítica" (aunque la cordura por el contrario suele haberse quedado en el mismo lugar) algunas de esas películas hollywoodenses que solemos llamar "vaqueras", forzosa y urgentemente han tenido que desaparecer o ser "replanteadas" para darles mayor realismo y credibilidad comercial (más no credibilidad histórica) a su discurso, descaradamente manipulador e igualmente ideológico (una falsa noción de realidad).

Aunque más serio fuese este esfuerzo sabemos continuarán siendo tan escandalosamente anti-históricas como estúpidas, por el sólo hecho de hacer de un aberrante Genocidio una aventura entretenida y causa de su más pretendido Pundonor (Ward Churchill, profesor de estudios étnicos de la Universidad de Colorado, afirma que la reducción de la población nativa americana desde alrededor de 12 millones en el año 1500 a unos 237,000 en 1900).

Bajo algunos "bemoles" característicos y obligados para poder "ilustrar" y "re-crear" con cierta exactitud nuestra particular contemporaneidad, se permiten estructurar y justificar, a partir de un incesante "bombardeo" de emociones, producto de todo un elaborado arsenal semiótico de su avanzada tecnología, un recurrente y procurado maniqueísmo argumentativo (regla general y obligada para todas sus películas). Como al calco lo suelen hacer (por lo general también de manera inmoral y sin escrúpulos) cualquier agencia de publicidad y/o propaganda que se precie de renombre. Cuánto más puede manipular sobre la conciencia y voluntad de los individuos mejor es considerado su profesionalismo y estatus. Los EEUU necesitaban la mejor agencia de publicidad y crearon Hollywoods (Chomski). Necesitan no menos que tratar de "reescribir" en base a emociones la propia Historia (sobre todo para "desapercibir" sus crímenes y bajas pretensiones: claramente raciales, racistas y hegemónica). Con tanto relativo éxito que para la gran mayoría de los que principalmente pueden "degustar" su viciada tecnología del entretenimiento, se erigen como una sociedad sana, ejemplar y, hasta, perfecta, aunque en muchas ocasiones el sino de la Historia, y las riquezas de sus naciones, les destine beber de este, su propio y envenenado, "melao".

Esta aborrecible manipulación la vemos expresada, sobretodo en la escena cuando bajo los sublimes y evocadores acordes de Ennio Morricone, el siempre "bueno" y "apuesto" "cara pálida", después de haber querido adueñarse (por la fuerza) de unas tierras que no le pertenecían, era blanco de un flechazo de unos siempre "malos" y "feos" "piel roja", que totalmente "primitivos" y "endemoniados" evidenciaban así sus sanguinarias garras solo porque (los siempre "buenos" y "apuestos") "cara pálidas" querían acabar "estoicamente" con sus familias y, de paso, despojarlos de sus ancestrales tierras. Acto seguido, al verse alcanzado por esta rudimentaria pero igualmente mortal arma, como todo buen Rambo norteamericano (figura totémica que ha estado durante toda su pendenciera historia, con diferentes nombres, pero igualmente un obligado referente y paradigma de su pretendida superioridad guerrera, tratando de emular lo que era Aquiles para los griegos), la sacaba de inmediato de un solo jalón, infantilmente intentando demostrar no menos que una ideológica y "sobre humana naturaleza", sino una superioridad "cuasi-divina" que le hacía "dueño" y "señor (por eso del Destino Manifiesto) de todo lo que incluso no le pertenecía. Acción que a todas luces de seguro, por su descomunal y arrogante estupidez, en la vida real le hubiera válido, como todos sabemos, un desangramiento no solo letal sino vergonzosamente ridículo, y que de inmediato, obviamente, lo enviaría al mismísimo e inretornable "Hueco". Y que, en conclusión, era lo que precisamente buscaba el "ignorante" y "primitivo" "piel roja".

Ahora, por lo menos hacen que el personaje, el "siempre bueno" y "apuesto" "cara pálida", evidenciando cierto leve dolor y una "pizca" de cordura, parta la flecha y la termine de arrancar por la misma dirección que entró, respetando el sentido común y la propia inteligencia que demostraron (los "siempre malos y feos") pero igualmente ingeniosos "piel roja" al idear esta práctica y mortal arma, que era mucho más peligrosa e implacable cuando se le pretendía sacar de una manera incorrecta que, incluso, cuando se encontraba enterrada en el propio cuerpo.

Este menudo relato, que a bien sabemos serían los primeros antecedentes y orígenes de la crueldad que demuestra hoy en día el expansionismo norteamericano a través del mundo, podría servirnos para explicar lo que nos pasa cuando los embates, o "flechas", de la Oposición hacen blanco en nuestra, muchas veces, desarmada Humanidad. Y precisamente son la principal razón del por qué, a pesar que nos están dando duro con eso de la Guerra Económica, tampoco nos proponemos mantener una defensa medianamente consensuada e inexpugnable.

Hace un tiempo se generó un verdadero "ataja perro" en el Zulia, cuando inmediatamente después que se anunció que quienes "firmaron" en contra del presidente Maduro, y estuvieran en puestos claves del gobierno, deberían inmediatamente quedar fuera del mismo; amén de los 800 becados (de FundaLossada), los que violaban en impune fragancia las más elementales y sobre entendidas normas que rigen (en todo el mundo) el merecimiento y mantenimiento de este tipo de beneficios (becas). A pesar de los incuestionables argumentos que avalaban tal medida, se les terminó "victimizando" con esta "sentencia", en vez de hacer uso creativo de esta clara oportunidad para sacarnos con estratégico sentido común esta verdadera "flecha", hicimos todo lo contrario, emulamos la arrogancia y la estupidez del "siempre bueno y apuesto Cara Pálida" (alardeando una fuerza que, sí la tenemos, la estamos utilizando en nuestra propia contra) para sacar de un solo "jalón" lo que nos causaba una permanente y vergonzosa herida (ya que, como todo el mundo sabe o por lo menos debiera saber, estas becas se han transformado en una verdadera nómina para mantener las actividades subversivas de las Manitas Blancas, ya que fueron creadas para estos mismos fines en el mandato de Manuel Rosales).

Haciendo uso de las más emotiva y efectiva de todas las operaciones de manipulación políticas que ha construido el hombre en su historia: la Moral Judeocristiana (que establece, ciertamente de manera ambigua e hipócrita, no asumir determinadas acciones en contra de los "débiles" como forma para preservar el Poder, porque es "Malo"), escandalosamente logramos y permitimos elevar la condición de pésimos y flojos estudiantes (hecho que fácil hubiera sido demostrado con una campaña previa sobre su verdadero récord académico, asumiendo de manera inmediata y consensuada la ofensiva estratégica que estas razones éticas mayormente nos brindaban) ha víctimas perseguidas por un gobierno "retaleativo", "dictatorial" y, por supuesto, "Malo".

Entre otras cosas se le "otorgó", el poder Adámico de concederle Nombre (categoría Moral) a los diferentes actores de nuestra actual Realidad, en un entramado discursivo y semántico que indiscutiblemente dominan y utilizan a placer. Y que no es otro que: Gobierno = Goliat, Estudiantes = David (por tanto) Gobierno = Malo (y) Estudiantes = Buenos (tal que:) Estudiantes = Libertad (por tanto) Estudiantes = Manitas Blancas. Manitas Blancas = La Salida (en conclusión:) La Salida = (es) Buena.

En el propio Vaticano (ni siquiera en el tiempo cuando el aún recordado Borgia ponía en práctica lo aprendido de Maquiavelo, si no del benévolo y actual Papa Francisco) todo quien atente contra la Institución y su autoridad será (en el caso de este último) inmediatamente removido, o "misteriosamente envenenado" (como frecuentemente lo hacía el primero). No hay referente, ni siquiera en la naturaleza, que soporte el suicida y anti-histórico enunciado que se debe de mantener lo que perjudica. Mantener "flechas" en el "cuerpo será tan igualmente mortal como pretender sacarlas de manera irresponsable. Lo que ha acontecido con este caso se ha convertido en un precedente nefasto para la mayoría de los buenos y responsables estudiantes (que con o sin Becas) con razón cuestionarán y condenarán, al Gobierno por mantener zánganos violentos, a parte de brindar una clara y peligrosa señal de debilidad, la que podría generar que muchos de los que sí se esmeran en cumplir académicamente con los requisitos se vean seducidos por el otro sector de los "intocables" y subversivos Manitas Blancas.

.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1216 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor